EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 100.0000 hermanos de 195 paises

martes, 22 de enero de 2013

PUNTOS SOBRESALIENTES SEMANA 21 ENERO, discursos 2 y 3 y REUNION SERVICIO --22 enero


Escuela del Ministerio Teocrático
· Lectura de la Biblia: Mateo 12 al 15 | Puntos sobresalientes (10 min.)
*** w08 15/1 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Mateo ***
11:2-6. Juan ya sabía que Jesús era el Mesías, pues había escuchado a Jehová aprobándolo. ¿Por qué, entonces, le preguntó a Jesús si él era “Aquel Que Viene”? Tal vez quería que el propio Jesús se lo confirmara. Pero es muy probable que, además, quisiera saber si iba a venir “uno diferente” con poder del Reino para cumplir todas las esperanzas de los judíos. La respuesta que recibió Juan mostró que Jesús no iba a tener ningún sucesor.
13:51, 52. Captar el sentido de las verdades del Reino conlleva la responsabilidad de dar a conocer esos tesoros al prójimo.
14:12, 13, 23. Todos necesitamos pasar ratos a solas para meditar en asuntos que valgan la pena (Mar. 6:46; Luc. 6:12).
ol parte 3 pág. 11 párr. 22 ¿Quiénes habitan el mundo de los espíritus?
22. ¿Qué han hecho los demonios a los seres humanos?
22 Hay otros ángeles que apoyaron a Satanás en su rebelión contra Dios. Se les llama demonios y son enemigos de los seres humanos. Actúan cruel y despiadadamente. En el pasado, hacían que algunas personas se quedaran mudas y ciegas (Mateo 9:32, 33; 12:22). A otras les causaban enfermedades o hacían que actuaran como locas (Mateo 17:15, 18; Marcos 5:2-5). Hasta atormentaban a los niños (Lucas 9:42).
cf cap. 1 pág. 9 párr. 9 ¿Qué implica la invitación de Jesús “Sé mi seguidor”?
9. ¿Qué diferencia a Jesús de los demás dirigentes?
9 En primer lugar, Jesús ha sido elegido por Jehová Dios. La mayoría de los dirigentes humanos han sido escogidos por personas que son igual de imperfectas que ellos y que, por tanto, son presa fácil de engaños y errores de juicio. Pero Jesús es un caudillo muy diferente, como lo indica el propio título que recibe. La palabra Cristo, al igual que Mesías, significa “Ungido”. Jesús fue ungido (o sea, nombrado para desempeñar un cargo sagrado) por el propio Señor Soberano del universo. En efecto, Jehová Dios dijo con referencia a su Hijo: “¡Mira! ¡Mi siervo a quien escogí, mi amado, a quien mi alma aprobó! Pondré mi espíritu sobre él” (Mateo 12:18). Nadie sabe mejor que el Creador la clase de dirigente que nos hace falta. Y como Jehová posee sabiduría infinita, podemos confiar plenamente en su elección (Proverbios 3:5, 6).
w10 15/6 págs. 18-19 párr. 14 Venzamos el mal controlando la ira
14. ¿Cómo podemos combatir la influencia divisiva del Diablo?
14 Satanás y sus demonios quieren que dejemos de predicar, y por ello tratan de perturbar la paz de las familias y las congregaciones. Como saben que las divisiones internas son destructivas, se dedican a sembrar discordia (Mat. 12:25). Si queremos combatir su malévola influencia, debemos seguir este consejo de Pablo: “El esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos” (2 Tim. 2:24). Recordemos que nuestra lucha no es “contra sangre y carne, sino contra [...] fuerzas espirituales inicuas”. Para vencer, siempre hemos de usar la armadura espiritual, la cual incluye “el equipo de las buenas nuevas de la paz” (Efe. 6:12-18).
w91 1/4 págs. 10-11 párrs. 12-13 Ahora es el tiempo de buscar a Jehová
12, 13. ¿Por qué tenemos que tomar acción respecto a la adoración verdadera?
12 ¿Por qué es esencial que todos demos el paso de identificarnos con Jehová Dios y su adoración verdadera? Porque los acontecimientos mundiales se acercan a una culminación. Las páginas de la historia están pasando con tanta rapidez que el hombre ni siquiera puede leerlas. Este no es el tiempo para indecisión ni tibieza. Jesús dijo muy claramente: “El que no está de parte mía, contra mí está; y el que no recoge conmigo, desparrama”. También declaró: “El que se avergüence de mí y de mis palabras, de este se avergonzará el Hijo del hombre cuando llegue en su gloria y en la del Padre y de los santos ángeles”. (Mateo 12:30; Lucas 9:26.)
13 ¡Ahora es el tiempo para manifestar celo y entrar en acción! Nosotros sabemos en qué dirección van los acontecimientos mundiales, y en el horizonte asoma el Armagedón. Por eso se nos insta a buscar a Jehová ahora, antes del ‘día de su cólera’, mientras todavía se le pueda hallar. En la gran tribulación será demasiado tarde. (Sofonías 2:2, 3; Romanos 13:11, 12; Revelación 16:14, 16.)
wt cap. 9 págs. 87-88 párr. 15 El poder de la esperanza de la resurrección
15. a) ¿Quiénes no serán resucitados? b) ¿Qué efecto debería tener en nosotros conocer la verdad sobre la resurrección?
15 Sin embargo, no todos los seres humanos que han vivido y muerto serán resucitados. Algunos han cometido pecados imperdonables, y por ello no están en el Hades, sino en el Gehena, que simboliza la destrucción eterna. Allí también irán quienes sean ejecutados en la “gran tribulación” que se aproxima (Mateo 12:31, 32; 23:33; 24:21, 22; 25:41, 46; 2 Tesalonicenses 1:6-9). Así, aunque Jehová manifiesta una misericordia extraordinaria al liberar a los muertos del Hades, esta esperanza no es razón para vivir como nos plazca, pues no hay resurrección posible para quienes de forma voluntaria se rebelan contra la soberanía de Jehová. El conocimiento de estos hechos debería impulsarnos a vivir en armonía con la voluntad de Dios, demostrando así que apreciamos profundamente su bondad inmerecida.
w71 1/8 págs. 464-465 párr. 19 El corazón humano es traicionero
19. ¿Qué influencia tiene el corazón en la lengua?
19 Moralmente, tal vez tengamos controlado nuestro corazón, pero, ¿qué hay de los otros motivos del corazón? ¿Cómo estamos usando la lengua, por ejemplo? Jesús enunció el principio: “De la abundancia del corazón habla la boca.” (Mat. 12:34, 35; Pro. 15:28) El buen corazón lo mueve a uno a hablar cosas buenas. Sin embargo, si alguien “no refrena su lengua, sino que sigue engañando su propio corazón, la forma de adoración de este hombre es vana.” El chismear es mala medicina para el corazón. Si no tenemos cuidado, el corazón simplemente se deleita mucho en saborear detalles “suculentos” acerca de otros y en esparcirlos por todos lados. Pero el esparcir rumores y semiverdades es desamorado.—Sant. 1:26.
es11 pág. 127
De la abundancia del corazón habla la boca (Mat. 12:34).
7, 8. a) ¿Cómo podemos demostrar que amamos a Dios? b) ¿A pesar de qué actitud de la gente seguimos cumpliendo los mandamientos divinos?
¿Cómo podemos demostrar nuestro amor y gratitud por todo lo que Jehová ha hecho? Veamos la clara respuesta que da la Biblia: “Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3). Como vemos, si amamos a nuestro Padre, querremos cumplir lo que él nos pide. Esta es una de las razones por las que damos testimonio de su nombre y su Reino, labor que además redunda en beneficio para nuestros oyentes. Cuando participamos en esta obra porque nos nace del corazón, demostramos que los motivos por los que obedecemos a Dios son puros. (Mat. 12:34).
Claro, muchas personas son indiferentes al mensaje del Reino o incluso lo rechazan. Pero nosotros, al igual que nuestros hermanos del mundo entero, seguimos esforzándonos por difundir el conocimiento de Jehová, por realizar nuestro ministerio y por obedecer los demás mandamientos divinos (2 Tim. 4:5). w09 15/12 4:7, 8
w92 1/8 pág. 12 párr. 18 ‘Que su adelantamiento sea manifiesto’
18. ¿Cómo se pone de manifiesto nuestro adelantamiento espiritual?
18 El dejar que nuestro adelantamiento sea manifiesto no significa que nos esforzamos por ostentar lo que sabemos ni tratamos de impresionar a otros. Jesús declaró: “Ustedes son la luz del mundo. No se puede esconder una ciudad cuando está situada sobre una montaña”, y “de la abundancia del corazón habla la boca”. (Mateo 5:14; 12:34.) Cuando nuestro corazón y nuestra mente están llenos de cosas buenas de la Palabra de Dios, es inevitable que lo manifestemos en lo que hacemos y decimos.
w03 15/9 págs. 10-11 párr. 5 Las conversaciones espirituales edifican
5. ¿Por qué puede decirse que el corazón es un factor clave para entablar conversaciones edificantes?
5 Para cultivar el hábito de entablar conversaciones edificantes, primero debemos reconocer que nuestras palabras reflejan lo que tenemos en el corazón. Jesús dijo: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34). Dicho sencillamente, nos gusta hablar de lo que es importante para nosotros. Por consiguiente, debemos preguntarnos: “¿Qué revelan mis conversaciones sobre lo que hay en mi corazón? Cuando estoy con la familia o con los hermanos, ¿gira mi conversación en torno a asuntos espirituales, o hablo siempre de deportes, ropa, películas, comida, mis últimas compras y cosas intrascendentes?”. Puede que, sin darnos cuenta, nuestra vida y nuestros pensamientos se hayan centrado en cuestiones de importancia secundaria. Si ese es el caso, cambiemos nuestras prioridades y mejorará la calidad tanto de nuestras conversaciones como de nuestra vida (Filipenses 1:10).
w93 15/8 págs. 16-17 párr. 22 Sigamos creciendo en conocimiento
22. ¿Cómo nos beneficiaremos si procuramos aumentar en conocimiento?
22 ¿Cómo nos beneficiaremos personalmente si procuramos crecer en la bondad inmerecida y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo? Al esforzarnos por mantener alerta las facultades mentales y listas para absorber conocimiento, arraigarán en lo más hondo de nuestro ser las semillas de las verdades bíblicas nuevas y más profundas, y nuestro entendimiento aumentará y se hará permanente. Será similar a lo que dijo Jesús en otra ilustración acerca del corazón. (Lucas 8:5-12.) Las semillas que caen en tierra excelente pueden echar raíces fuertes que sostengan plantas que producen y llevan fruto. (Mateo 13:8, 23.)
w95 1/5 pág. 19 párr. 16 Benefíciese de la lectura diaria de la Biblia
16. ¿Por qué es importante apartar tiempo para meditar en lo que leemos?
16 Cuando Jesús enseñaba a sus discípulos, destacaba la importancia de que entendieran lo que les decía. Lo esencial no era que tuvieran una simple comprensión intelectual de los asuntos, sino que captaran “el sentido de ello con el corazón” para que pudieran ponerlo en práctica en la vida. (Mateo 13:14, 15, 19, 23.) Lo que cuenta para Dios es la persona interior, que es lo que representa el corazón. (1 Samuel 16:7; Proverbios 4:23.) Además de entender el significado de los pasajes bíblicos, tenemos que meditar en ellos y reflexionar sobre su trascendencia en nuestra vida. (Salmo 48:9; 1 Timoteo 4:15.)
w70 15/8 pág. 491 párrs. 11-12 Retenga el punto de vista correcto de la predicación del Reino
11, 12. (a) ¿Por qué se les ha hecho difícil a algunos continuar en la predicación? (b) Después de considerar la manera en que muchos respondieron a la predicación de Jesús, ¿debemos desanimarnos cuando no conseguimos que la gente escuche con interés?
11 Sin embargo, a algunos que han emprendido la predicación del Reino se les ha hecho difícil continuar. Los obstáculos les han impedido mantener un punto de vista correcto. ‘¿De qué sirve?’ han opinado algunos. ‘Nadie quiere prestarle atención al mensaje del reino de Dios.’ La indiferencia de la gente hacia las “buenas nuevas” los desanima. ¿Se desanima usted también a veces debido a que los amos de casa no responden al mensaje del Reino? Pero, realmente, ¿debería usted esperar que sucediera algo diferente? ¿Es lo acostumbrado el que la mayoría responda favorablemente al mensaje que llevan los ministros de Dios?
12 Por ejemplo, ¿cuál fue la actitud de la gente para con el mensaje del Reino en el día de Jesús? Pues, la inmensa mayoría no respondió aunque Jesús mismo les habló las buenas nuevas. De hecho, Jesús dijo: “Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos han oído con molestia, y han cerrado los ojos; para que nunca vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni capten el sentido de ello con el corazón y se vuelvan, y yo los sane.” (Mat. 13:15) Sin embargo, a pesar de que la mayoría no escuchó con interés, Jesús mantuvo su celo por la obra que su Padre le asignó. Era la voluntad de Dios que él predicara el mensaje del Reino; de modo que Jesús estuvo resuelto a continuar sin importar cómo respondiera la gente. Necesitamos cultivar el mismo punto de vista correcto que demostró Jesús. Aunque nadie a quien prediquemos llegue a ser discípulo verdadero, eso no significa que nuestro ministerio haya fracasado o que Dios esté descontento con nosotros.
km 8/00 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿En qué sentido es ‘engañoso el poder de las riquezas’? (Mat. 13:22.) [w98-S 15/5 pág. 5 §1.] Αunque el dinero puede utilizarse para obtener posesiones materiales, dichas riquezas no proporcionan la satisfacción ni la felicidad que la persona espera de ellas.
w98 15/5 pág. 5 ¿Pueden hacerle feliz las riquezas?
Otra razón por la que las personas se entregan a la búsqueda de más y más posesiones es que las ha cautivado lo que Jesucristo denominó “el poder engañoso de las riquezas” (Mateo 13:22). El engaño consiste en que las riquezas que tanto se afanan en buscar, nunca les proporcionarán la satisfacción o la felicidad que esperan de ellas. Discurren que lo que no alcanzan a conseguir con su riqueza lo lograrán si esta es mayor. De ahí que luchen continuamente por tener más.
km 12/02 pág. 1 párr. 4 Proclamemos el mensaje del Reino
4 Demostramos que queremos ser súbditos del Reino de Dios por la manera como vivimos ahora. El mensaje del Reino ha de influir en nuestra entera existencia, incluidas nuestras metas y prioridades. Por ejemplo, si bien tenemos el deber de sostener a nuestra familia, no podemos permitir que las preocupaciones por las cosas materiales ahoguen los intereses del Reino (Mat. 13:22; 1 Tim. 5:8). Al contrario, debemos prestar atención a la exhortación de Jesús: “Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas [las cosas materiales indispensables para la vida] les serán añadidas” (Mat. 6:33).
bt cap. 8 pág. 66 párr. 22 “La congregación [...] entró en un período de paz”
22. ¿Cuál es el mejor modo de usar nuestras libertades?
22 ¿Qué hay de nosotros? Si vivimos en un país que respeta la libertad religiosa, nada le gustaría más a Satanás que vernos sucumbir al materialismo y desatender los intereses del Reino (Mat. 13:22). Pero no permitamos que él nos descentre. Más bien, utilicemos nuestras libertades y los períodos de relativa paz para dar testimonio cabal y edificar a la congregación. No olvidemos que todo pudiera cambiar de la noche a la mañana.
w95 15/8 págs. 20-21 párr. 14 “Mi yugo es suave y mi carga es ligera”
14. ¿Cómo pueden agobiarnos las inquietudes de la vida y los deseos materiales?
14 Si no nos cuidamos, podemos cometer el mismo error hoy. Ser discípulos de Jesús nos libra de ir tras las mismas metas y compartir los mismos valores que la gente del mundo. Aunque tenemos que trabajar arduamente para conseguir las cosas necesarias, no las convertimos en el centro de nuestra vida. Sin embargo, las inquietudes de la vida y el señuelo de las comodidades materiales pueden ejercer gran influencia sobre nosotros. Si lo permitimos, esos deseos incluso pueden ahogar la verdad que hemos aceptado con entusiasmo. (Mateo 13:22.) Podemos llegar a estar tan preocupados por satisfacer esos deseos que veamos nuestras responsabilidades cristianas como obligaciones tediosas que hay que cumplir para salir de ellas cuanto antes. No podemos esperar ningún refrigerio si servimos a Dios con ese espíritu.
w95 1/10 pág. 12 párr. 18 ¿Ocupa Dios el primer lugar en su familia?
17, 18. ¿De qué maneras dio Jesús un excelente ejemplo a los esposos?
18 Jesús mostró interés verdadero en sus discípulos y se encariñó sinceramente con ellos. (Juan 13:1.) Cuando no entendían bien sus enseñanzas, él apartaba tiempo para aclarárselas en privado con paciencia. (Mateo 13:36-43.) Esposo, ¿es de igual importancia para usted el bienestar espiritual de su esposa? ¿Pasa tiempo con ella a fin de asegurarse de que ambos comprenden y aman las verdades bíblicas? Jesús acompañó a sus apóstoles en el ministerio, y tal vez enseñó a cada uno individualmente. ¿Acompaña usted a su esposa en el ministerio, predicando de casa en casa y conduciendo estudios bíblicos con ella?
km 5/81 pág. 3 párrs. 2-3 ¿Ha considerado usted el servir a Jehová como precursor?
2 Uno de los primeros pasos para servir de precursor es trabajar con el fin de desarrollar el espíritu de precursor. ¿Qué es esto? Como aprendimos en la última serie de asambleas de circuito, es la actitud o disposición correcta tocante al mandato de predicar. Envuelve el interesarse en la gente. Es un espíritu de gozo al hacer la voluntad de Dios en estos últimos días. Aunque algunos se dedican a mantener cierto nivel de vida, los que tienen el espíritu de precursor están dispuestos a hacer sacrificios para dedicar más tiempo a ayudar a la gente. (Mat. 13:45, 46) ¿Son los precursores los únicos que tienen el espíritu de precursor? No. Muchos tienen este espíritu aunque sus circunstancias no les permiten ser precursores.
w02 15/8 pág. 17 párr. 7 “Sígame de continuo”
7. ¿Cuáles son algunas maneras de mostrar a otras personas que amamos las verdades que hemos aprendido en la Biblia?.
7 Cuando enseñamos a los demás, ¿cómo podemos mostrar que amamos las verdades que hemos aprendido en la Palabra de Dios? Puesto que seguimos el ejemplo de Jesús, nuestra predicación y enseñanza se apoyan firmemente en la Biblia. En tiempos recientes, a los siervos de Dios de todo el mundo se les ha animado a emplear más la Biblia en su ministerio público. Al poner en práctica esta recomendación, busque maneras de hacer saber al amo de casa que usted mismo valora las joyas bíblicas que está transmitiendo (Mateo 13:52).
w09 15/11 pág. 6 párr. 17 ¿Qué revelan sobre usted sus oraciones?
17. ¿Por qué es bueno buscar momentos para orar a solas?
17 Jesús solía buscar oportunidades para orar a solas, lejos de las multitudes (Mat. 14:13; Luc. 5:16; 6:12). También nosotros necesitamos esos momentos. Cuando oramos en calma y sin distracciones, es más fácil tomar decisiones que agraden a Dios y que contribuyan a nuestro bienestar espiritual. Ahora bien, Jesús también oraba en público. ¿Cómo debemos orar nosotros cuando se nos da el privilegio de representar a los demás?
w09 15/9 pág. 20 párrs. 16-17 El amor de Cristo nos impulsa a amar
16, 17. ¿Cómo podemos imitar la actitud de Jesús al tratar a los hermanos enfermos?
16 Aunque relativamente pocos de nosotros hemos sufrido los efectos de un desastre natural, casi todos tenemos problemas de salud o familiares enfermos. La actitud que Jesús tuvo hacia los enfermos también puede servirnos de ejemplo. Cuando le trajeron a quienes sufrían padecimientos, su amor lo hizo compadecerse de ellos y curar “a todos los que se sentían mal” (Mat. 8:16; 14:14).
17 Hoy día no podemos curar a los enfermos de manera milagrosa, como hizo Jesús, pero sí podemos tratarlos con la misma compasión que él. Por ejemplo, los ancianos imitan la actitud de Jesús al organizar y supervisar programas de ayuda para los hermanos enfermos de la congregación, siguiendo el principio que se expone en Mateo 25:39, 40 (léase).
w03 15/9 págs. 16-17 párr. 6 ¿Por qué debemos orar incesantemente?
6. ¿Qué nos enseña el ejemplo de Jesús sobre la necesidad de ‘orar de continuo’?
6 Sin embargo, ¡qué fácil es descuidar la oración! Ya el solo hecho de lidiar con las presiones de la vida diaria puede absorbernos de tal manera que no hagamos ningún esfuerzo por hablarle a Dios. Jesús instó a sus discípulos a ‘orar de continuo’, y eso mismo hizo él (Mateo 26:41). Aunque siempre estaba ocupado desde la mañana hasta la noche, dedicaba tiempo a comunicarse con su Padre celestial. A veces se levantaba “muy de mañana, mientras todavía estaba oscuro”, a fin de ofrecer sus ruegos (Marcos 1:35). En otras ocasiones oraba al final del día, tras retirarse a un lugar solitario (Mateo 14:23). Jesús siempre sacaba tiempo para orar, y nosotros deberíamos seguir su ejemplo (1 Pedro 2:21).
w09 15/9 págs. 7-8 párrs. 4-5 Imitemos la actitud mental de Cristo
4, 5. ¿Cómo nos enseña el ejemplo de Jesús a tolerar los defectos de los demás?
4 ¿Cómo reaccionamos nosotros cuando uno de nuestros hermanos tiene un espíritu competitivo, se ofende por cualquier cosa o tarda en responder a los consejos de los ancianos y del “esclavo fiel y discreto”? (Mat. 24:45-47.) Estamos acostumbrados a encontrarnos con las actitudes carnales de la gente de este mundo; lo que no esperamos es ver dichas actitudes en nuestros hermanos. Si nos damos cuenta de que sus defectos nos irritan fácilmente, deberíamos preguntarnos: “¿Qué puedo hacer para reflejar mejor ‘la mente de Cristo’?”. Recordemos que las debilidades de los apóstoles nunca hicieron que Jesús perdiera la calma.
5 Veamos el caso del apóstol Pedro. Cuando Jesús estaba caminando sobre el agua y le dijo que saliera de la barca y viniera hacia él, Pedro efectivamente anduvo sobre el agua. Pero al mirar la tormenta, sintió miedo y comenzó a hundirse. ¿Se enojó Jesús con él? ¿Le dijo algo así como: “Bien merecido te lo tienes. Que te sirva de lección”? Al contrario, la Biblia dice que “extendiendo la mano, lo asió, y le dijo: ‘Hombre de poca fe, ¿por qué cediste a la duda?’” (Mat. 14:28-31). Si alguno de nuestros hermanos parece perder la fe, démosle la mano y tratemos de fortalecerlo. De este modo imitaremos la manera apacible en que Jesús trató a Pedro.
________________________________________________

DISCURSO NUMERO 2
Núm. 2: * Si alguien dice: “Ore conmigo primero, luego deme su mensaje” (rs pág. 272 párr. 10–pág. 273 párr. 1)

Usted pudiera contestar: ‘Me alegra saber que usted es una persona que reconoce la importancia de la oración. Los testigos de Jehová también oran con regularidad. Pero hay algo que Jesús dijo respecto a cuándo y cómo orar que tal vez sea nuevo para usted. ¿Sabe que él dijo a sus discípulos que no oraran en público con el objeto de que otros vieran que eran personas devotas y que oraban?... (Mat. 6:5)’. Entonces pudiera añadir: ‘Note que más adelante él indicó lo que debería ser de interés primordial para nosotros y lo que deberíamos mencionar primero en nuestras oraciones. Eso es lo que he venido a compartir con usted (Mat. 6:9, 10)’.
O contestar: ‘Sé que los representantes de ciertos grupos religiosos hacen eso. Pero los testigos de Jehová no lo hacemos, porque Jesús dio a sus discípulos otras instrucciones en cuanto a cómo llevar a cabo su predicación. En vez de decir: “Al entrar en la casa, primero oren”, note qué dijo él, como muestra Mateo 10:12, 13... Y fíjese aquí, en el versículo 7, de qué habrían de hablar... ¿Cómo puede ese Reino ayudar a personas como usted y como yo? (Rev. 21:4)’.
_________________________________________________

DISCURSO NUMERO 3

Núm. 3: ¿Cómo dio Isaac un buen ejemplo al mantener la paz y las buenas relaciones? (Gén. 26:19-22)
*** w11 15/8 págs. 25-26 párrs. 12-14 Jehová, “el Dios que da paz” ***
12 El hijo de Abrahán, Isaac, también fue un amante de la paz. Veamos lo que sucedió cuando, para escapar del hambre, dejó la árida región donde vivía (Beer-lahai-roí, en el Négueb) y se mudó al norte, a la ciudad de Guerar, en territorio filisteo. En aquella fértil región, Jehová lo bendijo con abundantes cosechas y mucho ganado. Pero los filisteos se morían de envidia. No querían que prosperara tanto como Abrahán, y por eso cegaron los pozos que este había mandado excavar. Finalmente, el rey le ordenó a Isaac: “Múdate de nuestra vecindad”. ¿Y qué hizo él? A fin de evitar contiendas, obedeció (Gén. 24:62; 26:1, 12-17).
13 Isaac trasladó su extenso campamento a una nueva ubicación, donde sus pastores abrieron otro pozo. Sin embargo, los ganaderos filisteos vinieron a protestar, asegurándole que aquella agua les pertenecía a ellos. Nuevamente, él siguió el ejemplo de su padre. En vez de pelear, mandó a sus hombres que excavaran otro pozo en un terreno diferente. Pero los filisteos también lo reclamaron como suyo. Para mantener la paz, se mudó con toda su gente a otro lugar, donde mandó perforar un nuevo pozo, al que llamó Rehobot. ¿Bendijo Jehová su actitud? Sí, pues tiempo después, cuando se fue a vivir a Beer-seba, una región más fértil, Dios le dijo: “No tengas miedo, porque yo estoy contigo, y ciertamente te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por causa de Abrahán mi siervo” (Gén. 26:17-25).
14 ¿Podría haber luchado Isaac para defender sus pozos? Sin duda alguna. A fin de cuentas, contaba con la protección de Dios. Así lo reconocieron más tarde el rey filisteo y dos de sus oficiales cuando fueron a verlo en Beer-seba para concertar un acuerdo de paz. Le dijeron: “Hemos visto, innegablemente, que Jehová ha resultado estar contigo”. Entonces, ¿por qué había preferido Isaac mudarse en los casos anteriores? Para evitar la confrontación. Ahora, durante la visita del rey filisteo y sus acompañantes, volvió a demostrar que su mayor interés era mantener las buenas relaciones: “Les hizo un banquete y comieron y bebieron. A la mañana siguiente madrugaron y se hicieron declaraciones juradas el uno al otro. Después Isaac los envió [...] en paz” (Gén. 26:26-31).
Historias “escritas para nuestra instrucción”
18 Pablo escribió: “Todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza” (Rom. 15:4). Ciertamente, aprendemos muchísimo del ejemplo perfecto de Jehová y de los relatos bíblicos de Abrahán, Isaac, Jacob y José.
19 ¿Cómo nos sentimos al ver todo lo que Jehová ha hecho para reconciliar consigo a la humanidad? Sin duda, la gratitud nos impulsa a trabajar por la paz en nuestras relaciones con los demás. Por otro lado, los ejemplos de Abrahán, Isaac, Jacob y José muestran cuánto influyen los padres en la forma de ser de sus hijos. También nos enseñan que Jehová bendice a quienes se esfuerzan por mantener buenas relaciones con el prójimo. Y es lógico, pues, como señala Pablo, es “el Dios que da paz” (léanse Romanos 15:33 y 16:20). En el próximo artículo veremos por qué destacó tanto el apóstol la necesidad de promover la paz y cómo podemos hacerlo.
______________________________________________

REUNION DE SERVICIO

10 min. Nuestra conducta puede dar un buen testimonio (1 Ped. 2:12). Análisis con el auditorio basado en el Anuario 2012, página 106, párrafo 1; página 133, párrafo 2, y página 147, párrafo 1. Pida a los presentes que hagan comentarios sobre las lecciones aprendidas.
Anuario 2012, Pág. 106, párr. 1
Sirva como ejemplo el caso del hermano Even Gundersrud, quien se bautizó en 1917 y se reunía con la congregación de Skien. Al principio, su esposa le escondía los zapatos para que no asistiera a las reuniones. Aun así, él iba descalzo. Un día, la mujer lo encerró en la habitación, pero él escapó saltando por la ventana. Nada de lo que ella hacía podía impedir que él fuera a las reuniones. Even, por su parte, seguía tratándola con cariño. Pasado el tiempo, ella sintió vergüenza de que su esposo se fuera descalzo a la ciudad y, a fin de averiguar por qué las reuniones eran tan importantes para él, empezó a acompañarlo. De sobra está decir que terminó haciéndose testigo de Jehová.
Anuario 2012, pág. 133, párr. 2
¿Cómo es que llegó a haber tantos Testigos en este pueblito? En primer lugar, la mayoría de sus habitantes, aunque no acostumbraban ir a la iglesia, creían en Dios y en la Biblia. Además, los varones Testigos tenían la fama de ser buenos padres de familia que contaban con el apoyo de sus fieles esposas. Uno de ellos era el sobrino de Dag, Arnulf Jensen, quien se había bautizado en 1947. Trabajaba cinco días a la semana como pescador, y en ocasiones pasaba varios días en alta mar. No obstante, todos los viernes regresaba a casa aunque la pesca fuera abundante y sus compañeros decidieran quedarse con tal de ganar más dinero. Los fines de semana los pasaba con su esposa y sus ocho hijos para asistir juntos a las reuniones y participar en la predicación. (Cabe señalar que todos sus hijos siguieron sirviendo fielmente a Jehová.) Los sábados y domingos, los Testigos del pueblo a menudo usaban el bote de Arnulf para desempeñar su función de “pescadores de hombres” en las comunidades aisladas (Mar. 1:16-18).
(Marcos 1:16-18) Al ir andando a lo largo del mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés el hermano de Simón echando [sus redes] en el mar, pues eran pescadores. 17 De modo que Jesús les dijo: “Vengan en pos de mí, y haré que lleguen a ser pescadores de hombres”. 18 Y en seguida ellos abandonaron sus redes y le siguieron.
Anuario 2012, pág. 147, párr. 1
“LA HERMANDAD SE HA FORTALECIDO”
Gracias a la construcción de Salones del Reino, los hermanos no solo han logrado tener lugares de adoración funcionales y agradables, sino que también han podido dar un buen testimonio. Por ejemplo, en 1987 tres hermanos se reunieron con algunos funcionarios municipales de Fredrikstad para hablar sobre la edificación de un Salón del Reino. Los funcionarios se rieron cuando los hermanos dijeron que lo completarían en tres días. No obstante, desde el viernes en que comenzaron las obras se dieron cuenta de que los Testigos alcanzarían su meta. El sábado, uno de los funcionarios llevó su banda musical al lugar de la construcción a fin de tocar para los voluntarios. Con este acto se disculpó por el escepticismo que había demostrado. Una mujer que vio la construcción del Salón del Reino de Arendal en 1990 comentó: “La forma tan rápida en la que los Testigos construyen es fascinante, pero más sorprendente aún es verlos trabajar con alegría”.
__________________________________________






----------------------------





Estadisticas blog

_____________________________

CURRENT MOON


___________________________________



=======================================

Calcula los usuarios online de tu web o blog








1 comentario:

Antonio HERNANDEZ CASTRO dijo...

Muchas gracias por compartir vuestra página