EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 100.0000 hermanos de 195 paises

jueves, 27 de diciembre de 2012

PUNTOS SOBRESALIENTES SEMANA 24 DICIEMBRE --27 diciembre


Escuela del Ministerio Teocrático
Lectura de la Biblia: Zacarías 9 al 14 Puntos sobresalientes (10 min.)
*** w07 1/12 pág. 10 Puntos sobresalientes de los libros de Ageo y Zacarías ***
11:7-14. ¿Qué simbolizó el hecho de que Zacarías rompiera los cayados “Agradabilidad” y “Unión”? Zacarías hace el papel de alguien enviado a “pastorear al rebaño destinado a la matanza”, esto es, las personas dóciles como ovejas explotadas por sus líderes. En su función de pastor, Zacarías prefigura a Jesucristo, el cual fue enviado al pueblo con quien Dios había hecho un pacto y fue rechazado por ellos. La rotura del cayado “Agradabilidad” indicaba que Dios anularía el pacto de la Ley que había hecho con los judíos y que ya no les extendería su favor. Y la rotura del cayado “Unión” significaba la ruptura de los lazos teocráticos de hermandad entre Judá e Israel.
12:11. ¿Qué es el plañido de Hadadrimón en la llanura-valle de Meguidó? El rey Josías de Judá murió en una batalla contra el faraón egipcio Nekó en “la llanura-valle de Meguidó”, y su muerte fue cantada ‘en endechas’ a través de los años (2 Crónicas 35:22-25). “El plañido de Hadadrimón” pudiera hacer referencia al duelo por la muerte de Josías.
12:6. Los superintendentes del pueblo de Jehová deben ser “como una antorcha de fuego”, es decir, demostrar un celo extraordinario.
13:3. Nuestra lealtad al Dios verdadero y su organización debe estar por encima de la lealtad a cualquier humano, sin importar lo allegado que sea.
13:8, 9. La cantidad de apóstatas a quienes Jehová rechazó fue muy grande: dos tercios de la nación. Solo un tercio sería refinado como por fuego. Hoy día, la cristiandad, que constituye la mayoría de los que afirman ser cristianos, ha sido rechazada por Jehová. Por otro lado, hay un pequeño número —los cristianos ungidos— que ‘ha invocado el nombre de Jehová’ y se ha dejado refinar. Tanto estos como sus compañeros han demostrado que no son testigos de Jehová solo de nombre.
su cap. 18 pág. 144 párr. 17 ¿Es usted leal al nuevo Rey de la Tierra?
17. ¿A quiénes “hablará paz” Jesús cuando destruya a los inicuos?
17 Pronto, Aquel que fue aclamado con júbilo como Rey por sus discípulos cuando entró en Jerusalén en 33 E.C. destruirá a todos los que rechazan la soberanía de Jehová como se expresa mediante Su Rey Mesiánico. Pero él “hablará paz” a aquella “grande muchedumbre” de personas procedentes de todas las naciones que han imitado el propio ejemplo de lealtad de él. ¿Estará usted entre esas personas? (Zacarías 9:10; Efesios 4:20-24.)
g76 22/7 pág. 27 El Mesías... ¿qué efectuaría? ¿y cuándo?
Como una “señal . . . de la conclusión del sistema de cosas,” Jesús predijo entre otras cosas guerra en gran escala, sobresalientes escaseces de alimentos, terremotos, aumento del desafuero y otros “dolores de aflicción.” (Mat. 24:3, 6-8, 12; compare con Revelación 6:1-8.) ¿No han plagado a la humanidad esas cosas en una escala sin precedentes desde el año trascendental de 1914? Según la profecía de Jesús, la generación que experimentara esto vería las bendiciones del gobierno del Mesías comenzar a extenderse por toda la Tierra. (Mat. 24:34; Zac. 9:10) ¿No son ésas las mejores noticias para la gente que vive actualmente?
d cap. 4 pág. 47 párr. 10 Jehová, el Dios que predice y cumple
10. ¿Qué controla también Dios, y por qué es notable este hecho?
10 Jehová también controla las fuerzas de la naturaleza. Este hecho es notable, pues si él lo desea, puede emplearlas para aniquilar a sus enemigos (Nahúm 1:3-6). Pero al mismo tiempo, puede proteger a sus siervos, como indica la siguiente descripción simbólica que hizo Zacarías: “Sobre ellos Jehová mismo será visto, y su flecha ciertamente saldrá [...] como el relámpago. Y el cuerno el Señor Soberano Jehová mismo tocará, y ciertamente irá con las tempestades de viento del sur” (Zacarías 9:14). Entonces, ¿tendrá él dificultades para demostrar que es muy superior a las naciones impías de la actualidad? ¡Ni mucho menos! (Amós 1:3-5; 2:1-3.)
ol parte 4 pág. 14 párrs. 15-16 ¿Dónde están nuestros antepasados?
15, 16. ¿Cómo trata Satanás de hacer creer a la gente que los muertos no están realmente muertos?
15 La idea de que en realidad no morimos es una mentira difundida por Satanás el Diablo. Para convencer a las personas de esta mentira, él y sus demonios tratan de hacerles creer que los espíritus de los muertos causan enfermedades y otras dificultades. Es cierto que los demonios son los causantes de algunos problemas, aunque hay que aclarar que no todos los problemas tienen una causa sobrenatural. Sin embargo, la idea de que los muertos pueden hacernos daño es totalmente falsa.
16 Hay otra manera en que los demonios tratan de convencer a la gente de que la enseñanza bíblica acerca de la muerte es un error. Engañan a muchas personas haciéndoles creer que han visto a los muertos o han hablado con ellos, para lo cual utilizan visiones, sueños, médium espiritistas y otros medios. Sin embargo, la gente no se está comunicando con los muertos, sino con demonios que fingen ser personas que han muerto. Por esa razón, Jehová condena con firmeza a los médium espiritistas y a quienes consultan a los muertos (Deuteronomio 18:10-12; Zacarías 10:2).
jd cap. 11 pág. 147 párrs. 14-15 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
14 ¿Y si un hermano peca gravemente, no se arrepiente y hay que expulsarlo? Así sucedía en el siglo primero: el cristiano que se volvía pecador y no se arrepentía tenía que ser echado de la congregación. Si esa situación se daba estando aún vivos los apóstoles de Jesús, no es de extrañar que hoy ocurra de vez en cuando. En tales casos, los hermanos leales siguen la norma bíblica de no tener ningún trato con el expulsado. Esta demostración de lealtad a Jehová tal vez lo ayude a darse cuenta de la gravedad de su conducta y lo mueva a arrepentirse. La Biblia habla de un hombre de Corinto que fue expulsado, pero que luego cambió y fue readmitido en la congregación (1 Corintios 5:11-13; 2 Corintios 2:5-8). Cuando esto pasa en la actualidad, ¿cómo nos sentimos, y cómo mostramos interés en que se salve quien ha regresado?
15 El pecador arrepentido tal vez sienta vergüenza y desconsuelo. Quizás necesite que le confirmen que Dios y sus hermanos lo quieren y desean que se salve. Notemos con cuánta ternura tranquilizó Dios en la antigüedad a cada miembro de su pueblo que estuvo dispuesto a arrepentirse: “Me comprometo contigo y te seré fiel, y [me] conocerás de verdad” (Oseas 2:20, La Palabra de Dios para Todos). Nosotros hacemos bien en imitar estos sentimientos de Jehová, el Dios que, según indicó Zacarías, nos promete: “Les mostraré misericordia” (Zacarías 10:6).
w07 15/12 págs. 23-24 párr. 11 Ningún arma que se alce contra nosotros servirá de nada
11. ¿Cómo ha cumplido Dios la promesa que se halla en Zacarías 12:4?
11 Lea Zacarías 12:4. Ahí Jehová promete que, figurativamente, cegará y herirá “con aturdimiento” a quienes luchen contra sus valerosos mensajeros del Reino. Y sin duda ha cumplido su palabra. Por ejemplo, en un país donde la adoración verdadera estaba proscrita, los adversarios no pudieron impedir que el alimento espiritual llegara a manos de los siervos de Dios. A este respecto, un periódico hasta llegó a afirmar que los testigos de Jehová usaban globos para introducir publicaciones bíblicas en el país. En realidad, Dios estaba cumpliendo su promesa: “Abriré mis ojos, y [a] todo caballo de los pueblos heriré con pérdida de la vista”. Ciegos de ira, los enemigos del Reino no saben qué dirección tomar. Por otra parte, nosotros tenemos la certeza de que Jehová protegerá a su pueblo y velará por su bienestar (2 Reyes 6:15-19).
pm cap. 19 pág. 345 párr. 34 El reino resiste el asalto internacional
34. (a) ¿Desde qué punto de vista es necesario que toda persona, prescindiendo de lo que sea su familia, casa o sexo, plaña y se lamente por el que ha sido traspasado? (b) ¿Por qué tenemos que hacer eso nosotros hoy para recibir el “espíritu de favor y súplicas”?
34 Toda persona, sin importar de qué familia o casa, tenía que plañir y lamentarse en desconsuelo de arrepentimiento por el hecho de que fuera necesario que el Mesías muriera como sacrificio de rescate por los pecados. La mujer así como el hombre tenían que hacer eso. Por eso la profecía dice repetidas veces que tiene que haber plañido por parte de “sus mujeres por sí mismas.” (Zacarías 12:12-14) Igualmente, cada uno de nosotros hoy tiene que mirar con arrepentimiento y con fe al Mesías Jesús, al que se permitió que ‘traspasaran’ los enemigos del reino mesiánico de Jehová. Si hacemos eso, recibiremos el “espíritu de favor y súplicas.”
pm cap. 21 pág. 383 párr. 35 La Teocracia triunfa de todas las naciones
35. ¿Cómo profetiza Jehová que ése será el día más tenebroso de todos para las naciones atacantes, y cómo se indica que se inmoviliza a las cosas funcionantes de los enemigos?
35 Aquel día del guerrear de Jehová contra las naciones atacantes debería ser el día más tenebroso de la existencia de ellas. Él hasta pronostica ese día para ellas, diciendo: “Y tiene que ocurrir en aquel día que no resultará haber luz preciosa... las cosas estarán congeladas.” (Zacarías 14:6) “Y acontecerá que en aquel día no habrá luz; los resplandecientes luminares se obscurecerán.” (Mod) “Sucederá también que en ese día no habrá luz, sino frío y helada.” (BC) No brillará sobre ellas ninguna luz celestial de favor divino y amoroso afecto. Las luces artificiales de la ciencia moderna no removerán la tenebrosidad del disfavor divino. Las cosas funcionantes serán inmovilizadas, atiesadas de frío, como si estuvieran congeladas. Esto nos recuerda las preguntas de Jehová al patriarca Job: “¿Has entrado en los almacenes de la nieve, o ves siquiera los almacenes del granizo, que yo he retenido para el tiempo de angustia, para el día de pelea y guerra? ¿Del vientre de quién realmente sale el hielo? Y en cuanto a la escarcha del cielo, ¿quién en realidad la hace nacer?” (Job 38:22, 23, 29) Jehová tiene a su disposición fenómenos naturales para pelear.
w10 15/7 pág. 4 párr. 9 ¿Qué revelará el día de Jehová?
9. a) ¿Qué debemos rechazar, y por qué razón? b) ¿Qué debemos cultivar, y por qué motivo?
9 En el día de Jehová, las personas que se han dejado moldear por el mundo y su malvado espíritu mostrarán sin tapujos cómo son de verdad, llegando incluso a matarse unas a otras. De hecho, es probable que el entretenimiento violento que predomina en la actualidad esté preparando la mente de muchos para el día en que alzará “cada uno [...] su mano [...] contra la mano de su compañero” (Zac. 14:13). Por eso es imprescindible que rechacemos cualquier película, libro, videojuego o actividad que siembre en nosotros el orgullo, el amor a la violencia u otras actitudes que Dios detesta (2 Sam. 22:28; Sal. 11:5). Además, debemos cultivar el fruto del espíritu, pues abarca cualidades incombustibles que nos permitirán sobrevivir cuando arda el fuego de la ira divina (Gál. 5:22, 23).

________________________________________

DISCURSO NUMERO 2

Núm. 2: ¿Las oraciones de quienes está dispuesto a oír Dios? (rs pág. 270 párr. 1-pág. 271 párr. 1)

Sal. 65:2; Hech. 10:34, 35: “Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.” “Dios no es parcial, sino que en toda nación el que le teme y obra justicia le es acepto.” (La nacionalidad, el color de la piel o las circunstancias económicas de uno no tienen nada que ver con el asunto. Pero sí tienen que ver las motivaciones del corazón y el modo de vivir de uno.)

Luc. 11:2: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre.’” (¿Dirige usted sus oraciones al Padre, aquel cuyo nombre la Biblia nos dice que es Jehová, o, en vez de eso, dirige sus oraciones a “los santos”?)

Juan 14:6, 14: “Jesús le dijo: ‘Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí. Si ustedes piden algo en mi nombre, lo haré.’” (¿Ora usted en el nombre de Jesucristo y reconoce que, como humano pecador, necesita que él interceda a su favor?)

1 Juan 5:14: “Esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye.” (No obstante, para tener dicha confianza usted primero debe conocer cuál es la voluntad de Dios. Entonces asegúrese que sus peticiones estén en armonía con ella.)

1 Ped. 3:12: “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos atentos a su ruego; pero el rostro de Jehová está contra los que hacen cosas malas.” (¿Ha sacado tiempo usted para aprender lo que Jehová dice en su Palabra tocante a lo que es justo y lo que es malo?)

1 Juan 3:22: “Cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él, porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos.” (¿Desea en verdad agradar a Dios, y se está esforzando usted encarecidamente por obedecer todos los mandamientos de él que ya conoce?)

Isa. 55:6, 7: “Busquen a Jehová mientras pueda ser hallado. Clamen a él mientras resulte estar cerca. Deje el inicuo su camino, y el hombre perjudicial sus pensamientos; y vuélvase a Jehová, quien tendrá misericordia de él, y a nuestro Dios, porque él perdonará en gran manera.” (Misericordiosamente, Jehová invita a recurrir a él en oración aun a personas que han obrado mal. Pero, para tener la aprobación de Dios, tienen que arrepentirse sinceramente de su mal proceder y de sus malos pensamientos y cambiar su línea de conducta.)
________________________________________

DISCURSO NUMERO 3

Núm. 3: *¿En qué situaciones debemos poner en práctica Proverbios 15:1?

*** w10 15/6 pág. 24 Hablemos “con gracia” y nos llevaremos mejor con los demás ***

El corazón debe movernos a decir cosas edificantes

18 Manejar bien el enojo no es solo cuestión de adoptar una apariencia de tranquilidad. No basta con reprimir la cólera. Nada nos desgasta tanto emocionalmente como tratar de proyectar una imagen de serenidad mientras por dentro nos consume la rabia. Es como pisar el freno y el acelerador al mismo tiempo: el automóvil se ve sometido a tensión y puede averiarse. Por eso, evitemos a toda costa que la ira se acumule y acabe estallando más tarde. Pidámosle a Jehová que limpie nuestro corazón de emociones negativas y dejemos que su espíritu transforme nuestra mente y corazón para poder hacer su voluntad (léanse Romanos 12:2 y Efesios 4:23, 24).

19 Es conveniente tomar medidas prácticas. Si nos encontramos en una situación tensa y notamos que nos invade el enojo, tal vez sea mejor que nos vayamos y nos demos tiempo para calmarnos (Pro. 17:14). Y si es la otra persona la que comienza a irritarse, debemos responder con más cortesía y bondad todavía. No olvidemos que “la respuesta, cuando es apacible, aparta la furia, pero la palabra que causa dolor hace subir la cólera” (Pro. 15:1). En efecto, hacer comentarios hirientes o agresivos, aunque no se suba la voz, solo sirve para echar más leña al fuego (Pro. 26:21). En cualquier situación que ponga a prueba la paciencia, uno ha de ser “lento en cuanto a hablar” y “lento en cuanto a [la] ira”. Y también hay que pedirle a Jehová su espíritu para no decir nada malo, sino solo cosas edificantes (Sant. 1:19).

Perdonemos de corazón

20 Lamentablemente, nadie controla su lengua a la perfección (Sant. 3:2). Por más que se esfuercen, hasta los miembros de nuestra familia y nuestros queridos hermanos espirituales pueden hacer un comentario que nos lastime. En vez de ofendernos a la primera, seamos pacientes y tratemos de ver por qué razón lo habrán hecho (léase Eclesiastés 7:8, 9). ¿Se encontraban estresados? ¿Tenían miedo? ¿Se sentían mal? ¿Estaban preocupados por algún problema o por otra razón que desconozcamos?

21 Aunque estos factores no justifican los arrebatos de cólera, hay que tenerlos en cuenta, pues nos permiten entender por qué las otras personas dicen y hacen cosas que no debieran, y eso nos ayuda a perdonar. En algún momento, todos hemos herido a alguien con nuestras palabras y acciones, y esperamos que nos haya perdonado (Ecl. 7:21, 22). Jesús dijo que Dios nos perdonará únicamente si perdonamos al prójimo (Mat. 6:14, 15; 18:21, 22, 35). Por eso, sea que tengamos que disculparnos o perdonar, hagámoslo cuanto antes. Así mantendremos vivo el amor, “vínculo perfecto de unión”, en la familia y en la congregación (Col. 3:14).

22 Al ir acercándose a su fin este mundo feroz, sin duda se verán sometidos a pruebas cada vez mayores nuestro gozo y unidad. Pero si aplicamos los principios de la Palabra de Dios, usaremos la lengua para bien, y no para mal. Así disfrutaremos de relaciones más pacíficas tanto en la congregación como en la familia, y daremos un excelente testimonio de Jehová, el “Dios feliz” (1 Tim. 1:11).

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX






----------------------------





Estadisticas blog

_____________________________

CURRENT MOON


___________________________________



=======================================

Calcula los usuarios online de tu web o blog