EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 150.0000 hermanos de 195 paises

martes, 20 de noviembre de 2012

PUNTOS SOBRESALIENTES SEMANA 19 NOVIEMBRE--ABDIAS Y JONAS


ESCUELA SEMANA 19 NOVIEMBRE
LIBRO ABDIAS
PUNTOS SOBRESALIENTES
Abdias 1-21
w89 15/4 pág. 30 Advertencias divinas que le afectan - Calamidad para Edom
Nadie escapa del juicio de Jehová. La profecía de Abdías, pronunciada alrededor de 607 a.E.C., predijo que los edomitas serían expulsados de su tierra a pesar de su posición aparentemente segura arriba “entre las estrellas”. Y aunque
la vida personal de este escritor bíblico no se revela, él vive a la altura del significado de su nombre: “Siervo de Jehová”. ¿Cómo? Al proclamar un juicio devastador. Cuando Edom caiga, será completamente saqueada por sus amigos que están en pacto con ella. Ni siquiera sus sabios y poderosos sobrevivirán. (Abdías 1-9.)

si pág. 152 párr. 6 Libro bíblico número 31: Abdías
6. ¿Qué dice Jehová acerca de Edom, y de dónde la hará bajar él?
6Juicio contra Edom (vv. 1-16). Abdías da a conocer su visión por mandato de Jehová. Se convoca a las naciones para que se junten para guerrear contra Edom. “Levántense, y levantémonos contra ella en batalla”, ordena Dios. Luego, dirigiendo sus declaraciones a Edom misma, señala la posición de ella. Edom es simplemente una nación pequeña y despreciada; con todo, es presuntuosa. Se cree albergada en seguridad entre los elevados peñascos, y confía en que nadie puede derribarla. No obstante, Jehová declara que aunque su morada fuera tan alta como la del águila, aunque ella fuera a colocar su nido entre las estrellas mismas, de allí él la haría bajar. Le espera castigo (v. 1).

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Abdías 3, 4. Los orgullosos edomitas se sentían muy seguros, pues vivían en una zona escarpada con elevadas montañas y profundos desfiladeros que ofrecían una gran ventaja estratégica. Pero se engañaron, porque nadie escapa a la justicia divina.

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Abdías 5-8. ¿Por qué habla el profeta de “despojadores violentos” y “vendimiadores” al predecir la destrucción de Edom? Aquí el profeta establece un contraste. Si los ladrones asaltaran Edom de noche, robarían solo lo que se les antojara. Y los vendimiadores seguro que dejarían algo para la rebusca. Pero cuando caiga Edom, “los hombres mismos que [estaban] en pacto” con ellos —sus aliados babilonios— no pararán hasta encontrar y saquear todos sus tesoros (Jeremías 49:9, 10).
ip-1 cap. 27 págs. 361-364 párr. 10 La indignación de Jehová se abate sobre las naciones
10. a) ¿A quiénes derribará Jehová cuando blanda su espada “en los cielos”? b) ¿Qué actitud manifiesta Edom ante el ataque de Babilonia contra Judá?
10 Edom se encuentra en una región elevada, montañosa (Jeremías 49:16; Abdías 8, 9, 19, 21). Pero ni siquiera esta defensa natural le servirá de protección cuando Jehová blanda su espada de juicio “en los cielos”, derribando así a los gobernantes de Edom de su posición encumbrada. La nación está muy militarizada, y sus fuerzas armadas recorren las altas cordilleras para proteger el país. Pero la poderosa Edom no acude en auxilio del reino de Judá cuando los ejércitos babilónicos lo atacan. Al contrario, se regocija contemplando su caída y anima a los conquistadores (Salmo 137:7). Incluso persigue a los judíos que salen huyendo y los entrega a los babilonios (Abdías 11-14). Los edomitas pretenden apoderarse de la tierra abandonada de Israel y hablan jactanciosamente contra Jehová (Ezequiel 35:10-15).

w89 15/4 pág. 30 Advertencias divinas que le afectan
Abdías 7.—En los tiempos bíblicos, el ‘comer alimento’ con alguien era prácticamente un pacto de amistad. ¡Qué ironía! Los babilonios, ‘hombres que estaban en pacto’ con los edomitas, serían sus destructores. Es verdad que los babilonios de los días de Nabucodonosor permitieron que Edom se beneficiara del saqueo de Judá después de la destrucción de Jerusalén. Pero Nabonido, el rey babilonio posterior, acabó de una vez por todas con las ambiciones comerciales y mercantiles de Edom.

si pág. 152 párrs. 11-12 Libro bíblico número 31: Abdías
11, 12. a) ¿Cómo llegaron a prevalecer contra Edom los que estaban “en paz” con ella? b) ¿Cuáles fueron las etapas por las que Edom llegó a ser “cortado hasta tiempo indefinido”?
11 Abdías había predicho que “los hombres mismos que están en pacto” con Edom, aquellos “en paz” con ella, serían los que prevalecerían contra ella. (Abd. 7.) La paz entre Babilonia y Edom no fue duradera. Durante el siglo VI a.E.C. las fuerzas babilonias bajo el rey Nabonides conquistaron Edom. Sin embargo, un siglo después de haber invadido Nabonides el país, Edom, confiado, todavía tenía esperanzas de resurgir, y respecto a esto Malaquías 1:4 informa: “Porque Edom sigue diciendo: ‘Hemos sido destrozados, pero volveremos y edificaremos los lugares devastados’, esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘Ellos, por su parte, edificarán; pero yo, por mi parte, demoleré’”. A pesar de los esfuerzos de Edom por recobrarse, para el siglo IV a.E.C. los nabateos estaban firmemente establecidos en aquel país. Los edomitas, empujados fuera de su tierra, moraron en la parte sur de Judea, que llegó a llamarse Idumea. Nunca pudieron reconquistar la tierra de Seír.
12 Según Josefo, en el siglo II a.E.C. el rey judío Juan Hircano I sojuzgó a los edomitas restantes, a quienes se obligó a someterse a la circuncisión; gradualmente fueron absorbidos en el dominio judío bajo un gobernador judío. Después que los romanos destruyeron a Jerusalén en 70 E.C., el nombre de los edomitas desapareció de la historia. Fue como había predicho Abdías: “Tendrás que ser cortado hasta tiempo indefinido. [...] Y no resultará haber sobreviviente de la casa de Esaú”. (Abd. 10, 18.)

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Abdías 8, 9, 15. La sabiduría y el poder de los hombres no servirán de protección en “el día de Jehová” (Jeremías 49:7, 22).

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Abdías 10. ¿En qué sentido fue Edom “cortado hasta tiempo indefinido”? Tal como decía la profecía, Edom dejó de existir como nación, con un territorio y gobierno propio. El rey babilonio Nabonido conquistó el país a mediados del siglo VI antes de nuestra era. Dos siglos después, el territorio de Edom estaba ocupado por los nabateos, de modo que los edomitas tuvieron que quedarse en el sur de Judea, en la región del Négueb que llegó a conocerse como Idumea. Después que los romanos destruyeron Jerusalén en el año 70 de nuestra era, la nación edomita desapareció.

w89 15/4 pág. 30 Advertencias divinas que le afectan - Calamidad para Edom
Dios causa calamidad a los culpables de violencia contra su pueblo. ¿Qué razón hay para la calamidad de los edomitas? Actos constantes de violencia contra los hijos de Jacob, sus hermanos. Puesto que eran descendientes de Esaú, los edomitas eran parientes de los israelitas. Sin embargo, se les acusa de saquear a sus parientes y regocijarse maliciosamente con la caída de Jerusalén, y de añadir a esto el entregar a los sobrevivientes al enemigo. Así, Edom ha decidido su propia destrucción. (Abdías 10-16.)

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Abdías 12-14. Lo que le ocurrió a Edom debería servir de advertencia a quienes se alegran de las dificultades que padecen los siervos de Dios. Jehová toma muy en serio el maltrato que recibe su pueblo. w89 15/4 pág. 30 Advertencias divinas que le afectan
Abdías 10.—Edom estaba condenado a ser “cortado hasta tiempo indefinido” por su odio enconado y la dura falta de afecto natural para con su nación hermana, “los hijos de Judá”. (Versículo 12.) Aquella extinción nacional significaría que ya no habría sobre la Tierra ningún estado edomita con un gobierno y una población en un lugar geográfico específico. Hoy no hay ningún pueblo que pueda ser identificado como de nacionalidad edomita; han llegado a ser “como si nunca hubieran sido”. (Versículo 16.)

jd cap. 10 págs. 134-136 párrs. 21-23 Esforcémonos para que nuestra familia honre a Dios
21-23. a) ¿Qué pueden aprender los jóvenes de lo que hicieron los edomitas? b) ¿Quiénes son tus verdaderos amigos?
21 Aunque los libros de los doce profetas se dirigieron mayormente al pueblo de Dios, el de Abdías tenía por destinatarios a los edomitas, a
quienes se les había llamado hermanos de los israelitas (Deuteronomio 2:4). Por consiguiente, este libro presenta un detalle que lo distingue de casi todas las demás obras de los doce profetas: cuando habla en segunda persona —es decir, cuando habla de tú—, se dirige a la nación de Edom. Pensemos ahora en este pueblo. La fecha es alrededor del año 607 antes de nuestra era, y Jerusalén está bajo sitio. Aunque los edomitas provienen de la misma familia que Jacob, colaboran con los babilonios y los incitan a atacar la ciudad, gritando: “¡Arrásenla! ¡Arrásenla[!]” (Salmo 137:7; Abdías 10, 12). De hecho, planean apoderarse del país de Judá. Hasta comen junto con los babilonios, lo que en Oriente suele significar que ambas partes han celebrado un pacto.
22 Observemos la predicción que dirige Abdías contra Edom: “[Los babilonios,] los hombres mismos que están en pacto contigo, todos te han engañado. Los hombres que están en paz contigo han prevalecido contra ti. Los que comen alimento contigo colocarán una red debajo de ti como uno en quien no hay discernimiento” (Abdías 7). Debido a que los edomitas abandonaron a su hermano Jacob y eligieron como compañeros a los babilonios, ¿qué terminó ocurriéndoles? Fueron destruidos por los ejércitos de Babilonia, encabezados por Nabonido. Para el tiempo de Malaquías, Dios había convertido las montañas de Edom en una tierra desolada y había entregado su herencia a los chacales (Malaquías 1:3).
23 ¿Y tú, joven? ¿Consideras amigos tuyos a algunas personas que no adoran a Jehová? Si así es, fíjate en los chicos o chicas “que están en pacto”, o sea, que han entablado amistad entre sí. ¿Verdad que en muchos casos se engañarán unos a otros y “colocarán una red debajo” de sus “amigos”? Y si se descubre el engaño, ¿qué dirán? Puede que hasta se burlen de los amigos a quienes engañaron y los consideren unos ingenuos, pues no fueron capaces de descubrir la trampa. ¡Qué parecido al trato que dieron los babilonios a sus compañeros edomitas! ¿Qué hay de tu caso? ¿Crees que unos “amigos” así realmente se preocuparán por ti cuando tengas problemas? (Abdías 13-16.) Por otro lado, piensa en Jehová Dios y en el pueblo que le sirve en la actualidad. Jehová siempre estará a tu lado para ayudarte, para fortalecerte en los momentos difíciles. Y cada cristiano es “un compañero verdadero [que] ama en todo tiempo”, así como “un hermano [fiel] nacido para cuando hay angustia” (Proverbios 17:17).

ws cap. 15 pág. 124 párr. 6 El Edom antitípico moderno será arrasado
6. a) ¿Por qué podía Jehová decir que blandía su “espada” contra Edom “en los cielos”? b) Cuando el reino de Judá fue atacado por Babilonia, ¿qué actitud no fraternal desplegó Edom para con el pueblo de Jehová?
6 La tierra de la nación de Edom, una nación que desplegó intención asesina, tenía que empaparse de su propia sangre mediante la “espada” de Jehová. Edom ocupaba una región alta, montañosa. (Jeremías 49:16.) Por eso, al causar un degüello en aquel país Jehová podía decir pictóricamente que estaba blandiendo su espada de juicio “en los cielos”. Edom estaba pesadamente militarizada, y sus fuerzas armadas se movían entre cordilleras muy encumbradas, elevadas hasta el cielo, para proteger al país contra invasores. Por eso, muy apropiadamente se podía llamar al ejército de Edom “el ejército de los cielos”. Pero la poderosa Edom no suministró ninguna ayuda a la nación en relación de hermano gemelo con ella, Israel, cuando esta fue atacada por los ejércitos de Babilonia. En vez de eso, Edom se regocijó ante el derribo del reino de Judá, y hasta animó a los que lo devastaban. (Salmo 137:7.) La traición de Edom llegó hasta el punto de perseguir a individuos que procuraban salvarse la vida, y entregarlos al enemigo. (Abdías 10-14.) Los edomitas pensaban ocupar el país de los israelitas una vez que estos lo abandonaran, y se jactaban contra Jehová. (Ezequiel 35:10-15.)

ip-1 cap. 27 págs. 364-365 párr. 12 La indignación de Jehová se abate sobre las naciones
12. a) ¿A quién utiliza Jehová para castigar a Edom? b) ¿Qué predice el profeta Abdías respecto a Edom?
12 Dios se propone castigar a Edom por la perversidad con que ha tratado a Su organización terrestre, llamada Sión. Dice la profecía: “Jehová tiene un día de venganza, un año de retribuciones para la causa judicial respecto a Sión” (Isaías 34:8). Poco después de la destrucción de Jerusalén en el año 607 a.E.C., Jehová empieza a expresar su justa venganza contra los edomitas mediante el rey de Babilonia, Nabucodonosor (Jeremías 25:15-17, 21). Cuando los ejércitos babilónicos marchan sobre Edom, nada puede salvar a sus habitantes. Es “un año de retribuciones”, es decir, de castigo, contra ese país montañoso. Jehová predice por medio del profeta Abdías: “Por la violencia a tu hermano Jacob, vergüenza te cubrirá, y tendrás que ser cortado hasta tiempo indefinido. [...] Del modo como has hecho, se te hará. Tu suerte de trato volverá sobre tu propia cabeza” (Abdías 10, 15; Ezequiel 25:12-14).

km 8/89 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
11. ¿Qué acción despreciable resultó en que Abdías denunciara a Edom? (Abd. 12-14.) [5, si-S pág. 152 §8.] Los edomitas no mostraron una actitud fraternal para con los israelitas al tiempo de la destrucción de Jerusalén en 607 a.E.C. (Basta con la sustancia.)
si pág. 152 párr. 8 Libro bíblico número 31: Abdías
8. ¿Por qué es tan severo el castigo de Edom?
8 Pero ¿a qué se debe este castigo severo? ¡Al trato violento que los hijos de Edom dieron a los hijos de Jacob, sus hermanos! Se regocijaron por la caída de Jerusalén y hasta tomaron parte del saqueo junto con los invasores. Como si Abdías estuviera viendo los hechos viles, hace esta vigorosa denuncia contra Edom: No debiste regocijarte por la angustia de tu hermano. No debiste impedir la huida de sus escapados ni debiste entregarlos al enemigo. El día en que Jehová ajustará cuentas contigo está cerca, y serás llamada a rendirlas. Como has hecho, se te hará a ti.

jd cap. 12 págs. 162-163 párrs. 18-19 “Manténte en expectación”
18, 19. a) ¿Qué destrucción predijo Abdías? b) ¿Qué esperanzadora promesa transmitió Abdías a Israel?
18 Nuestra confianza está bien fundada. Pensemos, por ejemplo, en un libro profético muy breve: Abdías. Este libro se centró en el antiguo pueblo de Edom y señaló que Jehová lo condenaba a la destrucción por maltratar a su “hermano” Israel (Abdías 12). Como vimos en el capítulo 10 de esta obra, aquella sentencia se ejecutó a mediados del siglo VI antes de nuestra era, cuando los babilonios, dirigidos por Nabonido, conquistaron Edom, que nunca más volvió a ser nación. Pero el mensaje de Abdías encierra otra idea clave, relacionada con la expectación del gran día de Jehová.
19 Sabemos que Dios utilizó a Babilonia —la misma nación que asoló a Edom— para castigar al infiel pueblo de Judá. En el año 607 antes de nuestra era, los babilonios arrasaron Jerusalén y se llevaron cautivos a los judíos, dejando el país desolado. ¿Terminaría todo allí? No, pues Jehová predijo mediante Abdías que los israelitas recuperarían su tierra. En Abdías 17 vemos esta esperanzadora promesa: “En el monte Sión es donde resultarán estar los que escapen, y tendrá que llegar a ser algo santo; y la casa de Jacob tendrá que tomar posesión de las cosas que han de poseer”.

km 12/02 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
7. Abdías 16 predice una extinción nacional del pueblo edomita por su odio contra Judá (Abd. 12) [lectura semanal de la Biblia; véase w89-S 15/4 pág. 30, recuadro]. Cierto.
w89 15/4 pág. 30 Advertencias divinas que le afectan - Restauración de la casa de Jacob
Las promesas de Jehová son siempre confiables. En los tiempos de Abdías, Jehová garantizó que Su pueblo volvería a poseer su tierra, y más. Ya Israel no estaría dividido. La casa de Jacob, el reino de dos tribus de Judá, sería unido de nuevo a la casa de José, el reino norteño de diez tribus, y estos devorarían a Edom como el fuego devora el rastrojo, y ocuparían el territorio de Edom. Abdías concluye su libro dando estímulo y declarando que los israelitas repatriados adorarían unidamente a su Dios y serían sus súbditos. Sí, la gobernación real llegará a ser de Jehová. (17-21.)
Lección para hoy: El pasar por alto las advertencias da mal fruto. Así, la clara advertencia de Abdías a Edom debería resonar en los oídos de los que hoy se oponen a Dios: los que pelean contra Jehová y su pueblo serán cortados de la existencia eternamente.

w07 1/11 págs. 13-14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Abdías 17-20. La restauración de los hijos de Jacob que aquí se profetiza comenzó cuando un resto salió de Babilonia y regresó a Jerusalén en el año 537. Puesto que la palabra de Jehová siempre se cumple, podemos confiar plenamente en sus promesas.

jd cap. 12 págs. 163-164 párrs. 20-21 “Manténte en expectación”
20, 21. ¿Qué alentadora confirmación encontramos en Abdías 17?
20 La historia confirma que todo lo que Jehová había anunciado mediante Abdías se hizo realidad. Lo había predicho Dios, y se cumplió. Miles de desterrados de Judá e Israel regresaron a su tierra en el año 537 antes de nuestra era. Con la ayuda divina transformaron aquel yermo en un auténtico paraíso, produciéndose así el maravilloso cambio anunciado en profecías como Isaías 11:6-9 y 35:1-7. Pero lo más importante fue la restauración de la verdadera adoración de Jehová, cuyo centro era el templo reconstruido. De modo que en Abdías 17 encontramos una confirmación más de que las promesas de Jehová son confiables y siempre se cumplen.
21 Abdías concluyó su profecía con estas rotundas palabras: “La gobernación real tendrá que llegar a ser de Jehová” (Abdías 21). Confiados en esta promesa, aguardamos el glorioso día en que, ya sin oponentes, Jehová gobierne mediante Jesucristo nuestro planeta y el resto del universo. Sea que llevemos poco tiempo o muchas décadas a la espera del gran día de Jehová, podemos tener la certeza absoluta de que nuestras expectativas basadas en la Biblia se harán realidad.

si pág. 153 párr. 14 Libro bíblico número 31: Abdías
14. a) ¿Qué advertencia encierra lo que al fin le ocurrió a Edom? b) Al igual que Abdías, ¿qué debemos reconocer todos, y por qué?
14 ¡Qué patente es que el orgullo y la presunción llevan a la calamidad! Que lo que al fin le ocurrió a Edom sirva de advertencia a todos los que se ensalzan con orgullo y gozan cruelmente de las dificultades que les sobrevienen a los siervos de Dios. Al igual que Abdías, que reconozcan que “la gobernación real tendrá que llegar a ser de Jehová”. ¡Los que luchan contra Jehová y su pueblo serán destruidos por completo hasta tiempo indefinido, pero el Reino majestuoso de Jehová y Su gobernación real eterna quedarán vindicados para siempre (v. 21)!

Jonas:

CAPITULO 1
w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 1:1-3. Si organizáramos nuestras ocupaciones para no participar plenamente en la predicación del Reino y la obra de hacer discípulos, estaríamos actuando como Jonás: estaríamos huyendo, por así decirlo, de una misión divina.

si pág. 154 párr. 10 Libro bíblico número 32: Jonás
10. ¿Cómo se ilustran la bondad amorosa y la misericordia de Jehová en el libro de Jonás?
10 Algo que se destaca sobre todo lo demás en el libro de Jonás es el cuadro que da de las magníficas cualidades de bondad amorosa y misericordia de Jehová. Jehová mostró bondad amorosa a Nínive al enviar a su profeta para darle advertencia de la destrucción inminente, y estuvo dispuesto a mostrar misericordia cuando la ciudad se arrepintió... una misericordia que le permitió a Nínive seguir en existencia por más de 200 años hasta que fue destruida por los medos y los babilonios alrededor del año 632 a.E.C. Él fue misericordioso con Jonás al librarlo del mar encrespado por la tormenta y al proveer la calabaza vinatera para “librarlo de su estado calamitoso”. Mediante proveer la calabaza vinatera protectora y luego quitarla, Jehová le hizo saber a Jonás que Él muestra misericordia y bondad amorosa según a Él bien le place. (Jon. 1:2; 3:2-4, 10; 2:10; 4:6, 10, 11.)

w85 1/5 pág. 7 Por qué Dios no ha ejecutado aún su juicio
Hoy, por otra parte, las personas que ya han dedicado su vida a hacer la voluntad de Dios y han huido a Su lugar de seguridad, no deberían demorarse en cumplir con sus obligaciones cristianas. No deberían pedir que se les dispense de predicar el mensaje de juicio de Jehová, como quiso hacerlo Jonás cuando se le instruyó que advirtiera a los ninivitas acerca del juicio divino. Tampoco deberían enfurruñarse y volverse inactivos, como lo hizo él, simplemente porque las cosas no hayan salido como ellos esperaban o no hayan sucedido tan rápidamente como habían esperado. (Jonás 1:1, 2; 4:2, 5, 10, 11; 2 Pedro 3:15.)

w95 1/9 pág. 17 párr. 15 Testigos cristianos de la soberanía divina
15. ¿Qué mayor testimonio daría la congregación cristiana?
15 Jehová nombró a Israel para que fuera testigo a las naciones. (Isaías 43:10.) Sin embargo, solo unos cuantos israelitas recibieron el mandato divino de ir y predicar a los no israelitas, y esto solía hacerse con el fin de anunciar los juicios de Jehová. (Jeremías 1:5; Jonás 1:1, 2.) Ahora bien, las profecías de las Escrituras Hebreas indicaron que un día Jehová dirigiría su atención a las naciones a gran escala, y lo ha hecho mediante el Israel espiritual de Dios. (Isaías 2:2-4; 62:2.) Antes de ascender al cielo, Jesús mandó a sus seguidores: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones”. (Mateo 28:19.) Aunque Jesús se había concentrado en “las ovejas perdidas de la casa de Israel”, sus seguidores fueron enviados a “todas las naciones”, incluso “hasta la parte más distante de la tierra”. (Mateo 15:24; Hechos 1:8.) El testimonio cristiano tenía que darse a toda la humanidad

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 1:1, 2; 3:10. Jehová no trata con misericordia solamente a una nación, raza o grupo. Más bien, “Jehová es bueno para con todos, y sus misericordias están sobre todas sus obras” (Salmo 145:9).

ip-1 cap. 12 pág. 144 párrs. 1-2 No tengas miedo del asirio
1, 2. a) Desde una óptica humana, ¿por qué resulta comprensible que Jonás se mostrara reacio a cumplir la comisión de predicar a los asirios? b) ¿Cómo respondieron los ninivitas cuando oyeron el mensaje de Jonás?
A MEDIADOS del siglo IX a.E.C., el profeta hebreo Jonás, hijo de Amitai, se aventuró a entrar en Nínive, la capital del Imperio asirio. Llevaba un mensaje importante. Jehová le había dicho: “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclama contra ella que la maldad de ellos ha subido delante de mí” (Jonás 1:2, 3).
2 En un principio, cuando Jonás recibió aquella comisión, huyó en dirección opuesta, hacia Tarsis. Desde una óptica humana, su reacción resulta comprensible. Los asirios eran un pueblo cruel. He aquí lo que uno de sus monarcas hizo con sus enemigos: “Desmembré a los oficiales [...]. A muchos de sus cautivos los quemé con fuego, y a otros muchos los capturé vivos. A algunos les amputé las manos y los dedos; a otros, la nariz”. Sin embargo, cuando Jonás finalmente entregó el mensaje divino, los ninivitas se arrepintieron de sus pecados, así que Jehová, por esa vez, perdonó a la ciudad (Jonás 3:3-10; Mateo 12:41).

w05 15/3 pág. 18 párr. 10 “Comprados por precio”
10. ¿Qué ejemplos muestran que no siempre les resultó fácil a los siervos fieles de Dios efectuar Su voluntad?
10 No siempre les resulta fácil a los seres imperfectos efectuar la voluntad de Dios. A Moisés le costó obedecer cuando Jehová le pidió que libertara a los hijos de Israel del cautiverio egipcio (Éxodo 3:10, 11; 4:1, 10). Al recibir la misión de proclamar un mensaje de juicio a los habitantes de Nínive, Jonás “procedió a levantarse y huir a Tarsis de delante de Jehová” (Jonás 1:2, 3). Baruc, el secretario del profeta Jeremías, llegó a cansarse (Jeremías 45:2, 3). ¿Cómo debemos reaccionar en caso de que nuestros deseos y preferencias personales entren en conflicto con la voluntad divina? Una ilustración de Jesús responderá la pregunta.

w87 1/10 págs. 18-19 párr. 11 La disciplina da fruto pacífico
11. a) ¿Cómo fueron disciplinados la congregación corintia y Jonás? b) ¿Qué castigos disciplinarios experimentó David por su adulterio y los esfuerzos por encubrirlo? c) ¿Qué palabras del Salmo 51, escritas por David, muestran la profundidad de su arrepentimiento?
11 Refiriéndose a una carta que había escrito antes a la congregación cristiana de Corinto, Pablo hizo este comentario: “Fueron entristecidos para arrepentimiento; porque fueron entristecidos de manera piadosa, [...] [y resultó en] corrección del abuso”. (2 Corintios 7:9-11.) Jonás fue disciplinado mediante una tempestad marina y un gran pez. (Jonás 1:2, 3, 12, 17; 2:10; 3:1-4.) El adulterio de David y sus intentos por ocultarlo le trajeron castigos disciplinarios, como se muestra en 2 Samuel 12:9-14. Su arrepentimiento se expresó conmovedoramente en estas palabras del Salmo 51: ‘Lávame de mi error, límpiame de mi pecado. Mi pecado está enfrente de mí constantemente. Borra todos mis errores, crea en mí un corazón puro, pon en mí un espíritu nuevo. No me arrojes de delante de tu rostro. Un corazón quebrantado y aplastado, oh Dios, no despreciarás’ (versículos 2, 3, 9-11, 17).

si pág. 154 párr. 9 Libro bíblico número 32: Jonás
9. ¿Qué actitud y proceder de Jonás debe servirnos de advertencia?
9 Debemos ver como advertencia para nosotros el proceder de Jonás y su resultado. Él huyó del trabajo que Dios le había dado; debió haber puesto manos a la obra y confiado en que Jehová le sostendría. (Jon. 1:3; Luc. 9:62; Pro. 14:26; Isa. 6:8.) Cuando se fue en la dirección incorrecta, manifestó falta de confianza en Jehová al no identificarse francamente a los marineros como adorador de “Jehová el Dios de los cielos”. Había perdido la intrepidez. (Jon. 1:7-9; Efe. 6:19, 20.) Por concentrarse en sí mismo, Jonás llegó a considerar la misericordia que Jehová le mostró a Nínive como una afrenta personal; trató de disculparse diciéndole a Jehová que ya sabía que aquello pasaría, y por eso, ¿para qué enviarlo como profeta? Jonás fue censurado por esta actitud de queja, irrespetuosa, y nosotros debemos beneficiarnos de su experiencia y no criticar el que Jehová muestre misericordia ni su manera de hacer las cosas. (Jon. 4:1-4, 7-9; Fili. 2:13, 14; 1 Cor. 10:10.)

km 8/89 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
14. ¿Qué clase de criatura marina pudo haberse tragado a Jonás? (Jon. 1:17.) [6, si-S pág. 154 §4, 5; véase también w89-S 15/4.] Un cachalote, un gran tiburón blanco, o una criatura desconocida a la ciencia moderna. (Cualquiera de estas.)
si págs. 153-154 párrs. 4-5 Libro bíblico número 32: Jonás
4. ¿Qué clase de pez quizás se haya tragado a Jonás? No obstante, ¿qué nos basta como información?
5. ¿Cómo responde Jonás a su asignación, y con qué resultado?
4 ¿Qué se puede decir del “gran pez” que se tragó a Jonás? Se ha dicho mucho en cuanto a qué clase de pez pudiera haber sido aquel. No hay duda de que el cachalote puede tragarse entero a un hombre. Lo mismo se puede decir del enorme tiburón blanco. La Biblia, sin embargo, declara simplemente: “Jehová asignó un gran pez para que se tragara a Jonás”. (Jon. 1:17.) No se especifica la clase de pez. No se puede determinar con seguridad si fue un cachalote, un enorme tiburón blanco o alguna otra criatura marina desconocida. El registro bíblico de que fue “un gran pez” nos basta como información.
CONTENIDO DE JONÁS
5 Jonás es asignado a Nínive, pero huye (1:1-16). “Y la palabra de Jehová empezó a ocurrirle a Jonás hijo de Amitai, diciendo: ‘Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclama contra ella que la maldad de ellos ha subido delante de mí’” (1:1, 2). ¿Le agrada a Jonás esta asignación? ¡En absoluto! Huye en la dirección opuesta, en un barco con destino a Tarsis, posiblemente España. El barco en que va Jonás se encuentra con una gran tormenta. Atemorizados, los marineros claman por ayuda “cada uno a su dios”, mientras Jonás duerme en la bodega del barco (1:5). Después de despertar a Jonás, los tripulantes del barco echan suertes para tratar de descubrir quién es responsable del aprieto en que se encuentran. La suerte cae sobre Jonás. Ahora él les hace saber que es hebreo, adorador de Jehová, y que está huyendo de la tarea que Dios le ha dado. Jonás les pide que lo arrojen al mar. Los marineros, después de hacer nuevos esfuerzos por resistir la tormenta, finalmente arrojan a Jonás por la borda. La furia del mar se aplaca.

si pág. 192 párrs. 30-31 Libro bíblico número 42: Lucas
30, 31. a) ¿Cómo edifica Lucas confianza en que las Escrituras Hebreas son inspiradas de Dios? b) ¿Qué palabras de Jesús cita Lucas para apoyar esto?
30 Las buenas nuevas “según Lucas” edifican la confianza de uno en la Palabra de Dios y comunican a su fe la fortaleza que necesita para resistir los golpes de un mundo alejado de Dios. Lucas suministra muchos ejemplos de cumplimientos exactos de las Escrituras Hebreas. Se muestra que Jesús deriva su comisión en términos específicos del libro de Isaías, y parece que Lucas usa esto como tema por todo su libro. (Luc. 4:17-19; Isa. 61:1, 2.) Esa fue una de las ocasiones en que Jesús citó de los Profetas. También citó de la Ley, como cuando rechazó las tres tentaciones del Diablo, y de los Salmos, como cuando preguntó a sus adversarios: “¿Cómo sucede que dicen que el Cristo es hijo de David?”. El relato de Lucas contiene muchas otras citas de las Escrituras Hebreas. (Luc. 4:4, 8, 12; 20:41-44; Deu. 8:3; 6:13, 16; Sal. 110:1.)
31 Cuando Jesús entró en Jerusalén cabalgando en un pollino como se había predicho en Zacarías 9:9, las multitudes lo aclamaron gozosamente y aplicaron a él lo escrito en Salmo 118:26. (Luc. 19:35-38.) En cierto lugar bastan dos versículos de Lucas para abarcar seis puntos que se profetizaron en las Escrituras Hebreas acerca de la oprobiosa muerte de Jesús y su resurrección. (Luc. 18:32, 33; Sal. 22:7; Isa. 50:6; 53:5-7; Jon. 1:17.) Finalmente, después de su resurrección Jesús hace que los discípulos vean claramente la importancia de todas las Escrituras Hebreas. “En seguida les dijo: ‘Estas son mis palabras que les hablé mientras todavía estaba con ustedes, que todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse’. Entonces les abrió la mente por completo para que captaran el significado de las Escrituras.” (Luc. 24:44, 45.) Al igual que aquellos primeros discípulos de Jesucristo, nosotros también podemos recibir iluminación y adquirir una fe firme si prestamos atención a los cumplimientos de las Escrituras Hebreas, explicados con tanta exactitud por Lucas y los demás escritores de las Escrituras Griegas Cristianas.

su cap. 5 págs. 40-42 párr. 8 Vislumbres confiables del porvenir de la humanidad
8. a) ¿Qué ejemplo muestra que experiencias de la vida pueden ser proféticas? b) ¿Tiene necesariamente un paralelo en el cumplimiento todo aspecto de experiencias de esa índole?
8 Claramente se ve que los paralelos proféticos implican más que el oficio o puesto de las personas. También incluyen sus experiencias en la vida. En cierta ocasión en que los líderes religiosos judíos manifestaron que no creían, Jesús les dijo: “Una generación inicua y adúltera sigue buscando una señal, mas no se le dará ninguna señal, sino la señal de Jonás el profeta. Porque así como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así el Hijo del hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:38-40; Jonás 1:17; 2:10). Sin embargo, Jesús no dijo que todo aspecto de la vida de Jonás prefiguró lo que él mismo experimentaría. Cuando Jehová dio a Jesús una asignación, Jesús no huyó, como Jonás había tratado de huir a Tarsis. Pero como Jesús indicó, la experiencia de Jonás en el vientre del gran pez se incluyó en el registro de la Biblia porque sirvió para suministrar detalles proféticos acerca de la propia muerte y resurrección de Jesús. (Mateo 16:4, 21.)

w89 15/4 pág. 31 Advertencias divinas que le afectan
TEXTOS BÍBLICOS EXAMINADOS
Jonás 1:17.—El cachalote, debido a su gran cabeza y su enorme garganta, puede tragarse a un hombre. Aunque los cachalotes son raros en el Mediterráneo, hubo un tiempo en que buques balleneros entraban en los muelles de Jope. Un pez del que se sabe que sigue a los barcos en el Mediterráneo y devora lo que se echa desde el barco es el tiburón blanco o jaquetón. Este también puede tragarse a un hombre entero. Sin embargo, en el caso de Jonás, Dios usó “un gran pez”, quizás una criatura desconocida a la ciencia moderna.

w89 15/4 pág. 31 Advertencias divinas que le afectan
Debemos confiar en que Jehová nos apoyará en su servicio. Sin embargo, en vez de confiar en el apoyo de Jehová, Jonás huye de una tarea que Dios le asigna. Es verdad que la asignación que se le dio no era fácil. Jonás tenía que advertir a la ciudad desvergonzadamente inicua de Nínive que le vendría calamidad de Dios. Pero Jonás sale en la dirección opuesta, hacia Tarsis, ahora España, en un barco de vela. En el viaje, arrecia una tormenta y parece que ni el barco ni la tripulación podrán salvarse. Jonás confiesa, los marineros lo echan al agua, y el mar se aquieta. Un gran pez se traga al profeta. (1:1-17.)

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 1:17; 2:10. Los tres días y tres noches que pasó Jonás dentro del gran pez prefiguraron la muerte y la resurrección de Jesús (Mateo 12:39, 40; 16:21).

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 1:17; 2:10; 4:6. Jehová rescató a Jonás del mar embravecido. Posteriormente “asignó una calabaza vinatera, para que subiera sobre Jonás, de modo que llegara a ser sombra sobre su cabeza, para librarlo de su estado calamitoso”. Los siervos de Jehová de la actualidad podemos confiar en que el Dios de bondad inmerecida también nos protegerá y nos salvará (Salmo 13:5; 40:11).

CAPITULO 2
g88 8/7 pág. 7 El misterio se oscurece aún más
Infierno y Gehena... ¿qué diferencia existe?
La expresión “infierno de fuego” es una tergiversación del significado de la palabra griega “Gehena”, nombre que antiguamente identificaba al basurero que estaba fuera de la ciudad de Jerusalén y que Jesús utilizó como símbolo de destrucción eterna. (Mateo 10:28.) ¿Y qué hay de la palabra “infierno” (traducida del vocablo hebreo “sche’óhl” y del griego “hái•des”)? Si fuese un lugar de tormento, ¿hubiera querido alguien ir allí? Difícilmente. Sin embargo, el patriarca Job pidió a Dios que le ocultase en ese lugar. (Job 14:13.) Jonás prácticamente fue al infierno de la Biblia cuando estuvo en el vientre del gran pez, y desde allí oró a Dios para que lo liberase. (Jonás 2:1, 2.) El infierno de la Biblia es la sepultura común de la humanidad, donde los muertos descansan en la memoria amorosa de Dios, a la espera de una resurrección. (Juan 5:28, 29.)

w07 1/11 págs. 14-15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 2:1, 2, 9, 10. Jehová escucha las oraciones de sus siervos y presta atención a sus ruegos (Salmo 120:1; 130:1, 2).

w11 15/11 pág. 7 párr. 7 “No te apoyes en tu propio entendimiento”
7. ¿Qué consuelo obtenemos de las oraciones de Ana y Jonás?
7 Ana, la esposa de Elqaná el levita, también se apoyó en Jehová al sentirse angustiada porque no podía concebir hijos (1 Sam. 1:9-11, 18). Y el profeta Jonás fue liberado del vientre de un gran pez tras orar: “Desde mi angustia clamé a Jehová, y él procedió a responderme. Desde el vientre del Seol grité por ayuda. Oíste mi voz” (Jon. 2:1, 2, 10). Resulta muy consolador saber que por difíciles que sean nuestras circunstancias, siempre podemos acercarnos a Jehová con una “petición de favor” (léase Salmo 55:1, 16).

w73 15/1 págs. 51-52 párrs. 20-22 Ayuda de lo alto
20-22. Explique por qué la oración es una ayuda maravillosa de lo alto.
20 Cuando necesitamos ayuda divina rápidamente, la oración es el medio más accesible para ayuda inmediata y directa. Puesto que Jehová Dios no duerme, no hay demora. “A Aquel que te guarda no le es posible adormecerse.” (Sal. 121:3) Hay ayuda instantánea de lo alto para los que acuden a Dios en oración. No es como tener que escribir una carta y luego esperar algunos días para recibir la respuesta. Y hay tanto por lo cual orar, no solo para nosotros mismos sino también para nuestros hermanos cristianos.
21 No solo es instantánea la comunicación mediante la oración; puede transmitirse a través de toda clase de barrera usada para incomunicar. (Jon. 2:1-10) El misionero encarcelado en la China Roja que pasó cinco años incomunicado tenía presente al profeta Daniel cuando dijo: “Oraba tres veces al día a plena vista de todos los que pasaran por mi celda.” ¿El resultado? Él dijo: “¡Cuánta fortaleza y confortación espirituales me produjo la oración! Y por esto todos llegaron a conocerme como un ministro cristiano.” ¡Qué maravillosa ayuda de lo alto en respuesta a la oración!—Dan. 6:10.
22 Además, el cristiano puede orar por el confortante espíritu santo, que penetra por toda clase de obstáculo, paredes y barrotes de prisión. Nada puede retener alejado el espíritu de Dios cuando lo solicitamos y somos dignos de recibirlo.

w89 15/4 pág. 31 Advertencias divinas que le afectan
Los siervos de Dios pueden confiar en que él contestará sus oraciones. Dentro del pez, Jonás clama a Jehová por ayuda, y en oración da gracias a Dios por librarlo de un sepulcro acuoso, y promete cumplir el voto que ha hecho. Con el tiempo, el pez lo vomita en tierra seca. (2:1-10.)

w09 15/11 pág. 11 párrs. 23-24 El estudio de la Biblia enriquece nuestras oraciones
23, 24. a) ¿Qué otros ejemplos demuestran que la lectura y el estudio de la Biblia hacen que nuestras oraciones sean más significativas? b) ¿Qué piensa usted hacer para enriquecer sus oraciones?
23 Muchos otros ejemplos demuestran que la lectura y el estudio de la Biblia hacen que las oraciones sean más significativas. Al igual que Jonás, cuando oremos, reconozcamos que “la salvación pertenece a Jehová” (Jon. 2:1-10). Si hemos cometido un pecado grave y hemos pedido la ayuda de los ancianos, las oraciones de David nos ayudarán a expresarle a Dios nuestro arrepentimiento (Sal. 51:1-12). En otras ocasiones podríamos alabarlo, tal como hizo Jeremías (Jer. 32:16-19). Y si usted está buscando con quien casarse, medite en la oración que se encuentra en el capítulo 9 de Esdras y dígale a Dios cómo se siente. Eso lo reafirmará en su decisión de obedecerlo y casarse “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39; Esd. 9:6, 10-15).
24 Nunca deje de leer y estudiar la Biblia. Busque ideas que pueda incluir en sus oraciones, sea que esté suplicándole a Dios su ayuda, alabándolo o dándole gracias. Si se esfuerza por enriquecer sus oraciones, tenga por seguro que cada día se sentirá más cerca de Jehová.

yb89 págs. 180-181 Barbados, Antillas
Por algún tiempo, especialmente durante los años sesenta y setenta, la gente solía referirse a los Testigos como la “religión sin infierno”. Uno de nuestros hermanos recuerda que a Gertrude Linton se la llamaba en la comunidad “Gertie sin infierno”. Es obvio que el propósito era desanimar a las personas que mostraban interés en nuestro mensaje. De modo que fue necesario que una parte del programa de la asamblea de circuito mostrara cómo enfrentarse a esta objeción con la Versión del Rey Jaime. Se usaron textos como Salmo 55:15; 86:13; Isaías 14:9, y Jonás 2:2, con las notas marginales de la Versión del Rey Jaime. Ya que la mayoría de las casas tenían esta versión de la Biblia con referencias marginales, los hermanos podían razonar con la gente usando su propia Biblia y ayudarles a ver que el infierno al que hacen referencia las Escrituras no es un lugar de tormento ardiente, sino que es el sepulcro. Este fue un método útil, pues la objeción ya prácticamente no se oye.

w03 15/9 págs. 19-20 párrs. 16-17 ¿Por qué debemos orar incesantemente?
16, 17. Dé ejemplos de que la oración constante puede ayudarnos a vencer la debilidad espiritual.
16 Algunos tal vez nos sintamos indignos de orar porque estamos débiles en sentido espiritual o porque hemos cometido algún mal. Pero es justo en esas circunstancias cuando necesitamos aprovechar al máximo el privilegio de orar. Jonás huyó para no cumplir su asignación. Pero ‘desde su angustia clamó a Jehová, y él procedió a responderle. Desde el vientre del Seol gritó por ayuda, y Jehová oyó su voz’ (Jonás 2:2). Jonás hizo un ruego, Jehová se lo contestó, y el profeta se recuperó en sentido espiritual.
17 También José Ángel le pidió fervientemente a Jehová su ayuda. Él recuerda: “Le abrí a Dios mi corazón y le supliqué que me perdonara. Y lo hizo. Si no hubiera sido por la oración, no creo que hubiera regresado a la verdad. Ahora le oro todos los días, y espero con ansia cada momento de hacerlo”. Siempre debemos hablar a Dios con toda libertad sobre nuestros errores y pedirle perdón humildemente. Cuando el rey David confesó sus pecados, Jehová lo perdonó (Salmo 32:3-5). Jehová desea ayudarnos, no condenarnos (1 Juan 3:19, 20). Y las oraciones de los ancianos de la congregación pueden beneficiarnos en sentido espiritual, pues tales ruegos tienen “mucho vigor” (Santiago 5:13-16).

jd cap. 7 págs. 92-93 párr. 20 Sirvamos a Jehová de acuerdo con sus elevadas normas
20. ¿Qué nos ayudará a estar preparados como Jonás?
20 En la oración que hizo Jonás “desde el vientre del Seol”, empleó muchos términos y expresiones de los salmos, que conocía bien (Jonás 2:2). Aunque estaba absorto implorando el perdón de Jehová y sumido en la angustia, le vinieron a los labios las palabras de David, como puede verse al comparar pasajes tales como Jonás 2:3, 5 y Salmo 69:1, 2. Es evidente que el profeta estaba familiarizado con los salmos de David que tenía a su disposición. Los términos y frases de estos cánticos inspirados brotaban de su interior. Por así decirlo, Jonás llevaba “dentro de [sus] entrañas” la palabra revelada por Dios (Salmo 40:8). De igual modo, cuando usted se enfrenta a una situación que lo agota emocionalmente, ¿logra recordar dichos divinos que vengan al caso? Si ahora profundiza en el estudio de la Palabra de Dios, estará mejor preparado para el futuro pues contará con un conocimiento que le será muy útil para ajustarse a las normas de Jehová cuando tenga que tomar ciertas decisiones y resolver problemas.

w73 15/4 pág. 235 párr. 14 Cómo beneficia la resurrección a todos los muertos que están en el infierno
14. (a) ¿Por qué pudo decir Job lo que dijo acerca del “infierno” en Job 14:13? (b) ¿Cómo mostraron Jonás y David que ellos también reconocían ese hecho?
14 Con razón el patriarca Job pudo decir en medio de sus terribles sufrimientos: “¿Quién me concederá esto, que me protejas en el infierno [latín, infernus], y me escondas hasta que pase tu ira, y me asignes un tiempo en que te acordarás de mí?” (Job 14:13, Douay) El patriarca Job sabía que Dios se acuerda de los que están en el Seol, en el “infierno,” en el infernus. Job creía que Dios se acordaría de él para bien debido a su fiel integridad para con el Dios verdadero. El profeta Jonás también reconocía ese hecho, porque, cuando estaba dentro del pez grande en el mar Mediterráneo dijo: “Clamé de en medio de mi aflicción al Señor, y él me oyó: clamé desde el vientre del infierno [latín, inferi], y has oído mi voz.” (Jon. 2:3, Douay) Y también tenemos al salmista David, quien escribió: “Porque no dejarás mi alma en el infierno [latín, infernus]; ni darás a tu santo para que vea corrupción.”—Sal. 15:10, Douay.

jd cap. 5 pág. 69 párr. 23 “Busquen a Jehová” adorándolo como él desea
23. Si nos damos cuenta de que debemos mejorar en algún aspecto, ¿qué podemos hacer?
23 Puede que uno se sienta a veces como Jonás en el vientre del gran pez cuando le decía a Jehová: “¡Se me ha expulsado de enfrente de tus ojos! ¿Cómo volveré a contemplar tu santo templo?” (Jonás 2:4). A los seres humanos imperfectos, propensos como somos a los errores, nos tranquilizan mucho las siguientes palabras de Jehová: “Vuelvan a mí, y yo ciertamente volveré a ustedes” (Malaquías 3:7). Si nos damos cuenta de que debemos fortalecer nuestra relación con Jehová, podemos acudir a los ancianos de la congregación, quienes nos ayudarán con mucho gusto. Es cierto que al principio nuestra situación pudiera ser comparable a la conducción de un vehículo: empezamos lentamente, y de forma gradual alcanzamos la velocidad deseada. Pero una vez en marcha, nos será más fácil progresar. Si este es su caso, no lo piense dos veces: Jehová lo recibirá y le ayudará, pues es “benévolo y misericordioso, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa” (Joel 2:12-14). Sin duda, los mensajes de los profetas infunden mucho ánimo a todos cuantos quieran adorar a Dios como él desea.



w92 15/7 pág. 20 Usted puede hallar consuelo en tiempo de angustia - Nunca descuide la oración
Los siervos de Dios deben orar con fervor cuando se sienten deprimidos. Las Escrituras contienen muchas oraciones que se pronunciaron en tiempo de angustia. (1 Samuel 1:4-20; Salmo 42:8.) Algunos pudieran pensar: ‘Estoy tan deprimido que no me es posible orar’. En ese caso, ¿por qué no considerar el ejemplo de Jonás? Cuando estaba en el vientre del pez, dijo: “Cuando mi alma se desmayaba dentro de mí, Jehová fue Aquel a quien recordé. Entonces mi oración llegó a ti, en tu santo templo. [...] Con la voz de acción de gracias ciertamente te haré sacrificio. Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré. La salvación pertenece a Jehová”. (Jonás 2:4-9.) Sí, Jonás oró, y Dios lo consoló y salvó.

re cap. 25 pág. 167 Se revivifica a los dos testigos
El “abismo” (griego: á•bys•sos; hebreo: tehóhm) se refiere simbólicamente a un lugar de inactividad. (Véase Revelación 9:2.) Sin embargo, en sentido literal puede referirse también al vasto mar. La palabra hebrea suele traducirse “profundidad acuosa”. (Salmo 71:20; 106:9; Jonás 2:5.) Así puede verse que la “bestia salvaje que asciende del abismo” es lo mismo que la “bestia salvaje que asciende del mar”. (Revelación 11:7; 13:1.)

ol parte 4 págs. 12-13 párrs. 5-6 ¿Dónde están nuestros antepasados?
5, 6. Según la Biblia, ¿qué es el alma?
5 La Biblia enseña que el alma no es algo que la persona tenga dentro; el alma es la persona misma. Por ejemplo, cuando Dios creó a Adán, “el hombre vino a ser alma viviente” (Génesis 2:7). Adán no recibió un alma, sino que él, su persona completa, era un alma.
6 En consecuencia, leemos que las almas nacen (Génesis 46:18); comen y ayunan (Levítico 7:20; Salmo 35:13), o lloran y se desmayan (Jeremías 13:17; Jonás 2:7). También se las puede secuestrar, perseguir y sujetar con hierros (Deuteronomio 24:7; Salmo 7:5; 105:18). En estos textos, algunas Biblias usan la palabra alma para traducir el vocablo de la lengua original, mientras que otras usan ser, criatura o persona. Todas estas palabras significan lo mismo.

w02 15/1 pág. 4 ¿Confía usted en un Dios real?
Hoy día también es común idolatrar, venerar o adorar a personalidades del mundo del entretenimiento, figuras del deporte, sistemas políticos y ciertos líderes religiosos. Además, el dinero es un dios para una multitud de personas. Todos estos ídolos se presentan como poseedores de cualidades y valores que no tienen. No proveen ni pueden proveer todo lo que sus fieles esperan de ellos. Por ejemplo, tal vez parezca que el dinero es la solución a muchos problemas, pero el poder de las riquezas es engañoso (Marcos 4:19). Un investigador preguntó: “¿Cómo es posible que algo que tanta gente desea con suma avidez y que se considera un curalotodo, cause, una vez obtenido, tantos efectos nocivos, que van desde la desilusión hasta los auténticos traumas?”. En efecto, la búsqueda de riquezas pudiera exigir que la persona sacrificara lo que es de verdadero valor: la buena salud, una vida familiar gratificante, amigos íntimos o una preciosa relación con el Creador. Finalmente, su dios no es más que un ‘ídolo de la falsedad’ (Jonás 2:8).

si pág. 155 párr. 12 Libro bíblico número 32: Jonás
12. a) ¿Qué más dice Jesús de los ninivitas y de los judíos de su generación? b) ¿Cómo se presentó “algo más que Jonás”, y qué relación tiene eso con el Reino de Jehová y la salvación?
12 En esa misma consideración Jesús hace un contraste entre el arrepentimiento de los ninivitas y la dureza de corazón y rechazo categórico de que él fue objeto por los judíos durante su propio ministerio, al decir: “Varones de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron por lo que Jonás predicó, pero, ¡miren!, algo más que Jonás está aquí”. (Véanse también Mateo 16:4 y Lucas 11:30, 32.) “Algo más que Jonás”... ¿qué quiso decir Jesús con estas palabras? Hacía referencia a sí mismo como el mayor de los profetas, el Enviado de Jehová para predicar: “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado”. (Mat. 4:17.) Sin embargo, muchos de los judíos de aquella generación rechazaron la “señal de Jonás”. ¿Qué hay de hoy día? Aunque muchos no hacen caso del mensaje de advertencia que viene de Jehová, millares por todo el mundo tienen la gloriosa oportunidad de oír las buenas nuevas del Reino de Dios que fueron predicadas primero por Jesús, “el Hijo del hombre”. Como los ninivitas arrepentidos, que fueron bendecidos mediante la predicación de Jonás, estos también pueden participar de la provisión abundante y misericordiosa de Jehová de una vida extendida, porque verdaderamente “la salvación pertenece a Jehová”. (Jon. 2:9.)

w11 15/11 pág. 7 párrs. 8-9 “No te apoyes en tu propio entendimiento”
8, 9. Según se ve en las oraciones de Ezequías, Ana y Jonás, ¿qué era lo que más les importaba? ¿Qué aprendemos de esto?
8 Además, los ejemplos de Ezequías, Ana y Jonás nos enseñan una lección sobre lo que nunca debemos olvidar cuando oramos en momentos difíciles. Los tres sufrieron el dolor de enfrentarse a situaciones amargas; aun así, sus plegarias indican que su mayor preocupación no eran ellos mismos ni sus problemas, sino el nombre de Dios, su adoración y el cumplimiento de su voluntad. A Ezequías le dolió que se deshonrara el nombre de Jehová. Ana prometió dar al hijo que tanto deseaba para que sirviera en el tabernáculo de Siló. Y Jonás dijo: “Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré” (Jon. 2:9).
9 Cuando pedimos a Dios que nos libre de una situación compleja, es bueno analizar nuestros motivos. ¿Nos preocupa únicamente resolver el problema, o tenemos presente a Jehová y su propósito? Los sufrimientos pueden hacer que estemos tan atrapados en nuestras circunstancias que el interés por los asuntos espirituales pase a un segundo plano. Al pedirle a Dios que nos ayude, nunca perdamos de vista a Jehová, la santificación de su nombre y la vindicación de su soberanía. Todo esto nos ayudará a mantener una actitud positiva aunque no se materialice la solución que esperábamos. A veces Jehová responde a nuestras oraciones dándonos fortaleza para aguantar la situación (léanse Isaías 40:29 y Filipenses 4:13).

CAPITULO 3
cl cap. 16 págs. 160-161 párrs. 8-9 Debemos “ejercer justicia” al andar con Dios
8, 9. ¿En qué sentido constituye la proclamación de las buenas nuevas una demostración de la justicia de Jehová?
8 Ejercitamos la justicia —y de hecho imitamos la de Jehová— al hacer cuanto esté en nuestra mano por predicar las buenas nuevas del Reino. Ahora bien, ¿qué relación hay entre estas y la justicia divina?
9 Jehová no eliminará este mundo perverso sin antes dar advertencia. En su profecía sobre los sucesos del tiempo del fin, Jesús dijo: “En todas las naciones primero tienen que predicarse las buenas nuevas” (Marcos 13:10; Mateo 24:3). El adverbio “primero” implica que la predicación mundial irá seguida de otros eventos, entre ellos la predicha gran tribulación, en la que se destruirá a los malvados y se preparará el camino para instaurar un nuevo mundo donde imperará la rectitud (Mateo 24:14, 21, 22). Ciertamente, nadie tiene razón para acusar a Dios de no ser equitativo con los impíos, pues les avisa, dándoles muchas oportunidades para enmendarse y librarse de la destrucción (Jonás 3:1-10).

w84 15/12 pág. 17 párr. 6 “Efectúa tu ministerio plenamente”
6. a) ¿Por qué debemos ‘predicar la palabra’? b) ¿Qué beneficios se derivan de que prestemos atención a cómo efectuamos nuestro ministerio?
6 El ministerio tiene diferentes facetas; hay muchas cosas que el ministro tiene que hacer. En primer lugar, Pablo menciona ‘predicar la palabra’. Ésta es la palabra que Jehová ha escogido revelar a sus siervos. Es la palabra de verdad acerca de la cual Jesús habló. Jehová da a conocer cuál es su mensaje para la humanidad en determinado tiempo, y tiene sus testigos sobre la tierra para que expongan el lado de él en el punto en cuestión. El modo de obrar de Jehová es dar el mensaje de advertencia antes de tomar acción (2 Crónicas 36:15, 16; Isaías 42:9; 43:12; Jonás 3:2-4). Su mensaje resulta en bien para los que lo escuchan; pueden conseguir un lugar de seguridad. Los que no prestan atención tienen que sufrir las consecuencias cuando Jehová entre en acción para ejecutar su juicio. Tendrán que cargar con su propia responsabilidad (Hechos 20:20, 21, 26, 27). No obstante, el derrotero sabio que debe seguir el ministro de Dios es: “Presta constante atención a ti mismo y a tu enseñanza. Persiste en estas cosas, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y también a los que te escuchan”. (1 Timoteo 4:16.)

su cap. 7 pág. 57 párr. 8 Actúe sabiamente frente a la calamidad
8. ¿Cómo mostraron sabiduría los ninivitas cuando Jonás les dio el mensaje de advertencia de Dios, y con qué resultados?
8 En el siglo noveno a. de la E.C. Jehová dio a Jonás la comisión de ir a la gente de Nínive, la capital de Asiria, y proclamarle que, a causa de la maldad de ellos, Nínive sería derribada. Cuando Jonás dio la advertencia de que dentro de solo 40 días perecerían, ¿cómo reaccionó la gente? En vez de mofarse, “empezaron a poner fe en Dios, y procedieron a proclamar un ayuno y a ponerse saco”. El rey mismo se unió a la gente e instó a todos a clamar sinceramente a Dios y a volverse de su mal camino y de su violencia. Razonó: “¿Quién hay que sepa si el Dios verdadero se vuelva [...] de su cólera ardiente, de modo que no perezcamos?”. Porque abandonaron su mal camino, Jehová les mostró misericordia. Se les perdonó la vida. (Jonás 3:2-10.)

w89 15/4 pág. 31 Advertencias divinas que le afectan
Jonás 3:3.—El tamaño de Nínive no se ha exagerado. Aunque los muros que la rodeaban tenían solo 13 kilómetros (8 millas) de circunferencia, evidentemente se incluyeron los suburbios en el nombre de la ciudad, y estos suburbios pueden haber abarcado una distancia de 42 kilómetros (26 millas).

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Jonás 3:3. ¿Por qué se dice que el tamaño de Nínive equivalía a una “distancia de tres días de camino”? La antigua ciudad de Nínive era tan grande que tomaba tres días rodearla a pie. Probablemente abarcaba otros asentamientos situados entre Jorsabad, al norte, y Nimrud, al sur. Todos ellos formaban una especie de cuadrado con un perímetro de 100 kilómetros (60 millas).
ip-1 cap. 12 pág. 144 párrs. 1-2 No tengas miedo del asirio
1, 2. a) Desde una óptica humana, ¿por qué resulta comprensible que Jonás se mostrara reacio a cumplir la comisión de predicar a los asirios? b) ¿Cómo respondieron los ninivitas cuando oyeron el mensaje de Jonás?
A MEDIADOS del siglo IX a.E.C., el profeta hebreo Jonás, hijo de Amitai, se aventuró a entrar en Nínive, la capital del Imperio asirio. Llevaba un mensaje importante. Jehová le había dicho: “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclama contra ella que la maldad de ellos ha subido delante de mí” (Jonás 1:2, 3).
2 En un principio, cuando Jonás recibió aquella comisión, huyó en dirección opuesta, hacia Tarsis. Desde una óptica humana, su reacción resulta comprensible. Los asirios eran un pueblo cruel. He aquí lo que uno de sus monarcas hizo con sus enemigos: “Desmembré a los oficiales [...]. A muchos de sus cautivos los quemé con fuego, y a otros muchos los capturé vivos. A algunos les amputé las manos y los dedos; a otros, la nariz”. Sin embargo, cuando Jonás finalmente entregó el mensaje divino, los ninivitas se arrepintieron de sus pecados, así que Jehová, por esa vez, perdonó a la ciudad (Jonás 3:3-10; Mateo 12:41).

jd cap. 3 págs. 30-31 párr. 4 El día de Jehová: un tema importantísimo
4. ¿Qué alusiones al día de Jehová hicieron los restantes de los doce profetas?
4 Los restantes de los doce profetas también hicieron varias alusiones al “día de Jehová”, aunque no usaron dicha expresión. Por ejemplo, Oseas dijo que el Altísimo ajustaría cuentas primero con Israel y luego con Judá (Oseas 8:13, 14; 9:9; 12:2). Por lo general, estos mensajes se referían a ocasiones en las que Dios intervendría en aquella misma época. Así, Jonás proclamó la sentencia contra Nínive, y Miqueas indicó lo que sucedería cuando Dios tomara medidas contra varios pueblos rebeldes (Jonás 3:4; Miqueas 1:2-5). Por su parte, Nahúm prometió que Jehová se vengaría de Sus adversarios (Nahúm 1:2, 3). Y Habacuc clamó por justicia y describió “el día de la angustia” (Habacuc 1:1-4, 7; 3:16). Algunos de estos libros apuntaron claramente a sucesos en que estarían implicados los cristianos verdaderos. Este es el caso de Ageo, uno de los profetas posteriores al exilio, quien predijo que las naciones serían mecidas (Ageo 2:6, 7). Pues bien, el apóstol Pablo citó Ageo 2:6 para animar a los cristianos a estar espiritualmente sanos cuando Dios elimine los perversos cielos simbólicos (Hebreos 12:25-29; Revelación [Apocalipsis] 21:1).

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Jonás 3:4. ¿Tuvo que aprender Jonás el idioma asirio para predicar a los ninivitas? Puede que Jonás ya supiera dicho idioma o fuera facultado milagrosamente para hablarlo. O tal vez pronunció su breve mensaje en hebreo, y alguien hizo de intérprete. En este caso, es posible que las palabras de Jonás hayan despertado aún más curiosidad.

dp cap. 6 págs. 88-89 párr. 14 Se desentraña el misterio del gran árbol
14. ¿Qué le instó Daniel a hacer a Nabucodonosor?
14 En vista de lo que se predijo sobre Nabucodonosor, Daniel le recomendó con valor: “Por lo tanto, oh rey, que te parezca bueno mi consejo, y remueve tus propios pecados por justicia, y tu iniquidad por medio de mostrar misericordia a los pobres. Quizás ocurra un alargamiento de tu prosperidad” (Daniel 4:27). Si Nabucodonosor abandonaba su proceder pecaminoso de opresión y soberbia, su futuro tal vez tomaría otro rumbo. Debe tenerse en cuenta que unos dos siglos antes Jehová no había llevado a cabo su designio de eliminar a los habitantes de Nínive, la capital de Asiria, debido a que tanto el rey como sus súbditos se habían arrepentido (Jonás 3:4, 10; Lucas 11:32). ¿Y el orgulloso Nabucodonosor? ¿Cambiaría de proceder?

re cap. 25 pág. 164 párr. 11 Se revivifica a los dos testigos
11. ¿Qué significó el que los fieles cristianos ungidos profetizaran “vestidos de saco”?
11 Estos cristianos ungidos fieles necesitaban la cualidad de aguante, porque tenían que profetizar “vestidos de saco”. ¿Qué significó esto? En los tiempos bíblicos el saco frecuentemente simbolizaba duelo. El llevarlo puesto indicaba que el usuario estaba abatido por el dolor o la angustia. (Génesis 37:34; Job 16:15, 16; Ezequiel 27:31.) El saco se asociaba con los mensajes dolorosos de condenación o aflicción que los profetas de Dios tenían que proclamar. (Isaías 3:8, 24-26; Jeremías 48:37; 49:3.) El vestirse de saco podía indicar humildad o arrepentimiento ante la advertencia divina. (Jonás 3:5.) El saco que llevaban los dos testigos parece indicar su aguante con humildad mientras anunciaban los juicios de Jehová. Eran testigos que proclamaban Su día de venganza que traería duelo también a las naciones. (Deuteronomio 32:41-43.)

jd cap. 4 págs. 48-49 párrs. 11-12 Jehová, el Dios que predice y cumple
11, 12. a) ¿Por qué creían muchos que era imposible conquistar Nínive? b) En cumplimiento de la palabra profética de Dios, ¿qué le ocurrió a Nínive?
11 Imagínese que usted vive en el siglo IX antes de nuestra era, en lo que hoy conocemos como Oriente Medio. ¿De qué gran ciudad habrá oído hablar? Seguramente, de Nínive, ciudad asiria situada en la ribera oriental del río Tigris, a 900 kilómetros al nordeste de Jerusalén. Tal vez le hayan contado que es gigantesca, con un perímetro de 100 kilómetros. De hecho, quienes la han visitado afirman que compite con Babilonia en esplendor y que cuenta con palacios reales, templos, amplias calles, parques públicos y una imponente biblioteca. Además, algunos estrategas militares mencionan que sus murallas exteriores e interiores son enormes e impenetrables.
12 “¡Es imposible conquistarla!”, tuvo que decir mucha gente acerca de Nínive. Pero varios profetas de la diminuta nación de Judá reiteraron que Jehová había decretado la destrucción de aquella “ciudad de derramamiento de sangre”. Es cierto que se libró por un tiempo del castigo divino, pues sus habitantes respondieron al mensaje de Jonás. Sin embargo, volvieron a descarriarse, de modo que Nahúm dirigió las siguientes palabras proféticas a Nínive: “Una espada te cortará. [...] No hay alivio para tu catástrofe” (Nahúm 3:1, 7, 15, 19; Jonás 3:5-10). Por aquellos años, Dios predijo por boca de Sofonías que la ciudad quedaría arrasada (Sofonías 2:13). ¿Se cumpliría la palabra de Jehová? ¿Sería derrocada la potencia invencible de aquella época? La respuesta llegó hacia el año 632 antes de nuestra era, cuando los ejércitos babilonios, escitas y medos sitiaron Nínive y lograron entrar, aprovechando que unas inundaciones repentinas socavaron los muros (Nahúm 2:6-8). La poderosa capital se convirtió enseguida en un montón de ruinas, y hasta el día de hoy permanece deshabitada. “La ciudad de tanto alborozo” fue incapaz de impedir que se cumpliera la palabra de Dios (Sofonías 2:15).





w77 15/4 pág. 237 párrs. 1-3 La fe que significa sobrevivir
1-3. (a) ¿Qué fundamento hay para que algunos pasen con vida a través del venidero tiempo de angustia mundial? (b) Dé algunos ejemplos bíblicos que muestren que esto es así.
GRANDE como será la venidera catástrofe o tribulación, la Biblia nos asegura que habrá sobrevivientes. ¿Qué fundamento tendrán para sobrevivir? El fundamento de su fe en Dios, aun como fue ilustrado vez tras vez cuando Jehová Dios hizo que le vinieran catástrofes a la humanidad en el pasado. Los que ejercieron fe, lo cual significó, no solo creer en la existencia de Dios, sino confiar en sus promesas y obrar en armonía con la convicción que tenían, sobrevivieron. El ejemplo más temprano es el de Noé y su familia. Ellos ejercieron fe y sobrevivieron. (Heb. 11:7) También fue notable la supervivencia de Lot y sus dos hijas cuando Sodoma y Gomorra fueron destruidas. El interés de Lot en sus dos yernos en perspectiva hizo que les diera una advertencia. Seguía diciendo: “‘¡Levántense! ¡Sálganse de este lugar, porque Jehová está arruinando la ciudad!’ Pero a los ojos de sus yernos parecía como hombre que bromeaba.” Demasiado tarde descubrieron que Lot no estaba bromeando.—Gén. 19:14.
2 En el siglo noveno antes de nuestra era común Jehová Dios envió a Jonás para dar una advertencia a la gente de Nínive, la capital de Asiria. Debido a la gran iniquidad de ellos, Él había decretado su destrucción. Sin embargo, la gente prestó atención a la advertencia: “Los hombres de Nínive empezaron a poner fe en Dios.” ¿Con qué resultado? “El Dios verdadero llegó a ver sus obras, que se habían vuelto de su mal camino; y por lo tanto el Dios verdadero sintió pesar en cuanto a la calamidad de que había hablado que les causaría; y no la causó.” (Jon. 3:5, 10) Aquella generación arrepentida de ninivitas quedó con vida a través de aquella crisis.
3 Unos siglos después el profeta Jeremías y el esclavo etíope Ebed-melec, quien desempeñó un papel en la salvación de la vida de Jeremías, fueron sobrevivientes debido a su fe cuando Jerusalén fue destruida. (Jer. 39:16-18) La historia registra que los cristianos primitivos sobrevivieron cuando Jerusalén fue destruida por segunda vez debido a que pusieron fe en las palabras de advertencia de Jesús de huir de aquella ciudad cuando la vieran rodeada por ejércitos.—Luc. 21:20, 21.

jd cap. 9 págs. 118-119 párrs. 14-15 Tratemos a los demás como Dios quiere
14, 15. ¿Qué historial de violencia tenían las naciones vecinas del pueblo de Dios?
14 Pensemos en la fama de algunas naciones vecinas del pueblo de Dios. Al nordeste estaba Asiria, de cuya capital, Nínive, escribió Nahúm las siguientes palabras: “¡Ay de la ciudad de derramamiento de sangre! Está toda llena de engaño y de robo. ¡De allí la presa no parte!” (Nahúm 3:1). Los asirios eran notorios por su agresividad en el combate y su crueldad con los prisioneros de guerra, a quienes acostumbraban quemar o desollar vivos, sacarles los ojos o cortarles la nariz, las orejas o los dedos. El libro Dioses, tumbas y sabios señala: “El recuerdo y la fama de Nínive se grabó en la conciencia de los hombres por las monstruosidades cometidas: asesinatos, pillaje, sumisión de pueblos y opresión de los débiles. La guerra y el terror fueron las únicas normas”. De hecho, contamos con un testigo que observó —y posiblemente cometió— tales actos violentos: el rey de Nínive. En efecto, cuando él escuchó el mensaje de Jonás, dio este mandato al pueblo: “Que se cubran de saco, hombre y animal doméstico; y que clamen a Dios con fuerza y se vuelvan, cada uno, de su mal camino y de la violencia que había en sus manos” (Jonás 3:6-8).
15 Pero la brutalidad no se limitaba a Asiria. Edom, al sudeste de Judá, también iba a ser castigada por ello. ¿Qué había hecho? “En lo que respecta a Edom, un desierto de yermo desolado llegará a ser, debido a la violencia hecha a los hijos de Judá, en cuya tierra derramaron sangre inocente.” (Joel 3:19.) ¿Tomaron en serio esta advertencia los edomitas y abandonaron su agresividad? No, pues dos siglos después Abdías escribió: “Tus hombres poderosos tendrán que aterrarse, oh [lugar edomita de] Temán [...]. Por la violencia [con que trataste] a tu hermano Jacob, [...] tendrás que ser cortado hasta tiempo indefinido” (Abdías 9, 10). Ahora bien, ¿qué hay del pueblo de Dios?







¿En que sentido sintió pesar Jehová respecto a la calamidad que había dicho que les causaría a los ninivitas? (Jon. 3:8,10.) (19 de noviembre, w07 1/11 pág. 15 párr. 1.)
w07 1/11 pág. 15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Jonás 3:8, 10. El Dios verdadero “sintió pesar”, es decir, cambió de opinión, y decidió no traer la calamidad que había anunciado. ¿Por qué? Porque los ninivitas “se habían vuelto de su mal camino”. Lo mismo sucede hoy. Para no recibir el castigo divino, la persona que peca debe arrepentirse sinceramente.

jd cap. 11 págs. 143-144 párr. 9 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
9. Tal como indica el caso de los ninivitas, ¿qué es necesario para sobrevivir?
9 El hecho de que Jehová perdonara a los ninivitas nos enseña otra lección. Leemos que tomaron en serio el anuncio de su inminente castigo y “empezaron a poner fe en Dios” (Jonás 3:5). En efecto, para sobrevivir fue necesario demostrar fe, y no solo temer el castigo. Pues bien, Jehová anhela que las personas se arrepientan y demuestren fe. Por ello, nos permite ser predicadores para ayudarlas a tomar una decisión. ¿Con qué resultados? En el caso de los ninivitas, la Biblia dice que “el Dios verdadero llegó a ver las obras de ellos, que se habían vuelto de su mal camino; y por eso el Dios verdadero sintió pesar en cuanto a la calamidad de que había hablado que les causaría; y no la causó” (Jonás 3:10). Puesto que es imposible engañar a Jehová con palabras o gestos fingidos, el remordimiento de los ninivitas y las obras con que lo evidenciaron tuvieron que ser auténticos. Él vio que habían cambiado de verdad y que su arrepentimiento y su fe eran sinceros.

w07 1/11 pág. 14 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Respuestas a preguntas bíblicas:
w89 15/4 pág. 31 Advertencias divinas que le afectan
Jonás 3:10.—La palabra hebrea que se vierte “sintió pesar” se refiere a cambiar de opinión respecto a acción pasada (o propuesta). Así, Jehová puede ‘sentir pesar’ o cambiar de opinión en cuanto a castigar a los humanos que cometen errores cuando estos se arrepienten sinceramente.

CAPITULO 4
w98 15/8 págs. 17-18 párrs. 10-11 Fortalezcamos nuestra confianza en la justicia de Dios
10, 11. ¿Cómo demostró Jonás falta de confianza en Jehová a) cuando se le mandó ir a Nínive? b) cuando Dios no destruyó a los ninivitas?
10 Cuando se le dijo a Jonás que fuera a Nínive, este no correspondió a la confianza que Jehová depositó en él. Después de pasar por una aterradora experiencia como resultado de su desobediencia, Jonás recobró el juicio, se dio cuenta de su error, aceptó su misión en el extranjero y advirtió a los ninivitas de la destrucción que se avecinaba. Entonces sucedió lo inesperado: los ninivitas se arrepintieron y Jehová decidió no destruirlos (Jonás 1:1–3:10).
11 ¿Cómo reaccionó Jonás? Contrariado, se quejó a Dios en oración. En esencia le dijo: “Ya sabía que pasaría esto. Por eso no quise venir a Nínive al principio. Después de todo lo que me ha tocado pasar, como el miedo y la humillación de ser tragado por un gran pez, y después de todo el arduo trabajo de advertir a los ninivitas de la destrucción inminente, a esto hemos llegado. Todo mi trabajo y sufrimiento para nada. Mejor sería estar muerto” (Jonás 4:1-3).

w07 1/11 págs. 14-15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 4:1-4. Ningún ser humano puede poner límites a la misericordia de Dios. Debemos tener cuidado para nunca criticar los actos de misericordia de Jehová.







jd cap. 11 pág. 139 párrs. 1-2 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
1, 2. a) ¿Qué nos enseña la reacción de Jonás cuando Jehová decidió no destruir a Nínive? b) ¿Por qué deberíamos analizar la misericordia de Dios y la importancia que él da a la vida de las personas?
JEHOVÁ se sentía feliz, pero Jonás estaba deprimido. Mientras que Dios había tomado la misericordiosa decisión de perdonar la vida a miles de personas —que habían sido enemigas de su pueblo—, el profeta habría preferido verlas muertas.
2 La reacción de Jonás nos enseña que a los seres humanos a veces nos cuesta comprender hasta dónde llega la paciencia divina. También se nos hace difícil demostrar que, al igual que Jehová, deseamos que la gente se salve. A Jonás “le desagradó sumamente” que Jehová perdonara a los ninivitas, por lo que “llegó a estar enardecido de cólera”. ¿Por qué se sintió así? ¿Sería porque estaba más preocupado por sus propios sentimientos que por la misericordia y por la supervivencia de tantas personas? Tal vez pensara que si los ninivitas se libraban del castigo, él quedaría en ridículo (Jonás 4:1, 10, 11). ¿Qué podemos decir del momento actual? Dado que está tan cerca el día de Jehová, preguntémonos: “¿Cómo podría yo apreciar mejor el perdón de Dios? ¿Cómo podría ayudar a los pecadores arrepentidos a beneficiarse a mayor grado del tierno amor de Jehová? Sí, ¿cómo demostraré que comparto el deseo de Dios de que la gente se salve?”.

w82 1/9 pág. 11 Una lengua instruida... ‘para animar a los cansados’
“¿Es correcto que te hayas enardecido de cólera?,” preguntó Jehová. Sí, una pregunta sencilla a propósito para hacerlo pensar. Nada de acusación. Nada de condenación. Aunque Jonás no respondió inmediatamente, Jehová no lo dejó por imposible, sino que proveyó una planta grande para protegerlo del sol ardiente. Entonces Jehová empleó una ilustración que evidentemente llegó al corazón de Jonás. Hizo que muriera la planta grande. Cuando Jonás se encolerizó a causa de la muerte de la planta, Jehová lo ayudó a ver cuánto más preciosa era la vida de los ninivitas que la vida de aquella planta. ¿No debería él sentir más compasión aún por ellos que por la muerte de una mera planta? ¡Ilustración sencilla, pero eficaz!—Jonás 4:1-11.

w91 15/5 págs. 10-11 párr. 2 Consideremos dechados de gran paciencia
2. ¿Qué significa la palabra griega que se vierte “gran paciencia”, y quién, más que toda otra persona, despliega esa cualidad?
2 La palabra griega que se traduce “gran paciencia”, y a veces “sufrido” o “sufridos”, significa literalmente “largura de espíritu”. La gran paciencia se ha definido como “aquella cualidad de auto-refrenamiento ante la provocación que no toma represalias apresuradas ni castiga con celeridad” (Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, por W. E. Vine [traducción de S. Escuain], tomo 3, página 112). Tener gran paciencia implica ejercer autodominio y ser tardo para la cólera. ¿Y quién, más que toda otra persona, es tardo para la cólera y despliega gran paciencia? Nadie sino Jehová Dios. Por eso en Éxodo 34:6 leemos que Jehová es “un Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad”. De hecho, en las Escrituras hay otros ocho lugares donde se dice que Jehová es “tardo para la cólera”. (Números 14:18; Nehemías 9:17; Salmo 86:15; 103:8; 145:8; Joel 2:13; Jonás 4:2; Nahúm 1:3.)

w98 1/2 pág. 5 Razones sólidas para ser optimistas hoy en día
Jonás vivió en el siglo IX a.E.C. La Biblia indica que fue un fiel profeta de Jehová en el reino de diez tribus de Israel durante el reinado de Jeroboán II. Sin embargo, rehusó aceptar el cometido de ir a Nínive para advertir a la gente. El historiador Josefo dice que Jonás “no partió para allá por miedo, sino que escapó” y viajó a Jope, donde se embarcó con rumbo a Tarsis, probablemente la actual España (Jonás 1:1-3). En Jonás 4:2 se explica por qué Jonás adoptó una actitud tan pesimista respecto a esta asignación.
Con el tiempo, Jonás concordó en llevar a cabo su misión, pero se encolerizó cuando la gente de Nínive se arrepintió. De modo que Jehová le enseñó una buena lección sobre la compasión haciendo que se secara y muriera la calabaza vinatera en cuya sombra se había refugiado (Jonás 4:1-8). Hubiera sido más apropiado que Jonás sintiera lástima por los 120.000 hombres de Nínive que no sabían “la diferencia entre su mano derecha y su izquierda” que por la muerte de la planta (Jonás 4:11).
¿Qué aprendemos de la experiencia de Jonás? Que no hay lugar para el pesimismo en el servicio sagrado. Si percibimos la dirección de Jehová y la seguimos con plena confianza, tendremos éxito (Proverbios 3:5, 6).

w02 15/7 pág. 13 párr. 17 Añadamos devoción piadosa a nuestro aguante
17. ¿Cómo debemos ver la disciplina?
17 El desánimo puede socavar el aguante y tener un efecto adverso en nuestra devoción piadosa. Muchos siervos de Jehová se han desalentado en un momento u otro (Números 11:11-15; Esdras 4:4; Jonás 4:3). El desánimo es especialmente devastador cuando va acompañado de resentimiento, quizá porque nos hemos sentido despreciados, o porque nos han reprendido o disciplinado con dureza. Sin embargo, la reprensión y la disciplina son prueba del interés y del amor de Dios (Hebreos 12:5-7, 10, 11). No consideremos la disciplina un simple castigo, sino un medio de educarnos en el camino de la justicia. Si somos humildes, aceptaremos agradecidos que nos aconsejen, pues comprenderemos que “las censuras de la disciplina son el camino de la vida” (Proverbios 6:23). Y esto, a su vez, nos permitirá hacer magníficos progresos espirituales en la senda de la devoción piadosa.

w86 15/9 págs. 17-18 párr. 11 El consejo que es ‘sazonado con sal’
11. ¿Qué preguntas eficaces usó Jehová para aconsejar a Jonás?
11 Usted tal vez haya notado que Jehová también hizo preguntas cuando habló con Jonás acerca de su irrazonable cólera. Y cuando Jonás pidió morir debido a que estaba encolerizado por el hecho de que Nínive no fue destruida, Jehová le dijo: “¿Es correcto que te hayas enardecido de cólera?”. No obstante, Jonás no respondió. Por lo tanto, Jehová permitió que la calabaza vinatera creciera y entonces muriera. Entonces Jonás estaba doblemente disgustado. Así que Jehová le preguntó: “¿Es correcto que te hayas enardecido de cólera en cuanto a la calabaza vinatera?”. Esta vez Jonás sí contestó: “Correctamente me he enardecido de cólera, hasta el punto de la muerte”. Ahora que el profeta le había contestado a Jehová, este prosiguió a comparar la actitud que Jonás tenía para con una simple planta con la actitud de Él respecto a Nínive, y le hizo la pregunta final: “¿No debería yo sentir lástima por Nínive?”. (Jonás 4:4, 9, 11.) Así a Jonás se le dio consejo para que imitara la actitud de Jehová respecto a los habitantes arrepentidos de Nínive.

w94 15/9 pág. 29 ¿Está aprendiendo usted de nuestro Magnífico Instructor?
Jehová utilizó una calabaza vinatera para enseñar a Jonás la importancia de interesarse por los demás. La planta creció milagrosamente de la noche a la mañana y le proporcionó una buena sombra a Jonás, que había levantado una cabaña a las afueras de Nínive. Jonás empezó a “regocijarse mucho” debido a esta humilde planta. Pero entonces Jehová hizo que un gusano la hiriera y se secara. Jonás quedó expuesto al sol y a un viento abrasador, de modo que se enfadó y dijo: “Mejor es mi morir que mi estar vivo”. (Jonás 4:5-8.) ¿Qué lección aprendemos de este relato?
Jehová habló a Jonás con estas palabras: “Tú, por tu parte, sentiste lástima por la calabaza vinatera, por la cual no te afanaste, y que no hiciste crecer, la cual resultó ser el simple crecimiento de una noche y pereció como simple crecimiento de una noche. Y, por mi parte, ¿no debería yo sentir lástima por Nínive la gran ciudad, en la cual existen más de ciento veinte mil hombres que de ningún modo saben la diferencia entre su mano derecha y su izquierda, además de muchos animales domésticos?”. (Jonás 4:9-11.)
¡Qué lección práctica más profunda! Jonás estaba más interesado por una calabaza vinatera que por miles de personas. Aunque es loable interesarse por toda la creación de Dios, nuestra obra más importante es ayudar a las personas a salvarse.

w07 1/11 págs. 14-15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 4:6. Jehová rescató a Jonás del mar embravecido. Posteriormente “asignó una calabaza vinatera, para que subiera sobre Jonás, de modo que llegara a ser sombra sobre su cabeza, para librarlo de su estado calamitoso”. Los siervos de Jehová de la actualidad podemos confiar en que el Dios de bondad inmerecida también nos protegerá y nos salvará (Salmo 13:5; 40:11).

km 6/05 pág. 3 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
4. ¿Por qué deberíamos utilizar medios visuales al enseñar, y cómo nos puso el ejemplo Jehová? [be-S pág. 247 § 1, 2 y recuadro.] Los medios visuales retienen la atención del auditorio y crean una impresión mental más clara y duradera que la palabra hablada por sí sola. Jehová se valió de diferentes medios visuales, como las estrellas, el taller de un alfarero, una calabaza vinatera y el tabernáculo (Gén. 15:5; Jer. 18:1-6; Jon. 4:6-11; Heb. 9:9, 23, 24).
be lección 47 pág. 247 párrs. 1-2 Uso eficaz de medios visuales
¿POR QUÉ valerse de apoyos visuales al enseñar? Porque resulta en mayor eficacia docente. Jehová Dios y Jesucristo los utilizaron, y podemos aprender de su ejemplo. Cuando tales instrumentos van acompañados de la explicación oral, la información se recibe a través de dos sentidos, lo cual contribuye a retener la atención del auditorio y a incrementar el efecto de la exposición. ¿De qué maneras es posible incorporar estos recursos al comunicar las buenas nuevas? ¿Cómo saber si los estamos usando bien?
El ejemplo de los más grandes Maestros. Jehová enseñó lecciones valiosas mediante ayudas visuales difíciles de olvidar. Una noche llevó a Abrahán al aire libre y le dijo: “Mira hacia arriba, por favor, a los cielos, y cuenta las estrellas, si es que se te hace posible contarlas. [...] Así llegará a ser tu descendencia” (Gén. 15:5). Aun cuando la promesa parecía irrealizable desde la óptica humana, Abrahán se sintió profundamente conmovido y puso fe en Dios. En otra ocasión, Jehová envió a Jeremías a la casa de un alfarero para que viera al artesano moldear el barro en su taller. ¡Qué modo tan impactante de enseñar que el Creador ejerce autoridad sobre el hombre! (Jer. 18:1-6.) ¿Y acaso olvidaría alguna vez Jonás la lección de misericordia que Jehová le dio utilizando una calabaza vinatera? (Jon. 4:6-11.) Algunos profetas incluso recibieron la orden divina de escenificar los mensajes proféticos valiéndose de determinados objetos (1 Rey. 11:29-32; Jer. 27:1-8; Eze. 4:1-17). El tabernáculo y el templo son, en sí mismos, representaciones que nos ayudan a comprender realidades celestiales (Heb. 9:9, 23, 24). Dios también empleó muchas visiones para transmitir información importante (Eze. 1:4-28; 8:2-18; Hech. 10:9-16; 16:9, 10; Rev. 1:1).

be lección 47 pág. 247 párr. 2 Uso eficaz de medios visuales
El ejemplo de los más grandes Maestros. Jehová enseñó lecciones valiosas mediante ayudas visuales difíciles de olvidar. Una noche llevó a Abrahán al aire libre y le dijo: “Mira hacia arriba, por favor, a los cielos, y cuenta las estrellas, si es que se te hace posible contarlas. [...] Así llegará a ser tu descendencia” (Gén. 15:5). Aun cuando la promesa parecía irrealizable desde la óptica humana, Abrahán se sintió profundamente conmovido y puso fe en Dios. En otra ocasión, Jehová envió a Jeremías a la casa de un alfarero para que viera al artesano moldear el barro en su taller. ¡Qué modo tan impactante de enseñar que el Creador ejerce autoridad sobre el hombre! (Jer. 18:1-6.) ¿Y acaso olvidaría alguna vez Jonás la lección de misericordia que Jehová le dio utilizando una calabaza vinatera? (Jon. 4:6-11.) Algunos profetas incluso recibieron la orden divina de escenificar los mensajes proféticos valiéndose de determinados objetos (1 Rey. 11:29-32; Jer. 27:1-8; Eze. 4:1-17). El tabernáculo y el templo son, en sí mismos, representaciones que nos ayudan a comprender realidades celestiales (Heb. 9:9, 23, 24). Dios también empleó muchas visiones para transmitir información importante (Eze. 1:4-28; 8:2-18; Hech. 10:9-16; 16:9, 10; Rev. 1:1).

w93 1/12 págs. 14-15 párr. 5 Ejemplos de humildad que debemos imitar
5. ¿Qué incidentes testimonian la humildad de Jehová?
5 Jehová Dios ciertamente condescendió en el modo de tratar a Abrahán, pues le permitió cuestionar que fuera justo Su propósito de destruir a las depravadas ciudades de Sodoma y Gomorra. (Génesis 18:23-32.) Además, cada vez que Jehová manifestó que estaba dispuesto a aniquilar a la nación de Israel —en una ocasión por idólatra y en otra por rebelde—, Moisés razonó con él como si hablara con otro ser humano. En estos casos Jehová respondió de manera favorable. El que concediera las súplicas de Moisés a favor de Su pueblo, Israel, fue una muestra de humildad. (Éxodo 32:9-14; Números 14:11-20.) Otros ejemplos de la humildad de Jehová al ponerse al mismo nivel que el hombre, por decirlo así, son sus relaciones con Gedeón y Jonás, que se narran en Jueces 6:36-40 y Jonás 4:9-11.

km 8/81 págs. 1-3 párrs. 3-4 ¿Ha trabajado usted cabalmente su territorio?
3 Aunque diferentes publicadores deben trabajar periódicamente el territorio, algunas congregaciones hacen arreglos para que las mismas personas prediquen varias veces el mismo territorio o alguna porción específica de éste. Pudiera ser ventajoso saber el nombre del amo de casa. Además, las personas están más inclinadas a abrir la puerta cuando el que llama es alguien que ellas conocen. Se puede lograr mucho bien porque así estamos en mejor posición de ayudarles a aprender verdades bíblicas y mostrarles lo valioso que es realmente el mensaje del Reino.
4 Cuando los mismos publicadores trabajan un territorio, economizan esfuerzo, tiempo y gastos. ¿De qué manera? En primer lugar, las casas donde no había nadie, las revisitas y los estudios bíblicos estarán en un área más limitada, no dispersos en diferentes territorios, lo cual requeriría que se viajara mucho. Además, el hacer eso da mayor incentivo para visitar de nuevo a todas las personas que muestran interés en nuestro mensaje. Si a usted se le ha asignado personalmente una sección del territorio, ¿por qué no hace un esfuerzo diligente y organizado con el fin de familiarizarse con todos los que viven en su porción del “campo”? (Mat. 13:38) Al hacer esto, desplegamos la misma actitud misericordiosa de Jehová y reconocemos nuestra responsabilidad personal para con la vida de la gente de nuestra comunidad.—Jon. 4:11.

km 8/10 pág. 3 párr. 3 ¿Predicar informalmente? ¡Claro que usted puede!
3. ¿Cómo podemos vencer la timidez?
3 Para empezar. A muchos se nos hace difícil comenzar una conversación con un extraño. Aun tratándose de un conocido, pudiéramos sentirnos un tanto incómodos y no atrevernos a hablar de la verdad. Pero si meditamos en lo bueno que es Jehová, en los tesoros espirituales que nos ha dado y en la lamentable situación en que se halla la gente del mundo, nos brotará el deseo de expresarnos (Jon. 4:11; Sal. 40:5; Mat. 13:52). Además, podemos pedirle a Jehová que nos dé valor (1 Tes. 2:2). Como dijo cierto estudiante de Galaad: “A menudo he hallado que la oración me ayuda cuando se me dificulta hablar con la gente”. Si se siente inseguro, haga en silencio una corta oración (Neh. 2:4).

lp cap. 13 pág. 152 párr. 28 Un modelo de cosas venideras
28. ¿Cómo mostró Dios su consideración y bondad en sus leyes acerca de los animales?
28 A los animales también se les daba consideración bondadosa. Si un hombre veía a un animal doméstico en alguna apretura se exigía que lo ayudara, aunque perteneciera a un enemigo suyo. (Éxodo 23:4, 5; Deuteronomio 22:4) No se había de hacer que las bestias de carga trabajaran en exceso, ni se les había de tratar mal. (Deuteronomio 22:10; Proverbios 12:10) No se le debía poner un bozal al toro de modo que no pudiera disfrutar del fruto de su labor mientras estuviera trillando grano. (Deuteronomio 25:4) También se promulgaba la bondad a los animales salvajes. Un hombre no había de llevarse al ave madre junto con los huevos de ésta, acabando así con la familia. (Deuteronomio 22:6, 7) Entre los animales domésticos el individuo no había de degollar un toro o una oveja y su cría el mismo día. Todo esto obraba como impedimento al desarrollo de un espíritu de crueldad.—Levítico 22:28; compare con la consideración que Dios despliega para los animales según se expresa en Jonás 4:11 y Levítico 25:4, 5, 7.

jd cap. 13 págs. 176-177 párr. 20 “Proclamen esto entre las naciones”
20. Según indicó Jehová, ¿qué actitud tenía él hacia la gente de Nínive?
20 Otro profeta que encontró oídos receptivos fue Jonás, y eso que sus oyentes no daban la impresión de que fueran a cambiar. Lo cierto es que los hombres de Nínive, incluido el rey, aceptaron bien su mensaje y pusieron fe en Jehová. En este caso, Dios mismo preguntó: “¿No debería yo sentir lástima por Nínive la gran ciudad, en la cual existen más de ciento veinte mil hombres que de ningún modo saben la diferencia entre su mano derecha y su izquierda[?]” (Jonás 4:11). Pensemos en estas palabras al analizar las razones por las que anunciamos el temible día de Jehová. Seguramente lo hacemos porque estamos en deuda con él, pues nos ha salvado mediante el rescate. También nos mueve el sentido del deber, ya que somos sus siervos dedicados (1 Corintios 9:16, 17). Pues bien, aunque estas son razones válidas para proclamar ese día, deberíamos preguntarnos si, a imitación de nuestro misericordioso Dios, “senti[mos] lástima” por las personas a quienes se lo anunciamos. Si así es, obtendremos sin duda un gozo incomparable.

w98 15/8 págs. 18-19 párr. 12 Fortalezcamos nuestra confianza en la justicia de Dios
12. ¿Qué aprendemos de la experiencia de Jonás?
12 ¿Tenía Jonás alguna razón válida para quejarse? ¿Era injusto que Jehová tuviera misericordia a pecadores arrepentidos? En realidad, Jonás debería haberse alegrado; decenas de miles de personas iban a salvarse de la destrucción (Jonás 4:11). Pero su actitud irrespetuosa y quejumbrosa mostraba que no confiaba plenamente en la justicia de Jehová. Pensaba demasiado en sí mismo y muy poco en los demás. Aprendamos de Jonás y mantengámonos a nosotros mismos, y también nuestros sentimientos, en un segundo plano. Debemos tener la convicción de que obedecer a Jehová, seguir las directrices de su organización y aceptar Sus decisiones es lo propio. Estamos convencidos de que “les resultará bien a los que temen al Dios verdadero” (Eclesiastés 8:12).

w07 1/11 págs. 14-15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Lecciones para nosotros:
Jonás 4:11. Jehová es paciente y permite que el mensaje del Reino se predique por toda la Tierra porque siente lástima por quienes no saben la diferencia “entre su mano derecha y su izquierda”, como los 120.000 ninivitas. Nosotros también deberíamos sentir compasión por la gente y participar con entusiasmo en la predicación del Reino y en la obra de hacer discípulos (2 Pedro 3:9).


w07 1/11 pág. 15 Puntos sobresalientes de los libros de Abdías, Jonás y Miqueas
Jonás 3:8, 10. El Dios verdadero “sintió pesar”, es decir, cambió de opinión, y decidió no traer la calamidad que había anunciado. ¿Por qué? Porque los ninivitas “se habían vuelto de su mal camino”. Lo mismo sucede hoy. Para no recibir el castigo divino, la persona que peca debe arrepentirse sinceramente.
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX






----------------------------





Estadisticas blog

_____________________________

CURRENT MOON


___________________________________



=======================================

Calcula los usuarios online de tu web o blog







1 comentario:

Eduardo Muñoz H. dijo...

Hola, Mi hijo Abiel Miuñoz, de tan solo 10 años, se bautizó en asamblea de MONTERREY, N.L. MEXICO

AGRADEZCO A JEHOVÁ POR TAN GRAN BENDICION