EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 150.0000 hermanos de 195 paises

miércoles, 31 de octubre de 2012

PUNTOS SOBRESALIENTES SEMANA 29 OCTUBRE 2012

REUNIÓN DE LA SEMANA DEL 29 DE OCTUBRE
Escuela del Ministerio Teocrático
¨ Lectura de la Biblia: Oseas 8, 9, 10, 11, Puntos sobresalientes (10 min.)
*** w07 15/9 págs. 16-17 Puntos sobresalientes del libro de Oseas ***
8:7, 13; 10:13. El principio de que “cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará” fue cierto en el caso de los israelitas idólatras (Gálatas 6:7).
8:8; 9:17; 13:16. Las profecías relacionadas con el reino de Israel se cumplieron cuando su capital, Samaria, cayó en manos de Asiria (2 Reyes 17:3-6). Estamos seguros de que Dios hará todo cuanto ha dicho y llevará a cabo todo lo que ha hablado (Números 23:19).
8:14. Jehová envió “fuego en [las] ciudades [de Judá]” en 607 antes de nuestra era por medio de los babilonios, cuando trajo la desolación pronosticada contra Jerusalén y la tierra de Judá (2 Crónicas 36:19). La palabra de Dios nunca falla (Josué 23:14).
9:10. Aunque estaban dedicados al Dios verdadero, los israelitas “entraron a Baal de Peor, y procedieron a dedicarse a la cosa vergonzosa”. Hacemos bien en prestar atención a su deplorable ejemplo y no quebrantar nuestra dedicación a Jehová (1 Corintios 10:11).
10:1, 2, 12. Tenemos que adorar a Dios con un corazón libre de hipocresía. Cuando ‘sembramos semilla para nosotros en justicia, segamos de acuerdo con bondad amorosa’.
10:5. Bet-aven (que significa “Casa de Nocividad”) fue un término despectivo para Betel (que quiere decir “Casa de Dios”). Cuando el ídolo en forma de becerro de Bet-aven fue llevado al destierro, la gente de Samaria lloró la pérdida del objeto de su devoción. ¡Qué absurdo es confiar en un ídolo inerte, que ni siquiera puede protegerse a sí mismo! (Salmo 135:15-18; Jeremías 10:3-5.)
11:1-4. Jehová siempre trata con amor a su pueblo; por lo tanto, la sumisión a él nunca es opresiva.
11:8-11; 13:14. La palabra de Jehová sobre la restauración de su pueblo a la adoración verdadera ‘no volvió a él sin resultados’ (Isaías 55:11). En el año 537 antes de nuestra era finalizó el destierro en Babilonia y un resto volvió a Jerusalén (Esdras 2:1; 3:1-3). Todo cuanto Jehová ha hablado a través de sus profetas se cumplirá sin falta.
12:6. Debemos tomar la firme determinación de manifestar bondad amorosa, obrar con justicia y confiar siempre en Jehová.
13:6. Los israelitas ‘llegaron a estar satisfechos y su corazón empezó a ensalzarse. Por eso olvidaron a Jehová’. Evitemos toda tendencia al ensalzamiento personal.
g72 22/12 pág. 4 ¿Somos muy humanos para sobrevivir?
Bueno, ¿es el hombre “demasiado humano” para sobrevivir? ¿Cómo podría eso ser cierto puesto que el hombre fue creado ‘a la imagen de Dios y según la semejanza de Dios’? El primer hombre tenía en potencia la habilidad de vivir para siempre, y eso en condiciones paradisíacas, puesto que solo moriría si desobedecía a su Dios. Así es que el hombre tenía en potencia la habilidad —mental, física, emocional y moral— de vivir para siempre.—Gén. 1:26, 27; 2:16, 17.
Entonces ¿por qué está el mundo en tal enredo? ¿Por qué parece que la extinción amenaza a la humanidad? Hay dos razones básicas, y están estrechamente relacionadas. Una es que el hombre desobedeció a Dios y decidió dirigir su propio camino. Sin embargo él no tenía ni el derecho ni la habilidad para hacerlo. (Jer. 10:23) Sucedió tal como leemos: “El Dios verdadero hizo a la humanidad recta, pero ellos mismos han buscado muchos planes.” (Ecl. 7:29) Debido a ir en contra de la expresa voluntad de su Creador y Diseñador, el hombre por fuerza se vería en dificultades, así como también se vería cualquiera que tratara de usar una maquinaria complicada de manera contraria a las instrucciones del fabricante.—Ose. 8:7.
w96 15/4 pág. 11 párr. 3 Por qué terminará la religión mundana
3. ¿Por qué está enjuiciando Dios a la religión?
3 Desde la óptica de Dios, el apoyo que las masas den a la religión no cambia para nada un hecho ineludible: toda religión está siendo enjuiciada por Dios. Según se evidencia en su historia, Babilonia la Grande merece ser condenada, pues “sus pecados se han amontonado hasta llegar al cielo, y Dios ha recordado sus actos de injusticia”. (Revelación 18:5.) Oseas escribió en lenguaje profético: “Porque es viento lo que siguen sembrando, y un viento de tempestad es lo que segarán”. Por todo el mundo, el conjunto de las religiones falsas de Satanás pagará la pena máxima por haber traicionado a Dios, Su amor, Su nombre y Su Hijo. (Oseas 8:7; Gálatas 6:7; 1 Juan 2:22, 23.)
jd cap. 5 págs. 59-60 párr. 7 “Busquen a Jehová” adorándolo como él desea
7. a) ¿Cómo es posible que los israelitas cayeran tan fácilmente en la desobediencia? b) ¿De qué maneras podría el cristiano “empez[ar] a olvidar a su Hacedor”?
7 Quizás nos preguntemos: “¿Cómo es posible que los israelitas cayeran tan fácilmente en la desobediencia?”. Oseas describió así el proceso: “Israel empezó a olvidar a su Hacedor” (Oseas 8:14). La expresión “empezó a olvidar” transmite con exactitud el sentido de la forma verbal hebrea utilizada en el texto original. Es obvio que no sufrieron un ataque de amnesia que les borrara a Jehová de la memoria. Más bien, de forma gradual fueron perdiendo de vista la importancia de adorarlo como él quería. ¿Qué hay del cristiano de nuestros días? ¿No es cierto que podría caer en esa misma trampa? Por ejemplo, pensemos en el esposo que se preocupa por mantener a su familia (1 Timoteo 5:8). Como es lógico, se toma en serio su trabajo. Sin embargo, pudieran surgirle problemas, y quizás crea que tenga que faltar a algunas reuniones cristianas por cuestiones laborales. Cada vez le duele menos perdérselas y se va acostumbrando a hacerlo con más frecuencia. Poco a poco se debilita su relación con Dios. Sin darse cuenta, ya ha “empez[ado] a olvidar a su Hacedor”. Lo mismo podría ocurrirle a quien tenga padres u otros familiares no creyentes si no decide sabiamente cuánto tiempo les dedicará y cuándo lo hará (Éxodo 20:12; Mateo 10:37). Además, ¿verdad que podría suceder igual si uno no decidiera bien cuánto tiempo y atención va a dedicar a viajes, aficiones y otras diversiones?
cl cap. 26 págs. 266-267 párrs. 16-17 Un Dios “listo para perdonar”
16, 17. ¿Qué significa la afirmación bíblica de que Jehová olvida nuestros pecados, y por qué respondemos de este modo?
16 Jehová hizo esta promesa referente a los partícipes del nuevo pacto: “Perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31:34). ¿Quiere decir esto que cuando él dispensa las faltas, las borra de su memoria? No, porque las Escrituras refieren los errores de muchas personas a quienes perdonó, como David (2 Samuel 11:1-17; 12:13). Es obvio que Dios sigue teniendo conciencia de ellos, y para beneficio nuestro, los ha dejado por escrito en su Palabra, señalando además que el arrepentido obtuvo la remisión de sus pecados (Romanos 15:4). Entonces, ¿qué significa la afirmación bíblica de que Jehová no se ‘acuerda’ de lo que perdonó?
17 El verbo hebreo traducido “me acordaré” supone más que traer a la memoria el pasado. Como menciona la obra Theological Wordbook of the Old Testament, “conlleva además la idea de tomar la acción pertinente”. De modo que “acordarse” del pecado implica en esta acepción adoptar medidas contra los transgresores (Oseas 9:9). Por consiguiente, al decir Dios: “No me acordaré más de su pecado”, nos garantiza que cuando perdone sus faltas al arrepentido, no tomará luego represalias (Ezequiel 18:21, 22). Jehová olvida en el sentido de que no saca a colación en repetidas ocasiones el mismo error para acusarnos o castigarnos una y otra vez. ¿Verdad que es reconfortante saber que él perdona y olvida?
w97 1/12 pág. 13 párr. 13 Jehová, un Dios que está “listo para perdonar”
13. a) ¿Qué implica el significado del verbo hebreo que se traduce “me acordaré”? b) Cuando Jehová dice: “No me acordaré más de su pecado”, ¿qué nos asegura?
13 El verbo hebreo que se traduce “me acordaré” implica más que solo recordar el pasado. Según la obra Theological Wordbook of the Old Testament (Diccionario Teológico del Antiguo Testamento), “implica también tomar medidas apropiadas”. De modo que en este sentido, ‘acordarse’ del pecado incluye tomar medidas contra los pecadores. Cuando el profeta Oseas dijo con respecto a los israelitas desobedientes: “Él [Jehová] recordará el error de ellos”, el profeta quiso decir que Jehová actuaría contra ellos por no haberse arrepentido. Por ello, el resto del versículo añade: “Dará atención a sus pecados”. (Oseas 9:9.) Por otra parte, cuando Jehová dice: “No me acordaré más de su pecado”, nos asegura que después de perdonar al pecador arrepentido, no tomará medidas contra él por sus pecados en ningún tiempo futuro. (Ezequiel 18:21, 22.) De modo que él olvida en el sentido de que no nos recuerda repetidamente nuestros pecados con el fin de acusarnos o castigarnos una y otra vez. Así Jehová nos da un espléndido ejemplo que debemos imitar en nuestras relaciones interpersonales. Cuando surgen desacuerdos, es mejor no sacar a relucir las ofensas pasadas que en su tiempo estuvimos dispuestos a perdonar.
w89 1/3 pág. 14 Jehová nuestro Dios es misericordioso
Oseas 9:10.—Los israelitas ‘se dedicaron a la cosa vergonzosa’ cuando se adhirieron al Baal de Peor en las llanuras de Moab. (Números 25:1-5.) Oseas usó un verbo hebreo que significa “retirarse a; mantenerse separados para”. Los israelitas estaban dedicados a Dios, pero se separaron para Baal de Peor. Quizás se haya mencionado ese incidente porque la adoración de Baal fue uno de los pecados principales del reino de diez tribus. (Oseas 2:8, 13.) Escuchemos esta advertencia y nunca violemos nuestra dedicación a Jehová. (1 Corintios 10:8, 11.)
g75 8/11 págs. 27-28 El prestar juramentos
Los cristianos que reflexionan pesan el asunto a la luz de los principios bíblicos antes de prestar un juramento. Al hacerlo, hallan que algunos juramentos no son aceptables según las Escrituras. Por ejemplo, en los días del Tercer Reich, se requería que cada soldado alemán prestara este juramento: “Juro por Dios esta declaración sagrada de que prestaré obediencia incondicional al Führer del pueblo y Reich alemán, Adolfo Hitler, el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, y que como soldado valiente estaré preparado en todo tiempo a arriesgar mi vida por este juramento.” Una persona dedicada al Dios Todopoderoso no puede sujetarse incondicionalmente a un hombre pecador, porque Jehová exige “devoción exclusiva.” (Deu. 5:9) Además, ¿sería correcto el que un cristiano verdadero, de quien Jesús dijo que no sería “parte del mundo,” se envolviera en las controversias del mundo? (Juan 15:19; Sant. 1:27; Isa. 2:4) Por lo tanto, a pesar de la severa persecución, los fieles testigos cristianos de Jehová en Alemania rehusaban prestar juramentos que los sujetaran a Adolfo Hitler
Un cristiano verdadero, entonces, no prestaría juramento a algo que lo implicara en las controversias del mundo o que lo sometiera indisputablemente a la voluntad de otro hombre. Pero, ¿qué se puede decir si una nación requiere que presten un juramento de esa índole los que desean hacerse ciudadanos? ¿Podría una persona dedicada a Dios prestar un juramento de esa clase con reservas mentales, razonando que el sexo, la edad u otros factores harían improbable que jamás se requiriera lo que se estaba jurando? El individuo tiene que decidir, pero no sería cristiano el hacer un juramento falso de ninguna clase, aun si el rehusar hacerlo resultara en que se le negaran los derechos de la ciudadanía.—Efe. 4:25; compare con Oseas 10:1, 4.
w96 15/3 pág. 23 Jehová, amador de la justicia y el derecho
Mientras esperamos el justo nuevo mundo de Dios, tenemos que ‘buscar la justicia’ a fin de contar con el favor divino. (Sofonías 2:3; 2 Pedro 3:13.) Esta idea se expresa bellamente en Oseas 10:12: “Siembren semilla para ustedes en justicia; sieguen de acuerdo con bondad amorosa. Labren para ustedes tierra cultivable, cuando hay tiempo para buscar a Jehová, hasta que él venga y les dé instrucción en justicia”.
En nuestra vida cotidiana tenemos muchas oportunidades de ‘sembrar semillas en justicia’, tal como lo ilustró Jesús en la parábola del buen samaritano. Jehová se asegurará de que ‘seguemos de acuerdo con bondad amorosa’. Si continuamos andando en la “senda de la justicia”, seguiremos recibiendo instrucción en justicia bajo el Reino. (Isaías 40:14.) Con el tiempo sin duda comprenderemos de manera más plena que Jehová es amador de la justicia y el derecho. (Salmo 33:4, 5.)
w98 1/8 págs. 14-15 párr. 13 Imitemos a Jehová actuando con justicia y conforme a derecho
13. ¿Por qué se siente el justo obligado a predicar las buenas nuevas del Reino?
13 En tercer lugar, exhibimos la justicia divina cuando participamos en la predicación con diligencia. “No retengas el bien de aquellos a quienes se les debe, cuando sucede que está en el poder de tu mano hacerlo”, nos aconseja Jehová (Proverbios 3:27). No sería justo reservarnos para nosotros el conocimiento vivificante que Dios tan generosamente nos ha proporcionado. Es cierto que muchas personas rechazan el mensaje, pero mientras Dios les tenga misericordia, debemos estar dispuestos a darles la oportunidad de ‘alcanzar el arrepentimiento’ (2 Pedro 3:9). Y, al igual que Jesús, nos alegramos mucho cuando ayudamos a alguien a volverse a la justicia (Lucas 15:7). Ahora es el tiempo favorable para ‘sembrar la semilla en justicia’ (Oseas 10:12).
jd cap. 11 págs. 142-143 párr. 7 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
7. a) ¿Por qué es tan necesario dar testimonio? b) ¿Cómo nos ayuda a soportar la apatía pensar en la actitud de Jehová?
7 Cada vez que damos testimonio de la verdad bíblica —sea en las puertas, en la escuela, en el trabajo o en cualquier otro lugar—, ofrecemos ayuda a alguien que necesita con urgencia la misericordia y el perdón de Dios (Oseas 11:3, 4). Es cierto que encontraremos indiferencia y apatía. Pero al no dejar que esas actitudes nos desanimen, imitamos a nuestro misericordioso Dios, quien mediante Zacarías rogó a su pueblo descarriado: “Vuélvanse, por favor, de sus malos caminos y de sus malos tratos” (Zacarías 1:4). Ninguno de nosotros sabemos cuántas personas más responderán cuando les hablemos de la misericordia de Dios y les indiquemos el camino de la vida. Nuevamente, no debemos olvidar que predicamos porque Jehová quiere que la gente se salve, y porque nosotros también lo queremos.
km 8/84 pág. 2 párr. 5 Imitemos a nuestro Pastor Amoroso
5 Cuando enseñamos a otras personas, tenemos la responsabilidad de hacerlo de manera bondadosa y, sin embargo, provechosa, siguiendo así el ejemplo de Jehová (Ose. 11:4). El apóstol Pablo manifestaba cariño genuino por los nuevos mediante instruirlos en la obra de casa en casa, y laboraba incansablemente a favor de ellos (Hech. 20:20, 21, 24). Como Pablo, cada uno de nosotros debe sentir la responsabilidad de ayudar amorosamente a aquellas personas que están comenzando a asociarse con nosotros. Que nuestro tierno cariño por todas las personas que Jehová ha encomendado a nuestro cuidado nos mueva a compartir con ellas “no solo las buenas nuevas de Dios, sino también nuestras propias almas” a medida que imitamos a nuestro Pastor Amoroso. (1 Tes. 2:8.)
jd cap. 9 págs. 115-116 párr. 10 Tratemos a los demás como Dios quiere
10. ¿Qué dijeron los profetas sobre cierta conducta habitual en los antiguos reinos de Israel y Judá?
10 Los profetas sabían que, a veces, hasta algunos hombres y mujeres dedicados a Jehová pasan por alto sus mandamientos. Así ocurría en tiempos de Oseas, profeta que expresó lo indignado que estaba Jehová con algunos de sus contemporáneos: “¡Despojo violento para ellos, porque han transgredido contra mí! Y yo mismo procedí a redimirlos, pero ellos mismos han hablado mentiras hasta contra mí”. Además de difamar a Jehová clara e innegablemente, algunos incurrían en otros pecados, como “la pronunciación de maldiciones y [la] práctica de engaño”, quizás distorsionando los hechos para inducir a error a su prójimo (Oseas 4:1, 2; 7:1-3, 13; 10:4; 12:1). Oseas escribió lo anterior en Samaria, el reino del norte. Pero ¿iban mejor las cosas en Judá? Miqueas responde: “Sus propios ricos se han llenado de violencia, y sus propios habitantes han hablado falsedad, y su lengua es mañosa en su boca” (Miqueas 6:12). Conviene recordar que aquellos profetas condenaron tanto la “práctica de engaño” como la “lengua [...] mañosa”. Por esta razón, hasta el cristiano —que jamás contaría mentiras intencionadas— debe preguntarse: “¿Recurro a veces al engaño o a la lengua ‘mañosa’? ¿Cómo quiere Dios que me comporte al comunicarme con los demás?”.
es12 pág. 121
Por favor, complácete en las ofrendas voluntarias de mi boca, oh Jehová (Sal. 119:108).
Al trabajar con celo en el ministerio, damos prueba de que amamos a Dios y anhelamos su aprobación. Pensemos en la exhortación que dirigió Oseas a los israelitas que habían perdido el favor divino por practicar la religión falsa (Ose. 13:1-3). El profeta los invitó a rogarle a Jehová: “Dígnate perdonar el error; y acepta lo que es bueno, y ciertamente ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios” (Ose. 14:1, 2). ¿Qué simbolizan “los toros jóvenes de nuestros labios”? Dado que el toro era el animal más valioso que podía sacrificar un israelita, esta expresión se refiere a las palabras sinceras y bien meditadas con las que se alaba al Dios verdadero. ¿Cómo respondía Jehová a quienes le hacían tales dádivas? Él mismo dio la respuesta: “Los amaré de mi propio albedrío” (Ose. 14:4). Como vemos, por su propio deseo y voluntad, Dios brindaba su perdón, su aprobación y su amistad a quienes le hacían dichos sacrificios de alabanza. Los verdaderos siervos de Dios siempre se han distinguido por alabarlo públicamente. w11 15/2 2:14-16
w11 15/2 pág. 16 párrs. 14-15 La aprobación de Dios nos conduce a la vida eterna
14, 15. ¿Qué tipo de sacrificios animó a ofrecer Oseas, y cómo los recibía Jehová?
14 Al trabajar con celo en el ministerio, damos prueba de que amamos a Dios y anhelamos su aprobación. Pensemos en la exhortación que dirigió Oseas a los israelitas que habían perdido el favor divino por practicar la religión falsa (Ose. 13:1-3). El profeta los invitó a rogarle a Jehová: “Dígnate perdonar el error; y acepta lo que es bueno, y ciertamente ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios” (Ose. 14:1, 2).
15 ¿Qué simbolizan “los toros jóvenes de nuestros labios”? Dado que el toro era el animal más valioso que podía sacrificar un israelita, esta expresión se refiere a las palabras sinceras y bien meditadas con las que se alaba al Dios verdadero. ¿Cómo respondía Jehová a quienes le hacían tales dádivas? Él mismo dio la respuesta: “Los amaré de mi propio albedrío” (Ose. 14:4). Como vemos, por su propio deseo y voluntad, Dios brindaba su perdón, su aprobación y su amistad a quienes le hacían dichos sacrificios de alabanza.
kl cap. 9 pág. 84 párr. 13 ¿Qué les sucede a nuestros difuntos?
13. ¿Con qué poder ha facultado Dios a Jesús, y cómo demostró él dicho poder?
13 Jehová Dios ha facultado a Jesucristo para que redima a la humanidad. (Oseas 13:14.) Por consiguiente, tras las palabras de Marta, Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir”. (Juan 11:25.) Luego fue a la tumba de Lázaro, que llevaba muerto cuatro días, y lo resucitó, demostrando así el poder que Dios le había concedido. (Juan 11:38-44.) Imagínese la alegría de los que presenciaron esta resurrección o cualquier otra de las que ejecutó Jesucristo. (Marcos 5:35-42; Lucas 7:12-16.)
w89 1/3 pág. 14 Jehová nuestro Dios es misericordioso
Oseas 13:14.—Jehová no perdonaría a los israelitas desobedientes rescatándolos del poder del Seol ni recobrándolos de la muerte en aquel tiempo. No mostraría compasión, porque no merecían misericordia. Pero el apóstol Pablo mostró que con el tiempo Dios se tragaría la muerte para siempre y anularía la victoria de esta. Jehová demostró su poder para hacer esto cuando levantó de la muerte y del Seol a Jesucristo, y dio así una garantía de que bajo el Reino en poder su Hijo resucitará a los que estén en la memoria de Dios. (Juan 5:28, 29.)
jd cap. 10 págs. 131-132 párrs. 14-15 Esforcémonos para que nuestra familia honre a Dios
14, 15. a ) En vista de lo que dice Malaquías 4:1, ¿por qué debemos tomar muy en serio la responsabilidad de educar a los hijos? b) ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a conocer a Jehová?
14 Los libros de los doce profetas nos enseñan cómo trató Jehová a los israelitas, y de este modo nos ofrecen más lecciones para la vida familiar. En particular, contienen indicaciones sobre cómo educar a los hijos. Decir que hoy en día no es fácil criarlos es quedarse corto. Sin duda, es una responsabilidad que los padres deben tomar muy en serio. Por ejemplo, fijémonos en las siguientes palabras: “El día que viene ciertamente los devorará [a los malvados] —ha dicho Jehová de los ejércitos—, de modo que no les dejará raíz ni rama” (Malaquías 4:1). En ese día de ajuste de cuentas, los niños pequeños (las ramas) recibirán un trato justo que dependerá de la evaluación que haga Jehová de sus padres (las raíces), quienes son responsables por ellos (Isaías 37:31). Así es: la vida que llevan los padres pudiera determinar el futuro de tales hijos, sea para bien o para mal (Oseas 13:16). Padres, si ustedes (las raíces) no tienen una buena relación con Jehová, ¿qué les ocurrirá a sus niños (las ramas) en el día de la furia divina? (Sofonías 1:14-18; Efesios 6:4; Filipenses 2:12.) Por el contrario, si se esfuerzan con lealtad por tener la aprobación de Dios, sus hijos podrán resultar beneficiados (1 Corintios 7:14).
15 Después de citar la profecía de Joel sobre la necesidad de invocar el nombre de Jehová, el apóstol Pablo escribió: “¿Cómo invocarán a aquel en quien no han puesto fe? ¿Cómo, a su vez, pondrán fe en aquel de quien no han oído?” (Romanos 10:14-17; Joel 2:32). Aunque Pablo hablaba de nuestro ministerio público, podemos aplicar el mismo principio a la enseñanza de los hijos. ¿Cómo van a poner fe en Jehová si antes no oyen hablar de él? Por eso, padres, ¿dedican suficiente tiempo todos los días a enseñarles lo bueno que es Jehová, así como a ayudarles a quererlo con todo su corazón y apreciar la dirección que nos brinda? Si siempre oyen hablar de Jehová en la casa, es muy probable que progresen espiritualmente (Deuteronomio 6:7-9).
w82 1/1 págs. 27-28 párr. 11 Sirviendo a Jehová “hombro a hombro”
11. (a) ¿Qué “lenguaje puro” se oye hoy día? (b) ¿Cuán extensamente se habla este “lenguaje”? (c) ¿Cómo ‘invocan el nombre de Jehová’ los que hablan este “lenguaje,” y con qué resultado?
11 Entonces, ¿qué significa este cambio a “un lenguaje puro”? Es el volverse al mensaje de la verdad, las refrescantes “buenas nuevas,” el “modelo de sanas palabras,” que alaban a Jehová y sus justos propósitos por medio de Cristo Jesús. (2 Timoteo 1:13) Este “lenguaje puro” los unifica. También da testimonio de que, en el año trascendental de 1914, “el reino del mundo sí llegó a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo, y él gobernará como rey para siempre jamás.” (Revelación 11:15) Con este mensaje en sus labios, alrededor del mundo cristianos verdaderos ‘invocan el nombre de Jehová’ en dedicación a El y armoniosamente le rinden “servicio sagrado.” Son el único pueblo verdaderamente unido de la Tierra , y van a los hogares de las personas, y anuncian las “buenas nuevas” del reino establecido de Jehová. De este modo sirven a Jehová “hombro a hombro.” (Mateo 24:14; Romanos 12:1) ¿Es usted uno de los que así se ha separado del mundo, para servir a Dios celosamente por medio de dedicarse a El? Es por medio de trabajar así, junto con el pueblo organizado de Jehová, como usted “escapará salvo.”—Joel 2:32; vea también Oseas 14:1, 2; Hebreos 13:15.
km 11/87 pág. 4 párr. 7 Presentando las buenas nuevas... al tratar con expresiones que pudieran detener la conversación
7 Los comentarios de apertura en la página 15 del libro Razonamiento nos recuerdan que el mensaje del Reino es emocionante y fortalecedor de la fe. Tiene el poder para transformar la vida de los que escuchan. Reconociendo estos hechos, cada proclamador del Reino querrá dar un mejor sacrificio, “los toros jóvenes de nuestros labios”, al participar en la obra de testificar. (Ose. 14:2.) No permita que las expresiones que pudieran detener la conversación disminuyan la calidad de su servicio ni empañen su gozo. Haga buen uso del libro Razonamiento a medida que presenta las buenas nuevas.
km 10/91 pág. 1 párr. 6 Parte 4: Organizados para efectuar eficazmente nuestro ministerio
6 El participar plenamente en “la obra santa de las buenas nuevas” en estos últimos días es un privilegio que encierra bendiciones. (Rom. 15:16.) Debemos esforzarnos por efectuar nuestro ministerio por medio de dar el mejor testimonio posible, “el fruto de labios”. (Heb. 13:15; compárese con Oseas 14:2.) Para lograr esto, apartemos tiempo para participar regularmente en el servicio del campo y establezcámonos metas razonables que nos permitan efectuar nuestro ministerio para alabanza de Jehová.
jd cap. 14 págs. 182-183 párr. 9 “Una bendición hasta que no haya más carencia”
9. ¿Qué tipo de ofrendas y diezmos podemos entregar a Jehová?
9 ¿De qué manera se entregan “las décimas partes” a Jehová? Sabemos que ya no estamos obligados a presentarle ofrendas y diezmos literales, como ordenaba la Ley ; más bien, tenemos que ofrecerle sacrificios espirituales. Como vimos en el capítulo anterior, el apóstol Pablo indicó que nuestra obra de dar testimonio es una de tales ofrendas (Oseas 14:2). Y también mencionó otro tipo de sacrificio: “No olviden el hacer bien y el compartir cosas [materiales] con otros, porque dichos sacrificios le son de mucho agrado a Dios” (Hebreos 13:15, 16). Por lo tanto, es obvio que “las décimas partes” mencionadas en Malaquías 3:10 representan ofrendas tanto espirituales como materiales. Si bien es cierto que los cristianos bautizados estamos dedicados a Jehová por entero, también es verdad que le ofrecemos diezmos, o sea, la porción de nuestros bienes que podemos entregarle a él o usar en su obra. Entre tales bienes figuran el tiempo, las energías, los recursos y las contribuciones materiales que podemos aportar para el servicio de Jehová.
jd cap. 13 págs. 167-168 párr. 5 “Proclamen esto entre las naciones”
5. a) ¿Qué privilegio tenemos todos los cristianos? b) ¿Qué significa ofrecer “los toros jóvenes de nuestros labios”, y por qué es un honor hacerlo?
5 ¿Y qué puede decirse sobre los miembros de la “gran muchedumbre” de “otras ovejas”? Ellos no han sido engendrados por el espíritu santo para ser hijos de Dios. No obstante, les dicen a los seguidores ungidos de Jesucristo: “Iremos con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes” (Revelación [Apocalipsis] 7:9; Juan 10:16; Zacarías 8:23). Prescindiendo de que nuestra esperanza sea vivir eternamente en el cielo o en la Tierra , todos tenemos el privilegio de ofrecer “los toros jóvenes de nuestros labios” (Oseas 14:2). ¿Qué quiere decir esa expresión de Oseas? “Los novillos [...] eran los mejores animales para las ofrendas de acción de gracias”, señala el biblista C. F. Keil. El apóstol Pablo aludió a Oseas 14:2 al escribir: “Ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre” (Hebreos 13:15). Como vemos, la expresión “los toros jóvenes de nuestros labios” se refiere al mejor uso que pueden recibir los labios: pronunciar palabras de alabanza a Jehová.
jd cap. 11 pág. 150 párr. 20 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
20. ¿Cómo puede beneficiarse el joven “huérfano” de la ayuda de un “tutor” espiritual de la congregación?
20 El interés de Sofonías por aquel joven rey ilustra cuánto se preocupa Jehová por los jóvenes vulnerables y necesitados, como los hijos de los expulsados. Oseas señaló que “a un huérfano de padre [Dios le] muestra misericordia” (Oseas 14:3). ¿Conoce usted a algún “huérfano” (o “huérfana”) que necesite ayuda espiritual o de orden práctico? Tal vez sean huérfanos espirituales, como los jóvenes que viven con solo uno de sus padres o los que sirven a Jehová sin el respaldo de su familia. Muy a menudo, su apego a la congregación y su crecimiento en la verdad se verán influidos por la presencia o ausencia de algún “tutor” espiritual. Más de un “huérfano” de este tipo es ahora un adulto espiritual porque se benefició en su día del interés amoroso de algunos cristianos maduros de la congregación (Salmo 82:3).
jd cap. 11 pág. 148 párr. 16 ¿Deseamos como Jehová que la gente se salve?
16. ¿Cómo debemos reaccionar si alguien es readmitido en la congregación?
16 Dios desea que la gente se salve. Por eso se alegra cuando se arrepiente un pecador o cuando recupera el celo un siervo suyo que ha caído en la inactividad (Lucas 5:32). En el caso del corintio que ya hemos mencionado, Pablo exhortó a la congregación a perdonarlo, animarlo y expresarle su cariño más sincero: “Esta reprensión dada por la mayoría es suficiente para tal hombre, de modo que [...] deben perdonarlo bondadosamente y consolarlo, para que de un modo u otro tal hombre no sea tragado por hallarse demasiado triste. Por lo tanto, los exhorto a que confirmen su amor para con él” (2 Corintios 2:6-8). Recordemos que, como indicó Oseas, Jehová dijo lo siguiente acerca de los pecadores arrepentidos: “Sanaré la infidelidad de ellos. Los amaré de mi propio albedrío” (Oseas 14:4). ¿Imitaremos nosotros a Jehová y nos sentiremos felices de contribuir a que los enfermos espirituales se sanen y retomen el camino a la vida eterna?
jd cap. 7 págs. 87-88 párr. 11 Sirvamos a Jehová de acuerdo con sus elevadas normas
11. ¿Por qué queremos obedecer los mandamientos de Dios?
11 Oseas 14:9 también destaca las ventajas de seguir el camino de la justicia. Sin duda, cumplir los preceptos divinos nos ofrece muchos beneficios. Dado que Jehová es el Creador, sabe cómo estamos hechos y solo nos pide que hagamos lo que contribuye a nuestro bien. Podríamos ilustrar el conocimiento que tiene Dios acerca de nosotros con lo que sabe el fabricante acerca del automóvil que produce. En efecto, conoce a la perfección su diseño y estructura. Además, tiene presente que hay que darle mantenimiento y por ello hace recomendaciones, como cambiar el aceite cada cierto tiempo. ¿Qué ocurre si pasamos por alto esa indicación, razonando que el vehículo va bien? El motor se deteriora prematuramente y termina averiado. Pues bien, igual sucede con los seres humanos. Somos nosotros los que nos beneficiamos al guardar las disposiciones del Creador (Isaías 48:17, 18). Por eso, si comprendemos los beneficios innegables que recibimos, tendremos una razón más para satisfacer las normas de Dios, sí, para obedecer sus mandamientos (Salmo 112:1).
w94 15/9 pág. 18 párrs. 10-11 Tomen por modelo a los profetas de Dios
10, 11. a ) ¿Qué indica que el profeta Oseas tenía una actitud positiva? b) ¿Cómo podemos mantener una actitud positiva cuando hablamos con la gente en nuestro territorio?
10 Era preciso que los profetas tuvieran una actitud positiva mientras declaraban tanto los mensajes de juicio como las profecías que reflejaban el interés amoroso de Dios por los fieles que aún quedaban en Israel. Así fue en el caso de Oseas, profeta durante por lo menos cincuenta y nueve años. Con una actitud positiva, siguió declarando los mensajes de Jehová y concluyó su libro profético con estas palabras: “¿Quién es sabio, para que entienda estas cosas? ¿Discreto, para que las sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos son los que andarán en ellos; pero los transgresores son los que tropezarán en ellos”. (Oseas 14:9.) Mientras Jehová nos permita dar testimonio, tengamos una actitud positiva y sigamos buscando a los que acepten con sabiduría la bondad inmerecida de Dios.
11 Tenemos que perseverar y ver los asuntos de manera positiva para ‘buscar a los merecedores’. (Mateo 10:11.) Por ejemplo, si perdemos nuestras llaves, retrocedemos y las buscamos en los lugares donde hemos estado. Quizás tengamos que hacerlo varias veces para encontrarlas. Perseveremos de la misma manera en buscar a las personas mansas como ovejas. Qué gozo sentimos cuando aceptan las buenas nuevas en territorios que se trabajan con frecuencia. Y cuánto nos regocija que Jehová esté bendiciendo nuestra obra en países donde antes las restricciones limitaban nuestro ministerio público. (Gálatas 6:10.)

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX






----------------------------





Estadisticas blog

_____________________________

CURRENT MOON


___________________________________



=======================================

Calcula los usuarios online de tu web o blog







No hay comentarios: