EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 150.0000 hermanos de 195 paises

domingo, 14 de agosto de 2011

PUNTOS SOBRESALIENTES SALMOS 102 A 105 ----- semana 15 agosto


PUNTOS SOBRESALIENTES SALMOS 102 A 105

REPASO DE LA ESCUELA DEL MINISTERIO TEOCRATICO

7. ¿Contradicen las palabras del salmista en Salmo 102:25-27 el propósito eterno de Dios para la Tierra? (Génesis 1:28)
w08 1/4 pág. 12 ¿Será destruido el planeta Tierra?
Con estas palabras, el salmista no desmintió el propósito eterno de Dios para la Tierra. Más bien, estaba contrastando la existencia eterna de Dios con el carácter perecedero de toda la materia creada por él. Si no fuera por el poder eterno y renovador de Dios, el universo —lo que incluye el sistema solar del que depende nuestro planeta para tener luz, energía y estabilidad orbital— se sumiría en un caos absoluto que lo conduciría a su destrucción. Así que, por sí sola, la Tierra se „gastaría‟, es decir, llegaría a su fin.

CAPITULO 102

w80 15/11 pág. 19 Se dice a misioneros: “¡Glorifiquen su ministerio!”
En una consideración de Salmo 102:1-6, D. Sydlik mostró que el salmista se sintió como “el pelícano del desierto.” El misionero, también, pudiera a veces sucumbir a sentimientos de nostalgia y de hallarse fuera de su ambiente. Si así sucediera, podría ayudarle el leer los Salmos y tener siempre presente que la asignación misional viene de Jehová.
____________________________________________________
w06 1/9 pág. 21 Cuando un ser amado deja a Jehová
¿Es usted el que ha dejado a Jehová?
De ser así, y fuera por la razón que fuese, ha puesto en peligro su relación con Jehová y su esperanza de vida eterna. Puede que tenga la intención de volver a él, pero ¿se está esforzando ahora mismo por lograrlo? ¿O lo está dejando para más tarde, para “un mejor momento”? Recuerde que los negros nubarrones de Armagedón se acercan velozmente. Además, la vida en este mundo es corta e insegura. Uno ni siquiera sabe si mañana estará vivo (Salmo 102:3; Santiago 4:13, 14). Cuando le diagnosticaron una enfermedad terminal, un hermano dijo: “La enfermedad me ha sorprendido sirviendo a Jehová de tiempo completo, y no tengo nada vergonzoso que ocultar. En este momento es bueno contar con esa tranquilidad”. Imagínese, ahora, cómo se habría sentido él si esta calamidad le hubiera sobrevenido diciendo: “Un día de estos volveré a Jehová”. Así que, no lo dude: si ha dejado a Jehová, ahora es el momento de volver.
____________________________________________________
w08 15/4 págs. 8-9 párr. 7 Busquemos la guía de Dios en todo lo que hagamos
No obstante, hay ocasiones en las que necesitamos la guía divina más que nunca. Puede ser que nos encontremos „en graves aprietos‟ porque estemos sufriendo persecución o una enfermedad grave, o porque de pronto nos hayamos quedado sin empleo (Sal. 69:16, 17). En tales casos podemos dirigirnos a Jehová con la seguridad de que él nos dará las fuerzas para aguantar y nos ayudará a tomar buenas decisiones. ¡Qué consolador es saberlo! (Léase Salmo 102:17.) Por supuesto, también habrá otras situaciones en las que necesitemos su guía. Por ejemplo, cuando vamos a hablar con nuestros vecinos de las buenas nuevas del Reino, necesitamos que Dios nos dirija, pues solo así tendremos éxito. Y siempre que vamos a tomar una decisión —ya sea con respecto al entretenimiento, el arreglo personal, las amistades, el empleo, la educación o cualquier otro asunto—, debemos tener en cuenta las normas divinas para actuar con sensatez. En realidad, necesitamos la guía de Dios en todo momento de nuestra vida.
____________________________________________________
g80 8/7 pág. 15 Perspectivas energéticas para el futuro
Jehová inventó el proceso nuclear que da al Sol su energía. Él lo entiende y controla perfectamente. Con anterioridad ha aprovisionado de energía al Sol para miles de millones de años. Antes de que se le acabe el combustible al Sol, Dios puede reponérselo tan fácilmente como nosotros nos quitamos una pieza de ropa vieja y nos ponemos una nueva. (Sal. 102:25, 26) No habría crisis en el uso de la energía solar.
_______________________
su cap. 12 págs. 96-97 párr. 16 ¿Identificados para destrucción, o para sobrevivir?
Un hecho particularmente significativo es que a los ejecutores enviados por Jehová se les dijo que la edad, el sexo, el estado de soltería o la relación matrimonial no era razón para perdonar al que hubiera cometido ofensa contra Jehová. Los casados tienen que tener su propia marca, individualmente, para librarse de la destrucción. Si los padres resisten el que a sus hijos se les ponga la marca, o si no los crían como siervos de Jehová, tienen que llevar la responsabilidad por lo que suceda a esos hijos. Aunque Jehová considera “santos” a los hijos obedientes de padres devotos, no ve así a los rebeldes (1 Corintios 7:14; Salmo 102:28; Proverbios 20:11; 30:17). Si hay niños que tengan suficiente edad como para llegar a ser cristianos bautizados, pero no quieran vivir en armonía con los requisitos, sea que se bauticen o no, su edad no resultará en que no se los destruya. Entonces, ¡qué vital es para cada persona que se halla en una edad que la hace responsable de sus actos el que quede claramente marcada como persona dedicada a Dios y que hace Su voluntad!
____________________________________________________
g95 22/11 pág. 11 La Tierra: un regalo de Dios para nosotros
Cuando vemos que la vida se nos está acabando es cuando nos damos cuenta de lo que nos hemos perdido. Apreciamos la certeza de lo que dice la Biblia: la vida es muy breve; es una neblina que se esfuma, una bocanada de humo, una exhalación, una sombra que pasa, hierba verde que se seca, una flor que se marchita. ¿Adónde se ha ido? ¿Qué hemos hecho? ¿Por qué estamos aquí? ¿Es esto todo cuanto hay? ¿Es simplemente vanidad de vanidades, como querer atrapar el viento? (Job 14:2; Salmo 102:3, 11; 103:15, 16; 144:4; Isaías 40:7; Santiago 4:14.)
____________________________________________________
ip-2 cap. 18 pág. 271 párr. 18 Jehová revivifica el espíritu de los humildes
El trono de Jehová se halla en los más altos cielos. No existe posición más elevada ni excelsa. Es reconfortante saber que desde allí lo ve todo: no solo los pecados de los malvados, sino también las obras justas de los que se esfuerzan por servirle (Salmo 102:19; 103:6)
____________________________________________________
Véase también w06 1/1 pág. 30 Preguntas de los lectores; w72 1/2 pág. 95 Preguntas de los lectores

w86 15/12 pág. 29 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué?
♦ 102:25—¿Quién „colocó los fundamentos de la tierra‟?
El salmista estaba hablando acerca de Dios, pero el apóstol Pablo aplicó estas palabras a Jesucristo. (Hebreos 1:10, 11.) Como se puede ver, estas palabras también aplican a Jesús, pues él actuó como Agente de Jehová cuando creó el universo. (Colosenses 1:15, 16.) Por lo tanto, de Jesús también se puede decir que „colocó los fundamentos de la tierra‟

CAPITULO 103

w11 1/8 pág. 13 Acérquese a Dios. Él recuerda “que somos polvo”
“No creía que Jehová me pudiera perdonar por completo, y pensaba que llevaría esa carga el resto de mi vida.” Así se expreso una cristiana respecto a sus errores del pasado. Ciertamente, los sentimientos de culpa son una carga, una pesada losa sobre la conciencia. Ahora bien, la Biblia brinda consuelo a los pecadores arrepentidos. Examinemos las palabras de David que se encuentran en Salmo 103:8-14.
David sabia que “Jehová es misericordioso” y que no está continuamente “señalando faltas” en nosotros (versículos 8 a 10). Cuando Dios ve razones para mostrar misericordia, su perdón es completo y generoso. Con tres elocuentes comparaciones, el poeta David nos ayuda a entender la profundidad de la misericordia que Jehová nos concede.
“Como los cielos son más altos que la tierra, su bondad amorosa es superior para con los que le temen.” (Versículo 11.) Al contemplar el cielo nocturno, es difícil imaginar la inmensa distancia que separa la Tierra del firmamento estrellado. David resalta con estas palabras la grandeza de la misericordia de Dios, una faceta de su amor leal. Jehová es misericordioso con “los que le temen” o, como explico un comentarista bíblico, con quienes “respetan su autoridad con humildad y fervor”.
“Tan lejos como está el naciente del poniente, así de lejos ha puesto de nosotros nuestras transgresiones.” (Versículo 12.) Otra versión dice: “Como está lejos el este del oeste”. ¿Es eso muy lejos? Tanto como podamos imaginar. Cierta obra de consulta bíblica aclara: “Puedes volar tan lejos como te lleven las alas de la imaginación, y si vas hacia occidente, cada aletazo te llevaría mas lejos del oriente”. Así, en este versículo David indica que cuando Dios nos perdona los pecados, los pone tan lejos de nosotros como nos sea posible imaginar.
“Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen.” (Versículo 13.) David sabia por experiencia que un padre amoroso desea ser compasivo con sus hijos, sobre todo cuando están afligidos. De este modo, el salmista nos asegura que nuestro bondadoso Padre celestial muestra misericordia a sus hijos humanos, en especial cuando ve que están arrepentidos de sus pecados y que su corazón esta “quebrantado y aplastado” (Salmo 51:17).
Después de estas tres comparaciones, David revela lo que impulsa a Jehová a ser misericordioso con los seres humanos imperfectos: “Él mismo conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo” (versículo 14). El Creador sabe que estamos hechos de polvo, que tenemos debilidades y limitaciones. Y como toma en cuenta nuestra inclinación al pecado, está “listo para perdonar” siempre que nos arrepintamos de corazón (Salmo 86:5).
¿Le conmueven las palabras de David en cuanto a la misericordia de Jehová? La mujer mencionada al comienzo de este articulo, tras investigar lo que la Biblia ensena sobre la disposición de Dios a perdonar, se sintió motivada a decir: “Empiezo a creer que puedo acercarme a Jehová, y siento que me he quitado un gran peso de encima”.
es11 pág. 16 Enero
Viernes 28 de enero
No ha hecho con nosotros aun conforme a nuestros pecados; ni conforme a nuestros errores ha traído sobre nosotros lo que merecemos (Sal. 103:10).
A fin de comprender la gravedad de nuestra situación, veamos todo lo que el pecado nos ha arrebatado. Esto puede ser difícil, pues lo que hemos perdido es algo que en realidad nunca hemos podido experimentar. ¿A qué nos referimos? Pues bien, en un principio, Adán y Eva tenían una mente y un cuerpo perfectos. Su perfección les permitía controlar por completo sus pensamientos, sentimientos y acciones, por lo que cada día serían mejores siervos de Dios y podrían desarrollar al máximo su enorme potencial. Pero en vez de eso, trataron con desprecio ese hermoso regalo. Cuando decidieron desobedecer a Jehová, no solo perdieron la clase de vida que él les había ofrecido, sino que también nos negaron a todos sus descendientes la posibilidad de tenerla (Gén. 3:16-19). Al mismo tiempo contrajeron, por así decirlo, la terrible enfermedad del pecado y se la pasaron a sus hijos. En su justicia, Jehová los condenó a muerte, pero a nosotros nos ha ofrecido la esperanza de obtener liberación. w09 15/9 5:5
____________________________________________________
km 7/10 pág. 2 párr. 2 ¿Tengo que hacer más?
A todos nos gustaría hacer más para Jehová. Sin embargo, suele haber una gran diferencia entre lo que nos gustaría hacer y lo que podemos hacer. Con todo, el mismo hecho de que querramos hacer más demuestra que no somos conformistas. Y hay que recordar que Jehová conoce bien nuestras limitaciones; él no nos pide más de lo que razonablemente podemos hacer (Sal. 103:13, 14). Entonces, ¿qué nos pide? Que le sirvamos con toda el alma, que le demos lo mejor de nosotros (Col. 3:23).
____________________________________________________
cl cap. 16 págs. 161-162 párrs. 12-13 Debemos “ejercer justicia” al andar con Dios
También ejercitamos la justicia tratando a los demás como nos trata el Creador. Es fácil juzgarlos, criticarlos y cuestionar sus intenciones. Pero ¿a quién le gustaría que el Altísimo evaluara implacablemente sus motivos y defectos? Él no procede así con nosotros, como bien indicó el salmista: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie?” (Salmo 130:3). ¿Verdad que agradecemos que el Dios justo y misericordioso no se centre en nuestros fallos? (Salmo 103:8-10.) Entonces, ¿cómo deberíamos tratar al semejante?
Si comprendemos que la justicia divina es misericordiosa, no nos apresuraremos a juzgar al prójimo en asuntos que no nos conciernan o que sean de importancia secundaria. En el Sermón del Monte, Jesús advirtió a su auditorio: “Dejen de juzgar, para que no sean juzgados” (Mateo 7:1). De acuerdo con el evangelista Lucas, luego añadió: “Dejen de condenar, y de ninguna manera serán condenados” (Lucas 6:37). Cristo demostró que conocía la tendencia del hombre imperfecto a erigirse en juez de su semejante. Era preciso que los oyentes de Jesús que acostumbraran juzgar con severidad dejaran de hacerlo.

lv cap. 9 pág. 107 párr. 22 “Huyan de la fornicación”
Como todos somos imperfectos, tenemos que luchar para reprimir nuestros malos deseos y hacer lo que Dios nos pide (Romanos 7:21-25). Jehová lo sabe, pues “se acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:14). Pero ¿y si llegamos a cometer un pecado grave? ¿Ya no hay remedio? De ningún modo. Es cierto que pudiéramos cosechar amargos frutos, como le ocurrió al rey David. No obstante, Dios siempre está “listo para perdonar[nos]” si nos arrepentimos y “conf[esamos] abiertamente [los] pecados” (Salmo 86:5; Santiago 5:16; Proverbios 28:13).
____________________________________________________
hs cap. 2 págs. 32-33 párr. 35 Espíritu santo en acción en la región celestial invisible
David reconoció la habilidad sobrehumana de ellos cuando elevó su atención a ellos y dijo: “Bendigan a Jehová, oh ángeles suyos, poderosos en potencia, que llevan a cabo su palabra, escuchando la voz de su palabra. Bendigan a Jehová, todos los ejércitos suyos, ministros suyos, que hacen su voluntad.” (Salmo 103:20, 21) Al hacer la voluntad de Jehová, esos ejércitos de ángeles celestiales ponen un excelente ejemplo que el hombre terrestre puede imitar. Si esas criaturas sobrehumanas tremendamente poderosas no se consideran demasiado calificadas en sí mismas como para servir a su Creador, entonces nosotros los endebles individuos humanos de corta vida aquí abajo no deberíamos ser tan engreídos en cuanto a nosotros mismos ni tan admiradores de nosotros mismos como para desplegar rebeldía contra Jehová Dios y no sentir absolutamente ninguna responsabilidad para con él. Mejor es que lo bendigamos.
____________________________________________________
tp cap. 16 pág. 177 párr. 7 La selección que asegura vida en verdadera paz y seguridad
Así, cuando recibamos corrección de Dios, sabremos que es para nuestro bien eterno. Llegaremos a confiar en Jehová tal como un hijo o una hija confía en un padre amoroso, sabio y fuerte. (Salmo 103:13, 14; Proverbios 3:11, 12.) Teniendo una fe como esa, no pondremos en tela de juicio lo sabio de su consejo ni lo correcto de sus caminos, aunque por algún tiempo no entendamos completamente ciertos asuntos. De este modo nos colocamos entre aquellos a quienes el salmista describe al decir: “Paz abundante pertenece a los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo”. (Salmo 119:165; Proverbios 3:5-8.)
____________________________________________________
g98 22/1 pág. 5 Cómo ayudarles a independizarse
Como es obvio, por lo general no realizará sus labores tan bien como un adulto, y cometerá muchos errores si se le permite decidir por sí mismo. Pero no hay que sacar las cosas de quicio. ¿Acaso no falla nunca el adulto? Así pues, ¿por qué no tener paciencia si el joven se equivoca? (Compárese con Salmo 103:13.) Tolere las faltas: son parte del aprendizaje.
____________________________________________________
w10 15/9 págs. 17-18 párrs. 5-6 Nuestra unidad cristiana glorifica a Dios
Pablo suplicó a los cristianos de Éfeso que siguieran “esforzándose solícitamente por observar la unidad del espíritu” (Efe. 4:3). Algo que nos permitirá entender mejor por qué se requiere tanto empeño es compararnos con los fieles ángeles. Dado que en la Tierra no hay dos seres vivos completamente iguales, es lógico pensar que también son diferentes entre sí los millones de seres espirituales (Dan. 7:10). Sin embargo, todos ellos sirven a Jehová en armonía. ¿Por qué? Porque escuchan su palabra y hacen su voluntad (léase Salmo 103:20, 21). Ahora bien, en nuestro caso nos resulta más difícil mantener la unidad, pues aunque poseemos como ellos muchísimas cualidades, nosotros tenemos además numerosos defectos.
En vista de que somos imperfectos, es fácil que surjan problemas cuando trabajamos juntos. Por ejemplo, ¿qué puede suceder si un hermano apacible, pero impuntual, tiene que colaborar en la congregación con un hermano puntual, pero irritable? Es probable que cada uno se concentre en los defectos del otro y se olvide de los suyos propios. ¿Qué deben hacer ambos para cooperar en armonía? Cultivar las actitudes que recomendó Pablo. Al leer las recomendaciones que hizo, fijémonos primero en cómo les ayudarían a dichos hermanos a conservar la unidad y luego en cómo nos ayudarán a nosotros. El apóstol escribió: “Les suplico que anden de una manera digna [...], con completa humildad mental y apacibilidad, con gran paciencia, soportándose unos a otros en amor, esforzándose solícitamente por observar la unidad del espíritu en el vínculo unidor de la paz” (Efe. 4:1-3).
____________________________________________________
w06 1/1 pág. 14 Regocijaron el corazón de sus padres
El discurso de Mark Noumair, uno de los instructores, despertó la curiosidad de todos, pues se titulaba “¿La conservarán?”. Con esa pregunta se refería a si conservarían la gratitud por la bondad de Jehová. Salmo 103:2 dice: “Bendice a Jehová, oh alma mía, y no olvides todos sus hechos”. Los israelitas no agradecieron el maná que los sostenía y lo llamaron “el pan despreciable” (Números 21:5). El maná no perdió su valor con el paso del tiempo, pero ellos sí perdieron su aprecio por él. El instructor afirmó: “Si olvidan los hechos de Jehová y permiten que su servicio en el extranjero se convierta en algo rutinario, verán de forma diferente la obra que Jehová les ha encomendado”. Salmo 103:4 dice que Jehová los “está coronando con bondad amorosa”. Los graduados sentirán la bondad amorosa de Dios en sus nuevas congregaciones.
____________________________________________________
w03 1/7 pág. 17 párr. 15 “Dios es amor”
El salmista David describió la disposición de Dios a perdonar con una imagen muy gráfica: “Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó de nosotros nuestras transgresiones” (cursivas nuestras; Salmo 103:12, La Biblia de las Américas). ¿Cuánta separación hay entre ambos puntos cardinales? En cierto sentido, la mayor concebible, ya que nunca pueden encontrarse. Un comentarista indica que esta frase quiere decir “lo más lejos que sea posible o que alcancemos a figurarnos”. Las palabras inspiradas de David significan que cuando Jehová nos perdona, aparta de nosotros los pecados a la mayor distancia imaginable.

w01 1/10 págs. 10-11 párr. 12 Imitemos a Jehová al educar a los hijos
Analicemos también algunos aspectos de la personalidad de Dios que lo hacen muy accesible. Por ejemplo, el rey David cometió adulterio con Bat-seba, un pecado grave. Como ser humano imperfecto, David cayó en otros pecados serios a lo largo de su vida; aun así, nunca dejó de acercarse a Jehová en busca de perdón y censura. Sin duda, la bondad amorosa y la misericordia de Dios le facilitaron el camino de vuelta (Salmo 103:8). Si los padres manifiestan cualidades divinas, como la compasión y la misericordia, contribuirán a mantener abiertas las líneas de comunicación con sus hijos, aunque estos yerren (Salmo 103:13; Malaquías 3:17).
____________________________________________________
w00 1/3 pág. 11 párrs. 8-9 Jehová, el que es vigoroso en poder
La expresión “Jehová de los ejércitos”, que aparece 285 veces en la Biblia, es otro recordatorio del poder de Dios. “Los ejércitos” a los que se hace referencia son las huestes de espíritus que Jehová comanda (Salmo 103:20, 21; 148:2). En una sola noche, uno de esos ángeles dio muerte a 185.000 soldados asirios que amenazaban Jerusalén (2 Reyes 19:35). Si reconocemos el poder de los ejércitos celestiales de Jehová, no nos intimidarán fácilmente los opositores. El profeta Eliseo no se preocupó cuando se vio atrapado por un ejército completo que lo buscaba porque, a diferencia de su siervo, vio con los ojos de la fe la gran hueste de fuerzas celestiales que le apoyaban (2 Reyes 6:15-17).
Jesús también era consciente del apoyo angelical cuando se enfrentó a una turba armada con espadas y garrotes en el jardín de Getsemaní. Le dijo a Pedro que devolviera la espada a su lugar, pues en caso necesario podía apelar a su Padre para que le enviara “más de doce legiones de ángeles” (Mateo 26:47, 52, 53). Si percibimos de igual manera que Dios tiene a su disposición tales ejércitos celestiales, también nosotros confiaremos por completo en el apoyo divino. El apóstol Pablo escribió: “Entonces, ¿qué diremos a estas cosas? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Romanos 8:31).
____________________________________________________
w00 15/7 págs. 22-23 ¿Hemos sufrido la influencia de los cínicos?
Una de las definiciones de cínico que da el Diccionario Enciclopédico Salvat Universal es “persona que alardea de no creer en la sinceridad, en sus semejantes, etc.”. Puede que manifieste esta actitud mediante la burla o el sarcasmo, y que ande siempre recriminando a los demás o señalándoles las faltas. Estas características se evidencian en el mundo que nos rodea, pero no son, desde luego, compatibles con la personalidad cristiana. Examinemos las siguientes enseñanzas y principios bíblicos.
“Jehová es misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa. No por todo tiempo seguirá señalando faltas, ni hasta tiempo indefinido se quedará resentido.” (Salmo 103:8, 9.) A los cristianos se nos manda „ser imitadores de Dios‟ (Efesios 5:1). Si el Dios todopoderoso opta por mostrar misericordia y ser abundante en bondad amorosa, en lugar de recriminarnos o señalarnos las faltas, los cristianos tenemos que tratar de hacer lo mismo.
Jesucristo, la representación exacta de Jehová, „dejó un dechado para que sigamos sus pasos con sumo cuidado y atención‟ (1 Pedro 2:21; Hebreos 1:3). A veces sacó a la luz las falsedades religiosas y dio testimonio de las obras inicuas del mundo (Juan 7:7). Pero habló bien de las personas sinceras. Dijo, por ejemplo, sobre Natanael: “Mira, un israelita de seguro, en quien no hay engaño” (Juan 1:47). En algunos de los milagros que realizó, fijó la atención en la fe de quien se beneficiaba de la obra poderosa (Mateo 9:22). Y cuando algunas personas consideraron un despilfarro la dádiva que le hizo una mujer en muestra de aprecio, Jesús no actuó como los cínicos dudando de sus motivos, sino que dijo: “Dondequiera que se prediquen estas buenas nuevas en todo el mundo, lo que esta mujer ha hecho también se contará para recuerdo de ella” (Mateo 26:6-13). Jesús fue un amigo confiado y un compañero afectuoso para sus seguidores, a quienes “amó hasta el fin” (Juan 13:1).
Dado que Jesús era perfecto, hubiera podido señalar con facilidad las faltas de las personas imperfectas. Pero en lugar de manifestar un espíritu de incredulidad y crítica, procuró ayudar a las personas a hallar refrigerio (Mateo 11:29, 30).
____________________________________________________
es11 pág. 53 Mayo
Jueves 19 de mayo
¿No son todos ellos espíritus para servicio público, enviados para servir a favor de los que van a heredar la salvación? (Heb. 1:14.)
Dios tiene en el cielo millones de ángeles fieles y “poderosos [...], que llevan a cabo su palabra” (Sal. 103:20; Rev. 5:11). Estas criaturas espirituales gozan de libre albedrío, tienen personalidad propia y manifiestan cualidades como las de su Padre. Están muy bien organizadas y desempeñan importantes funciones en la organización de Dios. Los ángeles se sintieron felices cuando se fundó la Tierra y realizaron con alegría sus tareas mientras Jehová preparaba esta extraordinaria joya del universo para que fuera el hogar de la humanidad (Job 38:4, 7). Jehová creó al hombre “un poco inferior a los ángeles”, pero como lo hizo a su imagen, este también podía reflejar sus sublimes cualidades (Heb. 2:7; Gén. 1:26). Si Adán y Eva hubieran usado bien el don del libre albedrío, podrían haber vivido junto con sus descendientes en un paraíso como parte de la familia universal de criaturas inteligentes de Jehová. w09 15/5 3:1, 2, 4
____________________________________________________
km 9/80 pág. 1 párr. 2 Jóvenes... ¡eviten la calamidad!—Ecl. 11:10
“Pero, ¿qué quiere Jehová de mí?” quizás preguntes. Algunos jóvenes piensan que Dios considera de manera rígida, dura, quizás hasta negativa, los intereses y entusiasmos juveniles. Quizás piensen que el servir a Dios les impide disfrutar de ocasiones agradables. Pero, ¿es así, en realidad? Obviamente no, especialmente cuando consideramos textos como Eclesiastés 11:9, Proverbios 27:11 y Salmo 103:5. Sin embargo, tienes que tener presente que todos tenemos que responder a Jehová por nuestras acciones. Aunque Jehová permite libertad para escoger, no te escuda de la frustración y los resultados amargos de ir tras un proceder incorrecto. Si juegas con fuego, te quemas. (Compare con Proverbios 6:27, 28.) No obstante, al evitar una vida de persona imprudente y disoluta, o hasta un modo de vivir egoísta, puedes escapar de toda clase de problemas.
____________________________________________________
Véase también w99 15/5 pág. 21 “Bendice a Jehová, oh alma mía”

INFORMACION GENERAL

si págs. 103-104 párr. 17 Libro bíblico número 19: Salmos
Es de interés excepcional el Salmo 104. Este ensalza a Jehová por la dignidad y el esplendor con que se ha revestido, y describe su sabiduría manifestada en sus muchas obras y producciones en la Tierra. Entonces se presenta con pleno vigor el tema de todo el libro de Salmos, cuando por primera vez aparece la exclamación: “¡Alaben a Jah!” (v. 35). Este llamamiento a los adoradores verdaderos para que den a Jehová la alabanza que merece su nombre es una sola palabra en hebreo: ha·lelu-Yáh, españolizada en “Aleluya”, la forma que conocen por toda la Tierra hoy los que hablan español. Desde ese versículo en adelante la expresión aparece 24 veces, y varios salmos empiezan y concluyen con ella.

CAPITULO 104

es11 pág. 68 Julio
Domingo 3 de julio
Yo, por mi parte, me regocijaré en Jehová (Sal. 104:34).
Los cristianos del siglo primero sencillamente no podían dejar de hablar de las cosas que habían visto y oído (Hech. 4:20; 5:28). Sabían que Jehová estaba con ellos y que los bendeciría, y no se equivocaron. De hecho, menos de treinta años después de la muerte de Jesús, el apóstol Pablo pudo decir que las buenas nuevas se habían predicado “en toda la creación que está bajo el cielo” (Col. 1:23). Para ser buenos maestros, nosotros también debemos esforzarnos por hacer crecer nuestro amor a Dios día a día. ¿Cómo podemos lograrlo? Comunicándonos regularmente con Dios mediante la oración, leyendo su Palabra y las publicaciones cristianas, y asistiendo a las reuniones. Cuanto mejor conozcamos a Dios, más cariño le tendremos. Y cuando demostremos nuestro amor a Dios por palabra y obra, los demás se darán cuenta y también se sentirán atraídos a él. w09 15/7 3:8, 9
____________________________________________________
gf lección 4 pág. 7 Cómo podemos conocer a Dios
La creación de Jehová demuestra que nos ama. Piense en todas las distintas frutas que hay en la Tierra. Jehová podía habernos dado solo una clase de fruta, o ninguna. Sin embargo, nos ha dado frutas de muchas clases con una gran variedad de formas, tamaños, colores y sabores. Esto demuestra que Jehová nos ama, y también que es muy generoso, considerado y bondadoso (Salmo 104:24).
lv cap. 2 pág. 18 párr. 10 La importancia de mantener una buena conciencia
Tomemos por caso el consumo de alcohol. Si asistimos a una reunión social, quizá nos preguntemos: “¿Debo beber, o no?”. Para tomar una buena decisión, primero hay que educar nuestra conciencia examinando los principios bíblicos. Por un lado, las Escrituras no condenan el consumo moderado de alcohol. De hecho, alaban a Dios por habernos proporcionado el vino (Salmo 104:14, 15). Por otro lado, sí condenan los excesos y las juergas (Lucas 21:34; Romanos 13:13). Lo que es más, incluyen la borrachera en una lista de pecados tan graves como la fornicación o el adulterio (1 Corintios 6:9, 10).
____________________________________________________
cl cap. 5 pág. 51 párr. 8 El poder creador: “el Hacedor del cielo y de la tierra”
Nuestro temor reverencial crece aún más al reflexionar sobre las dimensiones de las galaxias. Por ejemplo, se calcula que la Vía Láctea mide en sentido transversal 100.000 años luz, lo que quiere decir que un haz de luz (que viaja vertiginosamente, a 300.000 kilómetros por segundo) tardaría cien mil años en atravesarla de punta a punta. Y hay galaxias muchísimo mayores. Las Escrituras señalan que Jehová „extiende‟ los vastos cielos como si fueran simple tela (Salmo 104:2). Pensemos ahora en su Hacedor. ¿No sentimos una gran admiración por el Dios que posee tan inmenso poder creador?
_______________________
gh cap. 7 págs. 63-64 párr. 11 Preparando un hogar feliz para la humanidad
Dios dotó las partes verdes de las plantas con una sustancia llamada “clorofila.” Por medio de esta compleja sustancia, la luz del Sol hace que el anhídrido carbónico del aire reaccione con el agua del terreno para formar azúcares, produciendo anualmente tanto como 150 mil millones de toneladas de éstos por toda la tierra, a la vez que se expele oxígeno para renovar el aire. Las plantas usan estos azúcares para crecer, convirtiéndolos en las diversas clases de alimento que comemos. De modo que la energía que mantiene la gran variedad de cosas vivas en la tierra viene enteramente de este milagroso proceso en el que intervienen la luz solar, el aire y el agua, ¡y el hombre aún desconoce el secreto de este proceso! Muy ciertas son las palabras que dicen: “¡Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas. La tierra está llena de tus producciones.”—Salmo 104:24.
____________________________________________________
kl cap. 9 págs. 81-82 párr. 6 ¿Qué les sucede a nuestros difuntos?
El “espíritu” que sale de la persona al morir es la fuerza de vida procedente del Creador. (Salmo 36:9; Hechos 17:28.) Dicha fuerza no posee ninguna característica de la criatura a la que anima, tal como la electricidad no adopta las funciones del aparato que acciona. Cuando alguien muere, el espíritu (la fuerza de vida) deja de animar las células corporales, tal como una bombilla se apaga una vez que se desconecta la electricidad. Cuando la fuerza de vida deja de sostener el cuerpo humano, el hombre, el alma, muere. (Salmo 104:29; Eclesiastés 12:1, 7.)
____________________________________________________
ce cap. 10 pág. 138 párr. 20 Prueba procedente de un planeta singular
También es extraordinaria la manera como regiones que están lejos de ríos, lagos y mares consiguen el agua que sostiene la vida. Cada segundo, el calor del Sol cambia miles de millones de litros de agua en vapor. Este vapor, más liviano que el aire, flota y sube, y forma nubes en el cielo. Las corrientes de viento y aire mueven estas nubes, y, cuando las condiciones apropiadas se presentan, la humedad se precipita como lluvia. Pero las gotas de la lluvia tienden a crecer solo hasta cierto tamaño. ¿Qué sucedería si esto no fuera así, y las gotas de lluvia se hicieran gigantescas? ¡Eso sería desastroso! En vez de eso, por lo general la lluvia baja en el tamaño apropiado, y con delicadeza, de modo que rara vez causa daño siquiera a una brizna de hierba o a la más delicada flor. ¡Qué magistral y considerado diseño se evidencia en el agua! (Salmo 104:1, 10-14; Eclesiastés 1:7.)
____________________________________________________
w90 15/9 págs. 18-19 párr. 13 ¡Bendiga el santo nombre de Jehová!
Dios „abre su mano y satisface el deseo de toda cosa viviente‟. (Salmo 104:10-28.) Es cierto que algunos animales mueren de hambre. Muchos humanos padecen hambre por ser víctimas del egoísmo, la opresión y el mal uso de los recursos. Además, Jesús predijo que las “escaseces de alimento” serían un rasgo de “la señal” de su presencia en estos últimos días. (Mateo 24:3, 7.) Pero nada de esto ocurre porque Jehová sea tacaño o no pueda proveer lo necesario. ¡Piense en los miles de millones de criaturas que reciben sustento! Además, este salmo proporciona la garantía de que bajo la gobernación del Reino, cuando „el hombre no domine al hombre para perjuicio suyo‟, Dios satisfará nuestras necesidades materiales y espirituales. (Eclesiastés 8:9; Isaías 25:6.) Hoy ni siquiera tenemos que padecer hambre de alimento espiritual, pues Dios lo provee en abundancia a su tiempo mediante “el esclavo fiel y discreto”. (Mateo 24:45-47; 1 Pedro 2:2.) En sentido espiritual, los testigos de Jehová son las personas mejor alimentadas de la Tierra. ¿Muestra usted aprecio profundo por tal abundancia?
w87 1/6 pág. 26 Regocijo con la clase número 82 de Galaad
El primer orador del programa fue John Barr, también miembro del Cuerpo Gobernante. Citando extensamente del Salmo 104, mostró que Jehová no solo ha creado todo cuanto existe —animado e inanimado—, sino que también creó un lugar para todo lo creado. Dijo entonces el orador: “Ahora, mientras ustedes se encaminan a su asignación, piensen: „Jehová me ha colocado aquí ‟. Nunca olviden eso”.

w86 15/12 pág. 29 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué?
♦ 104:4—¿De qué manera „hace Jehová a sus ángeles espíritus‟?
Puesto que los ángeles ya son criaturas de espíritu, esto ciertamente no se refiere a sus cuerpos espirituales. Sin embargo, la palabra “espíritu” también puede significar “viento” o “fuerza activa”. Por lo tanto, Dios puede usar a sus ángeles como fuerzas poderosas para efectuar su voluntad. También pueden ser utilizados como agentes de ejecución... como “un fuego devorador”. Es consolador para los cristianos saber que su obra de predicar está respaldada por estas poderosas criaturas angelicales. (Compárese con Revelación 14:6, 7.)

CAPITULO 105

w10 15/4 págs. 8-9 párrs. 5-6, 10 El espíritu santo y el propósito de Jehová
Jehová se valió de su espíritu para proteger la línea de antepasados de la Descendencia. Así, le dijo a Abrahán (entonces llamado Abrán): “Soy para ti un escudo” (Gén. 15:1). Y no hablaba por hablar. Pensemos, por ejemplo, en lo que sucedió en torno al año 1919 antes de nuestra era. Cuando él y su esposa se fueron a vivir a Guerar por un tiempo, Abimélec, el rey de la ciudad, tomó a Sara con la intención de convertirla en su mujer, pues ignoraba que estaba casada. ¿Era esta una de las estrategias de Satanás para impedir que ella le diera un hijo a Abrahán? La Biblia no lo aclara, pero sí muestra que Dios tomó cartas en el asunto y advirtió en sueños al monarca que no la tocara (Gén. 20:1-18).
Pero esta es tan solo una de las varias ocasiones en que libró del peligro al patriarca y a su familia (Gén. 12:14-20; 14:13-20; 26:26-29). Por eso, el salmista tenía toda la razón para escribir: “[Jehová] no permitió que ningún humano los defraudara [a Abrahán y sus descendientes], antes bien, a causa de ellos censuró a reyes, diciendo: „No toquen ustedes a mis ungidos, y a mis profetas no hagan nada malo‟” (Sal. 105:14, 15).
Como hemos visto, en tiempos bíblicos Jehová utilizó su espíritu para muchos cometidos, entre ellos proteger a sus siervos, concederles dones especiales y ungirlos. De este modo fue dando los pasos necesarios para llevar a cabo su voluntad. ¿Qué puede decirse de nuestros días? ¿Cómo emplea hoy su espíritu para el adelanto de su propósito?
____________________________________________________
w09 15/8 pág. 30 ¿Le gustaría recuperar su privilegio de servicio?
Para fortalecer su fe, procure “hallar a Jehová y su fuerza” (Sal. 105:4; 1 Cor. 16:13). Una manera de conseguirlo es orando con fervor. Cuando hable con Jehová de su situación, dígale cómo se siente y pídale su espíritu. Ya verá que así se sentirá más cerca de Jehová y más estable espiritualmente (Sal. 62:8; Fili. 4:6, 13).
____________________________________________________
w07 15/8 pág. 17 Aprenda a afrontar las injusticias
La Biblia menciona múltiples ejemplos de personas que sufrieron injusticias. Podemos aprender mucho de ellas examinando cómo hicieron frente a sus dificultades. Analicemos el caso de José. Movidos por los celos, sus hermanos lo vendieron a unos mercaderes y llegó a ser esclavo en Egipto. Una vez allí, la esposa de su amo trató de seducirlo; como él la rechazó, lo acusó falsamente de haber intentado aprovecharse de ella. Aunque José acabó en prisión, su fe era más fuerte que los grilletes que sujetaban sus pies, y no permitió que la injusticia debilitara su espiritualidad ni su confianza en Jehová (Génesis 37:18-28; 39:4-20; Salmo 105:17-19).
____________________________________________________
w04 1/10 págs. 5-6 “Los mansos heredarán la tierra”: ¿cómo se cumplirá?
Cuando Dios promete algo, ya sea a una persona, a una nación o a toda la humanidad, no lo olvida, sino que lo lleva a cabo a su debido tiempo. “Él se ha acordado de su pacto aun hasta tiempo indefinido, de la palabra que él mandó, a mil generaciones.” (Salmo 105:8.)
¿Cómo podemos estar seguros entonces de que Jehová no ha cambiado su propósito original con relación a la Tierra? Podemos tener dicha seguridad porque en la Palabra inspirada de Dios, la Biblia, se menciona el propósito divino de dar la Tierra a la humanidad obediente (Salmo 25:13; 37:9, 22, 29, 34). Además, las Escrituras describen a quienes son bendecidos por Jehová como personas que moran en seguridad, cada una de las cuales se sienta “debajo de su vid y debajo de su higuera”, y no hay “nadie que las haga temblar” (Miqueas 4:4; Ezequiel 34:28). Aquellos elegidos por Jehová “ciertamente edificarán casas, y las ocuparán; y ciertamente plantarán viñas y comerán su fruto”. Disfrutarán de paz incluso con las bestias del campo (Isaías 11:6-9; 65:21, 25).
____________________________________________________
w00 1/3 págs. 15-16 párrs. 6, 8-10 „Hallemos a Jehová y su fuerza‟
Jehová puede dar poder a sus siervos y también protegerlos. La Biblia nos exhorta a “hallar a Jehová y su fuerza” (Salmo 105:4). ¿Por qué? Porque cuando hacemos las cosas con la fuerza de Jehová, usamos nuestro poder para beneficio y no para perjuicio de los demás. No hallamos otro ejemplo mejor al respecto que el de Jesucristo, quien ejecutó muchos milagros con “el poder de Jehová” (Lucas 5:17). Jesús pudo haberse dedicado a hacerse rico, famoso o incluso un rey omnipotente (Lucas 4:5-7). Sin embargo, utilizó el poder de Dios para preparar, enseñar, ayudar y curar al prójimo (Marcos 7:37; Juan 7:46). Qué buen ejemplo para nosotros.
¿Cómo conseguimos la fuerza de Dios? Ante todo, tenemos que pedirla en oración. Jesús aseguró a sus discípulos que su Padre daría espíritu santo a quienes se lo pidieran (Lucas 11:10-13). Veamos cómo la oración dio fuerza a los discípulos de Cristo cuando optaron por obedecer a Dios más bien que a los guías religiosos que les habían ordenado que dejaran de dar testimonio acerca de Jesús. Cuando pidieron a Jehová en oración que los ayudara, su oración sincera fue contestada, y el espíritu santo les dio la fuerza para seguir predicando las buenas nuevas con denuedo (Hechos 4:19, 20, 29-31, 33).
En segundo lugar, podemos obtener fuerza espiritual de la Biblia (Hebreos 4:12). El poder de la Palabra de Dios quedó patente durante los días del rey Josías. Aunque este rey de Judá había eliminado ya los ídolos paganos del país, el inesperado descubrimiento de la Ley de Jehová en el templo lo motivó a intensificar su programa de limpieza. Cuando Josías leyó personalmente la Ley al pueblo, la nación completa hizo un pacto con Jehová, y se emprendió una segunda campaña, más vigorosa, contra la idolatría. El excelente resultado de la reforma de Josías fue que durante “todos los días de él, no se desviaron de seguir a Jehová” (2 Crónicas 34:33).
En tercer lugar, obtenemos la fuerza de Jehová mediante la compañía cristiana. Pablo animó a los cristianos a asistir a las reuniones con regularidad para „incitarse al amor y a las obras excelentes‟ y animarse unos a otros (Hebreos 10:24, 25). Cuando se libró milagrosamente a Pedro de la prisión, este quiso estar con sus hermanos y fue directamente a la casa de la madre de Juan Marcos, donde “muchos estaban reunidos y orando” (Hechos 12:12). Está claro que cada uno podía orar en su casa, pero optaron por reunirse para orar y animarse unos a otros durante aquel tiempo difícil. Pablo se encontró con algunos hermanos en Puteoli, cerca del fin de su largo y peligroso viaje a Roma, y luego con otros que vinieron de lejos para reunirse con él. ¿Cuál fue su reacción? “Cuando alcanzó a verlos [a estos], Pablo dio gracias a Dios y cobró ánimo.” (Hechos 28:13-15.) Le fortaleció estar de nuevo con sus hermanos cristianos. A nosotros también nos fortalece reunirnos con nuestros compañeros cristianos. Siempre que tengamos la libertad de relacionarnos unos con otros, no debemos andar a solas por el estrecho camino que conduce a la vida (Proverbios 18:1; Mateo 7:14).
____________________________________________________
w91 1/11 págs. 10-12 párrs. 11-15 El aguante que lleva a la victoria
¡Esperar!, ¡esperar!, ¡esperar! parece haber sido la regla de Dios con relación a sus siervos de la antigüedad cuando se les sometió a prueba en cuanto a su resolución de continuar en la fe. Pero al final la espera siempre resultó remuneradora para aquellos siervos fieles. Por ejemplo, José tuvo que esperar 13 años como esclavo y preso, pero aquella experiencia refinó su personalidad. (Salmo 105:17-19.)
Abrahán ya tenía 75 años de edad cuando Dios le pidió que saliera de Ur de los caldeos y fuera a la Tierra Prometida. Tenía unos 125 años cuando recibió la confirmación jurada de la promesa de Dios, lo cual sucedió inmediatamente después que Abrahán demostró la firmeza de su fe al llegar hasta el punto de ofrecer a su amado hijo, Isaac, y detenerse solo cuando el ángel de Jehová le contuvo la mano e impidió el sacrificio. (Génesis 22:1-18.) Cincuenta años fue un tiempo largo para que Abrahán esperara como viajero en una tierra extranjera, pero resistió otros 50 años hasta que murió a los 175 años de edad. Por todo aquel tiempo Abrahán fue un testigo y profeta fiel de Jehová Dios. (Salmo 105:9-15.)
La fe y el aguante de Abrahán se ponen como modelo para todos los siervos de Dios que desean recibir mediante Jesucristo, la Descendencia de Abrahán, las bendiciones prometidas. (Hebreos 11:8-10, 17-19.) Respecto a él leemos en Hebreos 6:11-15: “Deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin, para que no se hagan indolentes, sino que sean imitadores de los que mediante fe y paciencia heredan las promesas. Porque cuando Dios hizo su promesa a Abrahán, puesto que no podía jurar por nadie mayor, juró por sí mismo, diciendo: „De cierto, bendiciendo te bendeciré, y multiplicando te multiplicaré‟. Y así, después que Abrahán hubo mostrado paciencia, obtuvo esta promesa”.
Ya los del resto ungido han visto pasar 77 años desde el fin de los Tiempos de los Gentiles en 1914, cuando algunos de ellos aguardaban la glorificación celestial de la congregación cristiana verdadera. No sabemos cuánto tiempo más tendrá que esperar el resto. Entonces, ¿deberíamos vacilar y creer que la espera es interminable, y la recompensa una ilusión? ¡No! Eso nunca vindicaría la soberanía de Dios ni honraría su nombre. Él no estaría justificado ante el mundo cuando nos otorgara la victoria y el premio resultante de la vida eterna. Sin importar cuánto tiempo pase, los del resto, junto con sus compañeros fieles y mansos como ovejas, están resueltos a esperar que Jehová actúe a su propio tiempo. Al desplegar tal perseverancia ejemplar, siguen el derrotero de Abrahán. (Romanos 8:23-25.)
Por lo tanto, el lema todavía es: aguante sin vacilación al hacer la voluntad de Dios. (Romanos 2:6, 7.) En el pasado él nos ha sostenido a través de duras aflicciones, incluso encarcelamientos y campos de concentración, y nos ha salvado triunfalmente para la gloria de su nombre y su propósito. Durante el tiempo que aún queda para que se complete nuestra prueba, Jehová seguirá haciendo lo mismo. Esta exhortación de Pablo sigue siendo oportuna para nuestros días: “Porque ustedes necesitan paciencia y aguante constantes, para que puedan efectuar y cumplir por completo la voluntad de Dios, y así reciban y se lleven lo prometido y gocen completamente de ello”. (Hebreos 10:36, The Amplified Bible [La Biblia ampliada]; Romanos 8:37.)
____________________________________________________
w89 1/12 pág. 16 párr. 6 ¿Busca usted tesoros escondidos?
¿Qué se puede decir sobre las personas cuya esperanza es la vida eterna en la Tierra? ¿Por qué es vital para ellas el conocimiento exacto? Porque no hay diversos grados de integridad cristiana, como si hubiera una norma más alta para los ungidos, quienes tienen esperanza celestial, que para las otras ovejas, quienes tienen esperanza terrenal. (Juan 10:16; 2 Pedro 3:13.) Los principios cristianos aplican a todos de igual manera. Por esa razón, todos tenemos que recargar con regularidad nuestras baterías espirituales mediante el conocimiento exacto. Pero eso implica tiempo y esfuerzo. Tenemos que ocuparnos en cavar en sentido espiritual, como si buscáramos tesoros escondidos. (Salmo 105:4, 5.)
____________________________________________________
w86 1/11 págs. 19-20 párr. 15 Jóvenes que contribuyen a una familia unida y feliz
“Con grilletes afligieron sus pies [los de José], en hierros entró su alma; hasta el tiempo en que vino su palabra, el dicho mismo de Jehová lo refinó.” (Salmo 105:17-19.) Fue por 13 años que José sufrió como esclavo y prisionero hasta que se cumplió la promesa de Jehová. Con esta experiencia se le refinó. Aunque Jehová no produjo los problemas, los permitió con un propósito. ¿Mantendría José su esperanza en „el dicho de Jehová‟ pese a encontrarse en el crisol de la adversidad? ¿Permitiría él que maduraran sus buenas cualidades y cultivaría la paciencia necesaria, la humildad, la fortaleza espiritual y la determinación de cumplir con una asignación difícil? Pues bien, José salió de esta experiencia como el oro que sale del fuego del refinador, más puro y aún más precioso a los ojos de Dios, quien le usó más adelante de una manera maravillosa. (Génesis 41:14, 38-41, 46; 42:6, 9.)

ACTIVIDADES PARA RAZONAR

g01 8/8 pág. 12 ¿Sabe la respuesta?
En su solitaria aflicción, ¿cómo qué dos aves se sintió el salmista? (Salmo 102:6.)
____________________________________________________
g99 8/4 pág. 12 ¿Sabe la respuesta?
¿Qué ave se destaca de la mayoría por tener ambos ojos dispuestos frontalmente, lo que le permite ver un objeto con los dos simultáneamente? (Salmo 102:6.)
____________________________________________________
gh cap. 2 Haciendo el libro de las buenas nuevas
¿Por qué hizo el Creador, por medio de inspiración, un registro de la historia antigua? (Salmo 102:18)
____________________________________________________
rs pág. 407 párr. 2 Trinidad
¿Por qué se cita Salmo 102:25-27 en Hebreos 1:10-12 y se aplica al Hijo, cuando el salmo dice que está dirigido a Dios?
____________________________________________________
km 12/01 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
Complete la siguiente declaración con la palabra o expresión necesaria:
Por lo visto, „no olvidar todos los hechos de Jehová‟ está relacionado con _________________________ en “sus hechos”, sus actos de bondad amorosa mencionados en el Salmo 103 (Sal. 103:2) [w99-S 15/5 pág. 21 §5, 6].
____________________________________________________
km 4/01 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
Conteste cierto o falso a la siguiente declaración:
Al referirse a los “hechos” de Jehová, según Salmo 103:2, David tenía presente Su creación física [w99-S 15/5 pág. 21 §5, 6].
____________________________________________________
g 2/08 pág. 31 ¿Qué respondería usted?
¿Qué hace Dios con nuestras transgresiones? (Salmo 103:12-14.)
____________________________________________________
yy cap. 5 La masturbación y la homosexualidad
Hasta si alguien tiene que realizar un gran esfuerzo en su lucha por hacer lo que es correcto, ¿por qué no debería pensar que su situación no tiene remedio? (Salmo 103:13, 14)
____________________________________________________
km 10/72 pág. 2 Sus Reuniones de Servicio
Al pedir un préstamo ¿por qué debe redactarse un convenio por escrito? (Sal. 103:14; Jer. 32:10, 11)
my Preguntas de estudio para Mi libro de historias bíblicas
Aun si Jehová nos disciplina mediante su organización, ¿qué confianza puede darnos el ejemplo de Moisés? (Éxo. 4:12-14; Sal. 103:14; Heb. 12:4-11.)
____________________________________________________
km 11/00 pág. 1 párr. 4 “Una palabra hablada al tiempo apropiado”
“¿Destruirá un desastre cósmico nuestro planeta algún día?” (Sal. 104:5).
____________________________________________________
km 4/77 pág. 2 Sus Reuniones de Servicio
En Edén, Dios se reveló al hombre como ¿qué clase de persona? ¿Cómo? (Sal. 139:14; 104:8-24)
____________________________________________________
ml ¡Lo mucho más que encierra la vida!
¿Por qué sobresale esta Tierra en la creación de Dios? (Salmo 104:24)
____________________________________________________
ml ¡Lo mucho más que encierra la vida!
¿De dónde vino la vida y cómo llegó a existir? (Salmo 104:30, 31)
____________________________________________________
km 4/72 pág. 2 Sus Reuniones de Servicio
¿Cuáles son algunas de las cosas que traen gozo al corazón de Jehová? (Sal. 104:31; Pro. 27:11)
____________________________________________________
my Preguntas de estudio para Mi libro de historias bíblicas
¿Por qué deben los siervos de Jehová cantarle alabanzas? (Éxo. 15:1, 2; Sal. 105:2, 3; Rev. 15:3, 4.)

Toda la información ha sido sacada de la Watchtower Library 2010
Este archivo, es tan solo es una ayuda para nuestra preparación, el propósito principal de esto, es que investiguemos más nosotros.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
LOS QUE NO TIENEN LA VERDAD NO PUEDEN ARGUMENTAR EN NUESTRA CONTRA.
SI SE OPONEN A LA VERDAD, POR ALGUNA RAZON PROPIA, TRATARAN DE CONTRARESTAR DICIENDO COSAS QUE NO SON CIERTAS. PERO LA VERDAD NO SE PUEDE OCULTAR MUCHO TIEMPO SI USTED ESTA REALMENTE INTERESADO EN LA BUSQUEDA DE ELLA. JESUS DIJO
“Si permanecen en mi palabra, verdaderamente son mis discípulos, y conocerán la verdad, y la verdad los libertará”.
JUAN 8:31-32


FOTO INEDITA
30 julio 1960
Fred William Franz, en el Briggs Stadium
SALON REINO EN USA DE 1947
1955

ALEXANDER KALISTRATOV, representante de los Testigos de jehova en Rusia, HA SIDO DECLARADO INOCENTE DE TODAS LAS ACUSACIONES DEL FISCAL, entre ellas, las de incitar al odio religioso.
"Estoy muy agradecido por la valiente postura de que el juez tomó en la expedición de tal decisión. Sólo espero que la sentencia será de utilidad a muchos de mis hermanos en la fe, que siguen siendo perseguidos en Rusia. Sería triste para otros ciudadanos rusos inocentes para ser sometidos a vigilancia ilegal simplemente por la intolerancia religiosa. "
ESTO HA SIDO UN GOLPE INESPERADO PARA EL GOBIERNO. Y ES QUE CON JEHOVA NO SE JUEGA

CANCIONERO DE LA WATCHTOWER 1890
MISIONEROS DE GALAAD EN AFRICA, los autenticos
Falta un local para la asamblea en este pais africano? No pasa nada, lo fabricamos. Aqui veis la estructura terminada. Vamos a por hierbas para el techo



3 fotografias de hermanos, misioneros incluidos, recogiendo matojos para tapar el techo

Aqui vemos ya el techo cubierto de hierbas para protegerse del sol ardiente africano

Aqui veis la sencilla plataforma

Pareja de misioneros brasileños en Africa

Hermana misionera en la asamblea con hermanos nativos

Ya esta!! Comienza la asamblea.




HOSPITAL DE URGENCIA CREADO POR LOS TESTIGOS DE JEHOVA EN HAITI
Donde esta la ayuda de los opositores a los haitianos? NINGUNA

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX







----------------------------


Estadisticas blog
_____________________________
CURRENT MOON

___________________________________

=======================================
Calcula los usuarios online de tu web o blog

No hay comentarios: