EXCLUSIVO PARA TESTIGOS DE JEHOVA

Blog diseñado para dar testimonio de MI FE
Soy TESTIGO DE JEHOVA desde hace 59 años
Aqui compartimos fotografias, videos, noticias e informacion teocratica con mas de 150.0000 hermanos de 195 paises

lunes, 11 de julio de 2011

PUNTOS SOBRESALIENTES SALMOS 69 A 73---semana del 11 julio


PUNTOS SOBRESALIENTES SALMOS 69 A 73

REPASO ESCUELA MINISTERIO

 

2. ¿Qué indica el Salmo 70 sobre David?

w08 15/9 pág. 4 párr. 4 Jehová, el "Libertador", protege a sus siervos de tiempos bíblicos

¿Qué indica el Salmo 70 sobre David? Muestra que cuando se enfrentó a sus enemigos, que deseaban verlo muerto, no quiso tomarse la justicia por su propia mano. Por el contrario, dejó que Jehová se encargara de ellos en el momento y de la manera que él quisiera (1 Sam. 26:10). David nunca dudó de que Jehová ayuda y libra a quienes lo buscan (Heb. 11:6). Además, siempre estuvo convencido de que los siervos de Dios tienen muchas razones para ser felices y para alabarlo hablándoles a los demás de su grandeza (Sal. 5:11; 35:27).

CAPITULO 69

es11 pág. 10 Enero

Lunes 10 de enero

El celo por tu casa me consumirá (Juan 2:17).

Al llegar a Jerusalén, Jesús se dirige al templo, y en el atrio de los gentiles encuentra "a los que vendían ganado vacuno y ovejas y palomas, y a los corredores de cambios". Allí mismo hace un látigo de cuerdas y saca con él a los animales. Tira al suelo las monedas de los que cambiaban dinero y vuelca sus mesas, y les ordena a los vendedores de palomas que tomen sus cosas y se vayan (Juan 2:13-16). ¿Por qué reaccionó así Jesús? Porque apreciaba profundamente el templo. "¡Dejen de hacer de la casa de mi Padre una casa de mercancías!", les dijo a los comerciantes. Al verlo, sus discípulos recordaron lo que siglos antes había escrito el salmista David: "El celo por tu casa me consumirá" (Juan 2:16, 17; Sal. 69:9). Hoy día, cada uno de los más de siete millones de cristianos que componemos el pueblo de Dios debemos preguntarnos: "¿Cómo puedo yo manifestar más celo por la casa de Jehová?". w09 15/6 1:1-3

______________________________________

km 5/04 pág. 1 párr. 1 Música reconfortante

Los cánticos y la música son una parte fundamental de la adoración verdadera. En el antiguo Israel, Asaf y sus hermanos cantaron: "¡Den gracias a Jehová [...]! Cántenle a él, prodúzcanle melodía, interésense intensamente en todos sus actos maravillosos" (1 Cró. 16:8, 9). Hoy día unimos nuestras voces para cantar a Jehová durante las reuniones de congregación semanales (Efe. 5:19). ¿No es esta una magnífica oportunidad de alabar su nombre? (Sal. 69:30.)

______________________________________

km 3/72 pág. 7 párr. 2 ¿Qué traerá esta temporada del Memorial?

Los salmistas frecuentemente se emocionaban en cuanto a hacer la voluntad de Jehová y uno de ellos declaró en cierta ocasión: "El puro celo por tu casa me ha consumido." (Sal. 69:9) ¿No se siente usted con deseos de gritar las alabanzas de Jehová en estos tiempos conmovedores? (Sal. 100:1, 2) Cuando hacemos un esfuerzo especial para invitar a la gente a nuestras reuniones y para ayudar a los nuevos a comenzar en el ministerio como parte de nuestra obra de hacer discípulos, estamos haciendo algo que deleita a Jehová. Esto trae regocijo al corazón de Jehová, y ciertamente podemos regocijarnos en esta actividad tan edificante y provechosa.

____________________________________________________

ip-1 cap. 6 pág. 68 párr. 15 Jehová Dios tiene misericordia de un resto

Figurar en un registro significaba estar vivo, pues, cuando alguien moría, su nombre se borraba de él. En otros lugares de la Biblia se habla en sentido figurado de un registro, o libro, que contiene los nombres de las personas a quienes Jehová concede la recompensa de la vida. La permanencia en ese libro, sin embargo, está condicionada, pues Jehová puede „borrar‟ los nombres (Éxodo 32:32, 33; Salmo 69:28). Por tanto, las palabras de Isaías entrañan una advertencia que induce a la reflexión: quienes regresen solo podrán seguir viviendo en su tierra restaurada si permanecen santos a los ojos de Dios.

____________________________________________________

jd cap. 7 págs. 92-93 párr. 20 Sirvamos a Jehová de acuerdo con sus elevadas normas

En la oración que hizo Jonás "desde el vientre del Seol", empleó muchos términos y expresiones de los salmos, que conocía bien (Jonás 2:2). Aunque estaba absorto implorando el perdón de Jehová y sumido en la angustia, le vinieron a los labios las palabras de David, como puede verse al comparar pasajes tales como Jonás 2:3, 5 y Salmo 69:1, 2. Es evidente que el profeta estaba familiarizado con los salmos de David que tenía a su disposición. Los términos y frases de estos cánticos inspirados brotaban de su interior. Por así decirlo, Jonás llevaba "dentro de [sus] entrañas" la palabra revelada por Dios (Salmo 40:8). De igual modo, cuando usted se enfrenta a una situación que lo agota emocionalmente, ¿logra recordar dichos divinos que vengan al caso? Si ahora profundiza en el estudio de la Palabra de Dios, estará mejor preparado para el futuro, pues contará con un conocimiento que le será muy útil para ajustarse a las normas de Jehová cuando tenga que tomar ciertas decisiones y resolver problemas.

______________________________________

g76 8/7 págs. 7-8 Esforzándose por mejorar el matrimonio

Los cónyuges que funcionan como "uno" saben cómo piensa el otro y están de acuerdo sobre los asuntos. En otras palabras, se comunican. ¿Cómo puede usted hacer esto?

¿Sabía usted que frecuentemente las Escrituras presentan a Dios como "escuchando" y "prestando atención" a la gente, aun a sus quejas? (Gén. 21:17; Éxo. 2:23-25; Deu. 9:19; Sal. 69:33; Mal. 3:16) ¿Es usted un buen oyente? ¿Repite usted lo que dice su cónyuge, inquiriendo para asegurarse de que entiende lo que dice? El que uno verdaderamente escuche es muy diferente de solo inclinar la cabeza como atento a lo que se está diciendo e introducir un "oh" o "ah" a intervalos en la "conversación," mientras que se concentra en otra cosa.

Además hay la necesidad de comunicarse aprecio y amor el uno al otro. La Biblia habla favorablemente del intercambio de "expresiones de cariño" entre un pastor y su amada doncella sulamita. (Cant. 1:2, 4; 4:10; 7:12) Una sonrisa amistosa de vez en cuando, un guiño afectuoso, una expresión de aprecio genuina como "qué bien luces hoy, querida," pueden hacer mucho para mantener a un matrimonio sobre una base sólida.

____________________________________________________

w08 15/3 pág. 12 párrs. 3-4 Jehová escucha nuestras súplicas

Los siervos de Jehová sabemos muy bien que no somos inmunes a los problemas actuales y que estos sin duda seguirán empeorando. Pero además de sufrir como lo hace la humanidad en general, nosotros tenemos un "adversario, el Diablo", quien está empeñado en acabar con nuestra fe (1 Ped. 5:8). Fácilmente podríamos llegar a identificarnos con estas palabras de David: "El oprobio mismo ha quebrantado mi corazón, y la herida es incurable. Y seguí esperando que alguien se condoliera, pero no hubo nadie; y consoladores, pero no hallé ninguno" (Sal. 69:20).

¿Quiso decir David con estas palabras que había perdido toda esperanza? De ninguna manera. Observemos lo que dijo más adelante en el mismo salmo: "Jehová está escuchando a los pobres, y realmente no desprecia a sus propios prisioneros [o "los suyos que son prisioneros"]" (Sal. 69:33, nota). Hay ocasiones en las que podríamos sentirnos prisioneros, por decirlo así, de nuestras angustias y aflicciones. Tal vez creamos, y con razón, que los demás no entienden lo que estamos pasando. Pero al igual que a David, nos será de gran consuelo saber que Jehová comprende a la perfección nuestra angustia (Sal. 34:15).

____________________________________________________

w06 1/6 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro segundo de los Salmos

69:4.
Para mantener la paz, a veces quizá sea prudente pedir disculpas (es decir, "devolver"), aunque no estemos convencidos de haber hecho algo malo.

____________________________________________________

w00 15/9 pág. 11 párr. 6 "Todavía no había llegado su hora"

Pronto llega la primavera del año 30 E.C., y Jesús y sus acompañantes viajan a Jerusalén para observar la Pascua. Allí los discípulos ven a su Caudillo actuar como quizá nunca lo habían visto antes. Los codiciosos mercaderes judíos están vendiendo animales y aves para el sacrificio en el mismo interior del templo. Y cobran precios muy altos a los fieles adoradores judíos. Indignado, Jesús pasa a la acción. Confecciona un látigo de cuerdas y expulsa a los vendedores. Vuelca las mesas y desparrama las monedas de los cambistas. "¡Quiten estas cosas de aquí!", manda a los que venden las palomas. Cuando los discípulos de Jesús le ven actuar con tal fervor, recuerdan la profecía sobre el Hijo de Dios: "El celo por tu casa me consumirá" (Juan 2:13-17; Salmo 69:9). Nosotros también debemos evitar por todos los medios que las tendencias mundanas contaminen nuestra adoración.

____________________________________________________

w99 15/1 pág. 18 párr. 11 Alcemos manos leales en oración

Mucha gente ora hoy solo para pedir algo, pero nuestro amor a Jehová Dios debe motivarnos a darle gracias y alabanza tanto en nuestras oraciones privadas como públicas. En efecto, además de las súplicas y peticiones, debemos dar gracias a Jehová por las bendiciones espirituales y materiales (Proverbios 10:22). El salmista cantó: "Ofrece acción de gracias como tu sacrificio a Dios, y paga al Altísimo tus votos" (Salmo 50:14). Y una oración melodiosa de David incluyó estas conmovedoras palabras: "Alabaré el nombre de Dios con canción, y lo engrandeceré, sí, con acción de gracias" (Salmo 69:30). ¿No deberíamos hacer lo mismo en las oraciones públicas y privadas?

w06 1/6 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro segundo de los Salmos

69:23. ¿Qué significa la expresión "haz que [las] caderas [del enemigo] vacilen"?
Los músculos de la cadera son esenciales para realizar tareas arduas, como levantar y llevar cargas pesadas. Las caderas vacilantes comunican la idea de que se han perdido las fuerzas. David pidió que sus enemigos perdieran su fuerza, su poder.

CAPITULO 70

w06 1/6 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro segundo de los Salmos

70:1-5.
Jehová oye nuestras súplicas (1 Tesalonicenses 5:17; Santiago 1:13; 2 Pedro 2:9). Aunque Dios quizás permita que continúe una prueba, él nos dará la sabiduría para afrontar la situación y las fuerzas para soportarla. No dejará que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar (1 Corintios 10:13; Hebreos 10:36; Santiago 1:5-8).

____________________________________________________

w91 15/5 págs. 21-23 Jehová oye nuestras súplicas por ayuda

Súplica por pronta liberación

David empieza con la súplica: "Oh Dios, para librarme, oh Jehová, de veras ven de prisa en mi auxilio". (Salmo 70:1.) Cuando algo nos angustia, podemos orar a Dios por pronta ayuda. Jehová no nos prueba con cosas malas, y "sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa". (2 Pedro 2:9; Santiago 1:13.) Pero ¿qué hay si él permite que una prueba continúe, quizás para enseñarnos algo? Entonces podemos pedirle sabiduría para que nos ayude a encararnos con ella. Si pedimos con fe, él nos concede sabiduría. (Santiago 1:5-8.) Dios también nos da las fuerzas que necesitamos para aguantar las pruebas. Por ejemplo, „nos sostiene sobre un diván de enfermedad‟. (Salmo 41:1-3; Hebreos 10:36.)

El hecho de que el pecado sea inherente en nosotros y siempre estemos expuestos a la tentación y a los esfuerzos del Diablo por destruir nuestra relación con Jehová debe movernos a orar a Dios cada día en busca de ayuda. (Salmo 51:1-5; Romanos 5:12; 12:12.) Son dignas de notarse estas palabras de la oración modelo de Jesús: "No nos metas en tentación, sino líbranos del inicuo". (Mateo 6:13.) Sí, podemos pedir a Dios que no permita que sucumbamos cuando se nos tiente para que le desobedezcamos, y que impida que nos engañe Satanás, „el inicuo‟. Pero combinemos nuestras súplicas por liberación con los pasos que debemos dar para evitar situaciones que nos expongan innecesariamente a la tentación y a los lazos de Satanás. (2 Corintios 2:11.)

Los que dicen: „¡Ajá!‟

El oprobio que arrojan sobre nosotros nuestros enemigos pudiera ser una prueba severa para nosotros. Si esto le ocurriera a usted, reflexione sobre estas palabras de David: "Queden avergonzados y corridos los que andan buscando mi alma. Vuélvanse atrás y queden humillados los que están deleitándose en mi calamidad. Retrocedan con motivo de su vergüenza los que están diciendo: „¡Ajá, ajá!‟". (Salmo 70:2, 3.) Los enemigos de David querían matarlo; „buscaban su alma‟ o vida. Sin embargo, en vez de tomar represalias contra ellos, él ejerció fe en que Dios los avergonzaría. David oró que sus enemigos quedaran "avergonzados y corridos"... abochornados, confusos, desconcertados y frustrados cuando trataran de llevar a cabo sus proyectos inicuos. Sí, que los que querían causarle daño y se deleitaban en su calamidad fueran confundidos y sufrieran deshonra.

Si tuviéramos lo que pudiera llamarse gozo malicioso cuando le acaeciera calamidad a algún enemigo nuestro, tendríamos que rendir cuentas a Jehová por nuestro pecado. (Proverbios 17:5; 24:17, 18.) No obstante, cuando los enemigos causan oprobio a Dios y su pueblo podemos orar que por causa de su santo nombre Jehová „los haga volverse atrás y los humille‟ a la vista de las personas ante las cuales quieren tener gloria. (Salmo 106:8.) La venganza pertenece a Dios, quien puede confundir y humillar a los enemigos suyos y nuestros. (Deuteronomio 32:35.) Por ejemplo, el líder nazi Adolf Hitler quiso exterminar a los testigos de Jehová de Alemania. Su fracaso fue verdaderamente grande, ¡pues ahora en ese país muchos miles de Testigos declaran el mensaje del Reino!

Nuestros enemigos pudieran mofarse con desdén y decir: "¡Ajá, ajá!". Puesto que se burlan de Dios y su pueblo, que esos pecadores "retrocedan con motivo de su vergüenza" y sufran deshonra. Al orar por esto, sigamos íntegros y regocijemos el corazón de Jehová para que él pueda responder a Satanás y a cualquier otra persona que lo desafíe con escarnio. (Proverbios 27:11.) Y nunca temamos a los arrogantes enemigos, pues "el que confía en Jehová será protegido". (Proverbios 29:25.) El orgulloso rey Nabucodonosor de Babilonia, quien se había llevado cautivo al pueblo de Dios, sufrió deshonra y tuvo que admitir que „el Rey de los cielos puede humillar a los que andan con orgullo‟. (Daniel 4:37.)

"¡Sea engrandecido Dios!"

Aunque nuestros enemigos nos causen dificultades, siempre alabemos a Jehová junto con nuestros compañeros de adoración. En vez de permitir que la angustia lo afectara tanto que se olvidara de engrandecer a Dios, David dijo: "Alborócense y regocíjense en ti, todos los que te están buscando, y digan ellos constantemente: „¡Sea engrandecido Dios!‟... los que aman tu salvación". (Salmo 70:4.) El pueblo de Jehová sigue muy gozoso porque „se alboroza y se regocija‟ en él. Como Testigos dedicados y bautizados de Dios experimentan el gran gozo que procede de una relación íntima con él. (Salmo 25:14.) Con todo, puede que se les vea como sencillos buscadores de Dios. Puesto que son creyentes que observan los mandamientos divinos, continuamente se esfuerzan por conocer mejor a Dios y su Palabra. (Eclesiastés 3:11; 12:13, 14; Isaías 54:13.)

Mientras proclaman las buenas nuevas, en realidad los testigos de Jehová dicen constantemente: "¡Sea engrandecido Dios!". Ensalzan a Jehová y lo tienen en la más alta estima. Con gozo ayudan a los que buscan la verdad a conocer a Dios y a glorificarlo también. A diferencia de los mundanos que aman el placer, el pueblo de Jehová „ama su salvación‟. (2 Timoteo 3:1-5.) Conscientes de que hay pecado inherente en ellos, agradecen profundamente la amorosa provisión de Jehová Dios que los salva para la vida eterna, hecha posible mediante el sacrificio propiciatorio de su querido Hijo, Jesucristo. (Juan 3:16; Romanos 5:8; 1 Juan 2:1, 2.) ¿Engrandece usted a Dios y muestra que „ama su salvación‟ por practicar la adoración verdadera para la alabanza de él? (Juan 4:23, 24.)

Confíe en el Proveedor de escape

Cuando David se expresó en este salmo, tan profunda era su necesidad de ayuda que dijo: "Pero yo estoy afligido y soy pobre. Oh Dios, de veras obra rápidamente a favor de mí. Tú eres mi ayuda y el Proveedor de escape para mí. Oh Jehová, no tardes demasiado". (Salmo 70:5.) La aflicción que nos causan las pruebas que les vienen a los creyentes —tribulaciones como la persecución, las tentaciones y los ataques de Satanás— pudiera darnos la apariencia de ser „pobres‟. Aunque no estemos en la indigencia, parecemos indefensos contra enemigos inescrupulosos. Sin embargo, podemos confiar en que Jehová puede rescatar a sus siervos fieles, y ciertamente lo hará. (Salmo 9:17-20.)

Jehová es "el Proveedor de escape" cuando necesitamos ayuda. Puede que por nuestras propias faltas nos hayamos metido en dificultades. Pero si „la tontedad ha torcido nuestro camino‟, no permitamos que nuestro corazón „se enfurezca contra Jehová‟. (Proverbios 19:3.) La culpa no es suya, y él está dispuesto a ayudarnos si le oramos con fe. (Salmo 37:5.) ¿Qué hay si nos vemos en una lucha intensa contra el pecado? Pues seamos específicos en nuestras oraciones sobre ello y pidamos la ayuda divina para continuar en el derrotero de la justicia. (Mateo 5:6; Romanos 7:21-25.) Dios contestará nuestra oración sincera, y prosperaremos espiritualmente si nos sometemos a la dirección de su espíritu santo. (Salmo 51:17; Efesios 4:30.)

En medio de una situación que someta a prueba nuestra fe quizás creamos que no podemos aguantar mucho más tiempo. Puesto que nuestra carne pecaminosa es débil, puede que anhelemos que se nos rescate con prontitud. (Marcos 14:38.) Por eso, tal vez supliquemos: "Oh Jehová, no tardes demasiado". Especialmente si nos preocupa el que se cause oprobio al nombre de Dios, puede que nos parezca que tenemos que orar como el profeta Daniel: "Oh Jehová, sí oye. Oh Jehová, sí perdona. Oh Jehová, sí presta atención y actúa. No tardes, por causa de ti mismo, oh Dios mío, porque tu propio nombre ha sido llamado [...] sobre tu pueblo". (Daniel 9:19.) Podemos tener fe en que nuestro Padre celestial no tardará demasiado, pues el apóstol Pablo dio esta garantía: "Acerquémonos [...] con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida, para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado". (Hebreos 4:16.)

Nunca olvide que Jehová es el Proveedor de escape. Como siervos suyos, es bueno que recordemos esto junto con los sentimientos devotos del Salmo 70. Puede que a veces tengamos que orar vez tras vez sobre algún asunto que nos preocupe mucho. (1 Tesalonicenses 5:17.) Quizás parezca que no hay solución para cierto problema en particular, que no hay escape de la situación en que nos hallamos. Pero nuestro amoroso Padre celestial nos fortalecerá y no permitirá que se nos pruebe más allá de lo que podemos soportar. Por lo tanto, nunca desista de acudir al trono del Rey Eterno con su oración sincera. (1 Corintios 10:13; Filipenses 4:6, 7, 13; Revelación 15:3.) Ore con fe y confíe implícitamente en él, pues Jehová de veras oye nuestras súplicas por ayuda.

CAPITULO 71

km 2/04 pág. 3 párr. 5 Sigamos informando acerca de las maravillosas obras de Jehová

A Jehová le agrada cuando los jóvenes hablan de Sus maravillosas obras (Sal. 71:17; Mat. 21:16). Si eres joven y estás bautizado, quizás puedas ser precursor auxiliar durante un mes que incluya vacaciones escolares. Si no te es posible ser precursor, ¿puedes fijarte metas específicas para aumentar tu participación en la predicación y mejorar la calidad de tu ministerio durante estos meses? En caso de que hayas estado participando en el ministerio con tus padres, pero aún no seas publicador no bautizado, este sería un momento oportuno para esforzarte por llenar los requisitos para serlo. No pienses que tienes que ser experto en contestar preguntas bíblicas o que tienes que saber tanto como los adultos bautizados. ¿Entiendes las enseñanzas bíblicas fundamentales? ¿Vives en conformidad con las normas morales de la Biblia? ¿Quieres ser conocido como testigo de Jehová? Si así es, habla con tus padres al respecto. Ellos se encargarán de abordar a los ancianos contigo para ver si satisfaces los requisitos.

____________________________________________________

km 9/95 pág. 1 párr. 3 La asamblea de distrito da el toque de llamada: ¡Alabemos con gozo a Jehová de día en día!

Es imprescindible que alabemos a Jehová todos los días y hablemos al prójimo acerca de su medio de salvación. La gente debe saber que Jehová es el Rey Eterno y que ha dado la gobernación mundial a su Hijo glorificado, Jesucristo. El amor a Jehová y a la gente nos motivará a seguir dando a conocer el mensaje y las provisiones de salvación dondequiera que podamos hablar con alguien. (Sal. 71:15.)

____________________________________________________

km 5/86 pág. 1 párrs. 2-3 Padres... adiestren a sus hijos en el servicio del campo

Los padres deben fijar tiempo regularmente para trabajar con sus hijos en el servicio del campo. Esto no siempre es fácil. Pero todos podemos concordar en que el pasar tiempo con regularidad en el ministerio del campo produce muchas ricas bendiciones. El que sus hijos le acompañen los ayudará a reconocer la importancia del servicio del campo. A medida que participen más plenamente en la obra y mejoren sus aptitudes y experimenten las bendiciones de Jehová en su actividad, el gozo de ellos aumentará. (Sal. 71:17.)

¡Qué puede hacer usted para ayudar a sus hijos a que aprecien el ministerio del campo y disfruten de él? Muéstreles cómo pueden participar en este. Prepárense juntos para el servicio del campo. Los jóvenes aprecian la atención amorosa que se les da; así se les ayuda a adelantar mediante adiestramiento progresivo. Dependiendo de la edad que tengan, pueden aprender a estar atentos en las puertas o a entregar una invitación o un tratado a los amos de casa. Según vayan progresando, enséñeles a participar en leer un texto bíblico. Muchos jovencitos disfrutan de testificar con las revistas. Se puede aprender fácilmente una presentación sencilla de las revistas. Los padres pueden ayudar a sus hijos a encontrar buenos puntos sobre los cuales hablar en las últimas revistas y hacer presentaciones eficaces. La instrucción y el adiestramiento constantes y progresivos de parte de los padres producen resultados positivos. (Efe. 4:13, 14.)

g 2/06 págs. 6-7 Dificultades de la edad avanzada

En muchas culturas, los ancianos son los encargados de transmitir el conocimiento y los valores morales y espirituales a las siguientes generaciones. El rey David escribió: "Ahora, que soy viejo y tengo canas, oh Dios, no me abandones para que anuncie tu poder a las generaciones venideras" (Salmo 71:18, Biblia de América).

¿Y qué hay de los mayores muy limitados por la salud u otras circunstancias? Tal era el caso de Sara, una testigo de Jehová de 79 años, quien le contó a un superintendente cristiano lo frustrada que se sentía. Este hermano le recordó el principio bíblico de que „el ruego de la persona justa tiene mucho vigor‟ (Santiago 5:16). Luego le explicó: "Con el transcurso de los años has desarrollado una estrecha amistad con Dios. Ahora los demás podemos beneficiarnos de ella si oras por nosotros". Sus siguientes palabras la animaron mucho: "Sara, en verdad necesitamos que ores por nosotros".

Como bien comprendió Sara, orar es algo útil e importante que las personas de edad avanzada pueden hacer día y noche por los demás (Colosenses 4:12; 1 Timoteo 5:5). Además, esas oraciones ayudan a estos fieles siervos mayores a acercarse todavía más al "Oidor de la oración", Jehová (Salmo 65:2; Marcos 11:24).

____________________________________________________

g04 8/10 pág. 23 ¿Cómo deberíamos tratar a los mayores?

El salmista oró: "No me deseches en el tiempo de la vejez; justamente cuando mi poder está fallando, no me dejes" (Salmo 71:9). Dios no „desecha‟ a sus siervos fieles ni siquiera cuando a ellos les parece que ya no son útiles. El salmista no daba a entender que se sintiera abandonado por Jehová; más bien, reconocía que al hacerse mayor necesitaba aún más confiar en su Creador. Jehová responde a la lealtad de sus siervos apoyándolos a lo largo de toda su vida (Salmo 18:25). A menudo lo hace mediante otros hermanos cristianos.

En vista de lo anterior, está claro que todos los que quieren honrar a Dios también tienen que honrar a los ancianos. Nuestro Creador considera muy valiosas a las personas mayores. Dado que estamos hechos a Su imagen, manifestemos siempre el punto de vista divino sobre la "canicie" (Salmo 71:18).

____________________________________________________

g02 22/12 pág. 27 ¿Cómo puedo afrontar la presión de grupo?

El rey David escribió por inspiración divina: "Tú eres mi esperanza, oh Señor Soberano Jehová, mi confianza desde mi juventud" (Salmo 71:5). Así es, David tenía confianza absoluta en su Padre celestial, y la había tenido desde su juventud. No era más que "un muchacho" —tal vez un adolescente— cuando Goliat lanzó un desafío para que cualquier soldado israelita peleara con él. Todos los soldados se quedaron atemorizados ante el gigante filisteo (1 Samuel 17:11, 33). Bien pudo haber existido alguna presión de grupo negativa entre ellos. Probablemente comentaran desanimados el tamaño y la habilidad de aquel coloso, y quizás dijeran que solo a un loco se le ocurriría aceptar aquel reto. Con todo, David fue inmune a su influencia.

¿Es parecida tu confianza en Jehová? Él no ha cambiado desde la época de David (Malaquías 3:6; Santiago 1:17). Cuanto más aprendas sobre él, más confiarás en todo lo que te dice en su Palabra (Juan 17:17). En ella encontrarás principios eternos y fiables que te guiarán y te ayudarán a resistir la presión social.

____________________________________________________

w08 15/8 págs. 17-18 párrs. 5-6 Jehová cuida con ternura a sus siervos de edad avanzada

Todos los miembros de la congregación podemos aprender mucho de los mayores, pues sus años de experiencia y estudio bíblico les han permitido acumular valiosos conocimientos. Estos hermanos, que han aprendido a ser pacientes y comprensivos, disfrutan de transmitir a las siguientes generaciones todo lo que saben (Sal. 71:18). Los jóvenes deben esforzarse por absorber su caudal de conocimiento, tal como lo harían para sacar agua de un pozo profundo (Pro. 20:5).

¿Qué podemos hacer para que los mayores sepan que, al igual que Jehová, los consideramos muy valiosos? Una manera es decirles que los queremos por su fidelidad y que sus opiniones son importantes para nosotros. Otra manera es tomando en cuenta sus consejos, lo cual demostrará que nuestras palabras son sinceras. Eso es precisamente lo que hicieron muchos de ellos en su juventud. Cuando otros hermanos de edad los aconsejaron, supieron valorar dichos consejos y se beneficiaron de ellos a lo largo de su vida.

____________________________________________________

w07 1/3 págs. 17-18 Contentos de esperar en Jehová

Los fieles siempre han estado contentos alabando a Dios mientras esperan que llegue el momento en que él actúe. Tomemos al salmista David como ejemplo. A David lo persiguió su rey, lo traicionó un amigo íntimo y su propio hijo se volvió en su contra. En tales circunstancias, ¿podía él ser feliz mientras esperaba a que Jehová le proporcionara alivio? El Salmo 71 (al parecer escrito por él) expresa: "En cuanto a mí, yo esperaré constantemente, y ciertamente añadiré a toda tu alabanza. Mi propia boca relatará tu justicia; todo el día, tu salvación" (Salmo 71:14, 15). En lugar de desesperarse, David estaba contento porque se mantenía ocupado alabando a Jehová y ayudando a otros a afianzarse en la adoración verdadera (Salmo 71:23).

Esperar en Jehová no es como la irritante experiencia de esperar un autobús que se ha retrasado, sino que es más parecido a la situación de unos padres que aguardan con alegría a que su hijo se convierta en un adulto del que puedan sentirse orgullosos. Sus años de espera están llenos de actividad: educación, enseñanza y disciplina, todo para lograr los resultados deseados. De forma similar, quienes esperamos en Jehová nos alegramos de ayudar a la gente a acercarse a Dios, al tiempo que procuramos la aprobación divina y, al final, la salvación.

____________________________________________________

w07 1/6 pág. 29 párrs. 16-17 Los mayores: una bendición para los jóvenes

Los fieles miembros del "rebaño pequeño", que abrigan la esperanza celestial, han brindado una preparación esencial a los integrantes de las "otras ovejas", quienes esperan vivir para siempre en la Tierra (Lucas 12:32; Juan 10:16). Este hecho se predijo en Salmo 71:18, donde leemos: "Aun hasta la vejez y canicie, oh Dios, no me dejes, hasta que informe acerca de tu brazo a la generación; a todos los que han de venir, acerca de tu poderío". Los cristianos ungidos por espíritu se han mostrado más que dispuestos a capacitar a las otras ovejas a fin de que asuman mayores responsabilidades antes de dejarlas para ser glorificados junto con Jesucristo.

El principio de las palabras de Salmo 71:18 sobre enseñar a "los que han de venir" podría aplicarse también a las otras ovejas. Los mayores han recibido de Jehová el privilegio de hablar de él a los que están abrazando la adoración verdadera (Joel 1:2, 3). Y no solo ellos tienen ese honor, sino todos los miembros de las otras ovejas. Por esta razón, las otras ovejas se sienten impulsadas a transmitir el conocimiento bíblico que han aprendido de los ungidos a quienes deseen servir a Jehová (Revelación 7:9, 10).

____________________________________________________

w06 1/6 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro segundo de los Salmos

71:5, 17.
David cultivó valor y fortaleza al hacer de Jehová su confianza en su juventud, aun antes de enfrentarse al gigante filisteo Goliat (1 Samuel 17:34-37). Los jóvenes hacen bien en confiar en Jehová en todo lo que hacen.

____________________________________________________

w93 1/9 pág. 22 párr. 7 La familia cristiana ayuda a los de edad avanzada

La siguiente conmovedora experiencia del Oriente Medio muestra la compasión de una niña por las personas mayores. Su abuela estaba ayudando en la cocina y por accidente dejó caer un plato de porcelana, que se rompió. Ella se molestó consigo misma por su torpeza, y su hija se irritó aún más. Llamó enseguida a su hija pequeña y la envió a la tienda a comprar un plato irrompible de madera para la abuela. La niña regresó con dos platos de madera. Su madre le preguntó: "¿Por qué compraste dos platos?". Titubeando, la niña contestó: "Uno es para abuelita y el otro es para cuando tú seas anciana". Sí, en este mundo todos tenemos la perspectiva de envejecer. ¿No es cierto que agradeceríamos que se nos tratara con paciencia y bondad? (Salmo 71:9.)

____________________________________________________

w86 15/10 pág. 30 Espere en Jehová

El salmista oró: "Porque me has hecho ver muchas angustias y calamidades, quieras volver a hacerme revivir [Jehová]". (Salmo 71:20.) Aunque no es Dios quien causa tales dificultades, él permite que seamos probados y que demos una respuesta al Desafiador, el Diablo. (Santiago 1:13; Proverbios 27:11.) Jehová nunca deja que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar y puede ayudarnos a pasar a través de las pruebas con fe fuerte. (1 Corintios 10:13; 1 Pedro 1:6, 7.) Los cristianos ungidos pasaron por "muchas angustias y calamidades" cuando fueron perseguidos al fin de la I Guerra Mundial. Pero Jehová „los hizo revivir‟ en 1919, y con ímpetu avanzaron en el servicio del Reino, más tarde se unió a ellos la "gran muchedumbre". (Revelación 7:9.) Por tales resultados, el Gran Libertador ciertamente merece la alabanza.

CAPITULO 72

El Salmo 72 brinda un cuadro profético del Reinado Milenario del Salomón Mayor, Jesucristo.

es12 pág. 7 Enero

Lunes 2 de enero

Salve [él] a los hijos del pobre (Sal. 72:4).

Bajo la dirección de Dios, Cristo "[juzgará] a los afligidos del pueblo" y "[salvará] a los hijos del pobre". Su dominio se caracterizará por la paz y la justicia (Sal. 72:1-4). De hecho, lo que él hizo cuando estuvo en la Tierra nos permite formarnos una idea de todo lo que logrará el Reino de Mil Años (Rev. 20:4). Fijémonos en algunas obras de Jesús que nos ofrecen una muestra de lo que él hará por la humanidad en cumplimiento del Salmo 72. Sin duda, nos impresiona la compasión que demostró con quienes sufrían (Mat. 9:35, 36; 15:29-31). En cierta ocasión, un leproso le rogó: "Si tan solo quieres, puedes limpiarme". Y él le respondió: "Quiero. Sé limpio". ¡Qué maravilla! El hombre quedó completamente curado (Mar. 1:40-42). Más tarde, cuando se encontró con una viuda que había perdido a su hijo único, Cristo "se enterneció por ella" y dijo al joven: "¡Levántate!". Y así fue: ¡volvió a vivir! (Luc. 7:11-15.) w10 15/8 4:5, 6

____________________________________________________

hu págs. 15-16 párr. 25 Fracasan los planes humanos mientras triunfa el propósito de Dios

Con relación al Mesías, que es mayor que el rey Salomón cuya gobernación terminó en opresión para el pueblo de Israel, Salmo 72:12-14 dice proféticamente: "Librará al pobre que clama por auxilio, también al afligido y a cualquiera que no tiene ayudador. Le tendrá lástima al de condición humilde y al pobre, y las almas de los pobres salvará. De la opresión y de la violencia les redimirá el alma, y la sangre de ellos será preciosa a sus ojos." Tenemos toda razón para creer que el Mesías Jesús cumplirá esta profecía en el futuro cercano. Solo tenemos que remontarnos mil novecientos años en el pasado a cuando él estuvo en la Tierra como hombre perfecto y preguntar: ¿Qué opresión y violencia practicó él alguna vez para con la gente? El relato inspirado de las Escrituras da a Jesucristo un registro limpio, que lo acredita, más bien, con suministrarle alivio a la gente.

____________________________________________________

gf lección 5 pág. 8 Los amigos de Dios vivirán en el Paraíso

Gran cantidad de alimento.
En el Paraíso, nadie pasará hambre. La Biblia dice: "Llegará a haber abundancia de grano [o comida] en la tierra" (Salmo 72:16).

____________________________________________________

km 10/07 pág. 1 párr. 3 Esperanza para los pobres

Los fariseos de los días de Jesús mostraban su desprecio hacia los pobres llamándolos ‛am ha·’á·rets ("gente de la tierra"). Pero Jesús consideraba preciosa la sangre de los pobres, es decir, su vida (Sal. 72:13, 14). Podemos imitar a Jesús y mostrar favor a los de condición humilde siendo amables y compasivos (Pro. 14:31). Jamás se nos ocurriría hablar con desprecio de la gente que vive en vecindarios humildes o dejar de predicarles. De hecho, una gran cantidad de quienes están respondiendo al mensaje del Reino son personas de escasos recursos.

CAPITULO 73

w10 15/6 pág. 8 párrs. 9-12 El pueblo de Jehová nos ofrece protección

Uno de los siervos de Jehová que se preguntó si habría tomado las mejores decisiones fue el escritor del Salmo 73, quien al parecer era descendiente de Asaf. No entendía por qué a los malos muchas veces les iba bien y se les veía felices y contentos, mientras que había personas fieles que sufrían tanto (léase Salmo 73:1-13).

¿Alguna vez ha tenido usted inquietudes como las del salmista? Si así es, no tiene por qué dejarse llevar por la culpa o pensar que su fe se está derrumbando. Un buen número de siervos de Jehová —incluidos algunos escritores de la Biblia— han abrigado sentimientos similares (Job 21:7-13; Sal. 37:1; Jer. 12:1; Hab. 1:1-4, 13). En realidad, todo el que desea agradar a Dios tiene que plantearse inevitablemente la siguiente pregunta: ¿es el mejor camino obedecer a Jehová? Esta pregunta está muy relacionada con un asunto que Satanás hizo surgir en el jardín de Edén: el derecho de Jehová a ser Soberano universal (Gén. 3:4, 5). Por eso es importante que analicemos el dilema al que se enfrentó el salmista. ¿Deberíamos envidiar a los malvados que presumen de tener vidas exitosas? ¿Deberíamos desviarnos del camino de Jehová y actuar como ellos? Eso es justo lo que Satanás quisiera.

¿Qué ayudó al salmista a despejar sus dudas? Aunque reconoció que estuvo a punto de desviarse del camino de la justicia, cambió de actitud al entrar en "el magnífico santuario de Dios" —es decir, el tabernáculo o el templo—, donde pudo relacionarse con personas espirituales y reflexionar en el propósito divino. Así logró comprender lo que les espera a los pecadores y no quiso acabar como ellos. Entendió que su manera de vivir y sus decisiones los han puesto en "suelo resbaloso". Todo el que inmoralmente deja a Jehová llegará a su fin sumido en "repentinos terrores". En cambio, quien le sirve recibirá su apoyo (léase Salmo 73:16-19, 27, 28). Sin duda, hemos comprobado lo ciertas que son esas palabras. Quizás a muchos les parezca atractiva la idea de vivir a su antojo, sin pensar en Dios, pero al final no podrán librarse de las consecuencias de sus actos (Gál. 6:7-9).

¿Qué más nos enseña este ejemplo? Que solo en el pueblo de Dios se puede hallar protección y sabiduría. Cuando el salmista acudió al centro de la adoración verdadera, empezó a pensar con claridad y lógica. Hoy día, nosotros también encontramos sabios consejeros y nutritivo alimento espiritual en la congregación. ¡Con razón nos pide Jehová que no faltemos a las reuniones! Allí recibimos ánimo y estímulo para seguir la senda del bien (Isa. 32:1, 2; Heb. 10:24, 25).

____________________________________________________

w10 15/11 pág. 32 párr. 21 Decididos a andar en integridad

¿Qué debemos hacer para que crezca nuestro amor por Dios? Leamos su Palabra a diario y meditemos en lo que nos revela sobre él. Oremos desde el corazón para alabarlo y agradecerle lo bueno que es con nosotros (Fili. 4:6, 7). Démosle gloria con nuestros cánticos y reunámonos fielmente con su pueblo (Heb. 10:23-25). Además, proclamemos en el ministerio "las buenas nuevas de salvación" (Sal. 96:1-3). Si hacemos todo esto, nos mantendremos íntegros y, como el salmista, podremos decir: "Acercarme a Dios es bueno para mí. En el Señor Soberano Jehová he puesto mi refugio" (Sal. 73:28).

____________________________________________________

w06 15/7 págs. 11-12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos

73:2-5, 18-20, 25, 28.
No hemos de envidiar la prosperidad de los inicuos ni actuar como ellos. Los malvados pisan suelo resbaloso, y de seguro „caerán en ruina‟. Por otra parte, ya que bajo los gobiernos humanos imperfectos no se puede poner fin a la maldad, de nada sirve que intentemos combatirla. Al igual que hizo Asaf, lo sabio es afrontarla „acercándonos a Dios‟ y disfrutando de una relación estrecha con Él.

____________________________________________________

w06 15/8 pág. 22 párr. 15 Job, ejemplo de integridad y aguante

Las desgracias, las enfermedades o la persecución pudieran parecernos injustas, en especial si nos da la impresión de que a otras personas no les afectan (Salmo 73:3-12). En tales ocasiones, es posible que tengamos que hacernos estas preguntas fundamentales: "¿Me impulsa mi amor a Dios a servirle pase lo que pase? ¿Deseo que Jehová pueda valerse de mí para „responder al que lo está desafiando con escarnio‟?" (Proverbios 27:11; Mateo 22:37). Nunca debemos permitir que los comentarios irreflexivos de otras personas nos hagan dudar de nuestro Padre celestial. Una cristiana fiel, que por muchos años padeció una enfermedad crónica, dijo lo siguiente: "No importa lo que suceda; si Jehová lo permite, podré aguantarlo. Estoy segura de que él me dará la fortaleza que necesite. Siempre lo ha hecho".

____________________________________________________

w06 1/10 pág. 30 párr. 19 Esperar en Jehová nos infunde valor

David escribió: "He puesto a Jehová enfrente de mí constantemente. Porque él está a mi diestra, no se me hará tambalear" (Salmo 16:8). ¿Cómo mantenemos a Jehová a la "diestra"? Al menos de dos maneras. Primero, dejando que su Palabra nos guíe en todo aspecto de la vida, y segundo, fijando la vista en el glorioso premio que él nos ofrece. El salmista Asaf cantó: "Constantemente estoy contigo; tú me has asido de la mano derecha. Con tu consejo me guiarás, y después me llevarás aun a la gloria" (Salmo 73:23, 24). Con esta garantía, sin duda podemos afrontar el futuro con confianza.

____________________________________________________

w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos

73:3, 6, 8, 27.
Hemos de evitar la jactancia, la altivez, el escarnio y el fraude, incluso cuando actuar así pudiera parecer provechoso.

____________________________________________________

w04 15/2 pág. 19 párr. 16 Protejámonos del engaño

Aprendamos de los malos ejemplos de nuestros días. Triste es decirlo, pero de vez en cuando algunos cristianos echan a un lado su sentido de urgencia y llegan a pensar que por servir a Dios se están perdiendo algo bueno, y quizá abandonen la verdad para disfrutar de una vida de supuestos placeres. Sin embargo, se hallan "en suelo resbaloso", pues tarde o temprano su conducta impía les pasará factura (Salmo 73:18, 19). Conviene que aprendamos de los errores ajenos (Proverbios 22:3).

____________________________________________________

w03 15/6 págs. 23-24 La Escuela de Galaad: sesenta años formando misioneros

. Lawrence Bowen tituló su discurso "¿Buscan la gloria?". En él indicó que la mayoría de la gente relaciona la gloria con los honores, alabanzas y distinciones que recibe. Sin embargo, el salmista Asaf llegó a entender cuál es la verdadera gloria: el inestimable tesoro de gozar de una buena relación con Jehová (Salmo 73:24, 25). El orador animó a los graduados a seguir estudiando a fondo la Biblia para mantener fuerte dicha relación. Los propios ángeles "desean mirar con cuidado" los detalles referentes al desenvolvimiento del propósito divino mediante Cristo (1 Pedro 1:12). Quieren aprender todo lo posible sobre su Padre para reflejar Su gloria. El orador instó a los estudiantes a glorificar a Jehová ayudando a la gente de sus asignaciones a encontrar el tesoro de incalculable valor.

____________________________________________________

w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos

73:15-17.
En caso de que estemos confundidos debido a pensamientos negativos, no deberíamos hablar a todo el mundo del asunto. Contando "un cuento como ese" solo conseguiríamos desanimar a los demás. Más bien, deberíamos meditar con calma en lo que nos preocupa y resolverlo con la ayuda de nuestros hermanos en la fe (Proverbios 18:1).

____________________________________________________

w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos

73:21-24.
Amargarse al ver la aparente prosperidad de la gente mala se asemeja a la reacción de los animales irracionales. Esa reacción es impulsiva y se basa únicamente en las emociones. En lugar de actuar así, permitamos que los consejos de Jehová nos guíen, con plena confianza en que él „nos asirá de la mano derecha‟ y nos sostendrá. Además, Jehová „nos llevará a la gloria‟, es decir, tendremos una estrecha relación con él.

w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos

73:9. ¿En qué sentido "han puesto [los malvados] su boca en los mismísimos cielos, y su lengua misma anda por la tierra"?
Puesto que no respetan a nadie, sea de los cielos o de la Tierra, no dudan en blasfemar contra Dios con su boca y en calumniar al prójimo con su lengua.

ACTIVIDADES PARA RAZONAR

w08 15/9 pág. 6 Jehová, el "Libertador", protege a sus siervos de tiempos bíblicos

¿De qué nos convence el Salmo 70?

____________________________________________________

km 8/79 pág. 2 Reuniones para ayudarnos a hacer discípulos

Lea el Salmo 71:17. ¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a los jóvenes? ¿Qué podemos hacer todos nosotros para dar más ayuda a nuestros hermanos y hermanas jóvenes?

____________________________________________________

gh cap. 19 Hijos... "una herencia de parte de Jehová"

¿Cómo pueden presentarse las buenas nuevas a los hijos de una manera positiva, y con qué meta? (Salmo 71:17, 18)

____________________________________________________

yp2 cap. 37 pág. 308 ¿Debería bautizarme ya?

¿Estás pensando en bautizarte?

¿Confías en Jehová? ¿Cómo lo estás demostrando? (Salmo 71:5.)

____________________________________________________

ml ¡Lo mucho más que encierra la vida!

¿Qué futuro aguarda a los que aman la vida? (Salmo 72:1-8)

____________________________________________________

km 11/79 pág. 2 Reuniones para ayudarnos a hacer discípulos

¿Qué aprendemos acerca de Jehová por medio de estas palabras? (Salmo 72:12-14)

____________________________________________________

gh cap. 17 Un paraíso de gozo para toda la humanidad

¿Qué clase de gobernación real se ejercerá en el paraíso, y por medio de quién? (Salmo 72:12)





Toda la información ha sido sacada de la Watchtower Library 2010

Este archivo, es tan solo es una ayuda para nuestra preparación, el propósito principal de esto, es que investiguemos más nosotros

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


CUESTA ABAJO Y SIN FRENOS

sobre la tierra angustia de naciones, por no conocer la salida a causa del bramido del mar y [de su] agitación, 26 mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; LUCAS 21:25-26





CONTRIBUIDO POR UN HERMANO COMO EVIDENCIA DE LA FIDELIDAD DE UN CRISTIANO AUTENTICO, sin presencia de la Watchtower.

Antonio Gargallo

Fusilado por negarse a empuñar las armas

http://www.elmundo.es/especiales/espana/guerra-civil/relatos/01_antonio_gargallo.html

COMO CONSIDERA LA BIBLIA A UN DESASOCIADO?
COMO UN INMORAL
Ciertamente reducirás a silencio a todo el que, inmoralmente, te deja
SALMOS 73:27
LO QUE HACEN ALGUNOS PARA ASISTIR A LAS REUNIONES

CONTINUAN MANIFESTACIONES DE NACIONALISTAS ORTODOXOS EN RUSIA A LAS PUERTAS DE SALONES DEL REINO Y LUGARES DE ASAMBLEAS, COMO PUEDE VERSE EN LA FOTO.
COMIENZAN LAS 17 ASAMBLEAS VENGA TU REINO EN GRECIA Y CHIPRE.
PROXIMA ASAMBLEA EN PERTH, REINO UNIDO
Jovenes voluntarios limpiando el estadio de futbol Johnstone
8.000 asistentes diarios


XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX








----------------------------


Estadisticas blog
_____________________________
CURRENT MOON

___________________________________

=======================================
Calcula los usuarios online de tu web o blog

1 comentario:

TESTIGO HUMANO dijo...

COMENTADO POR UN APOSTATA ANTES DE SER EXPULSADO
"si despues de todo los testigos de Jehova tuviesen razon, no me gustaria vivir en un mundo regido por sus gustos, seria un infierno"

LUCAS 6:25
”¡Ay, ustedes que ríen ahora, porque se lamentarán y llorarán